miércoles, 23 de mayo de 2012

“El infinito”, de Robert Kirkman y Rob Liefeld.


 Reconozco que no he podido resistirme y he dejado que la curiosidad enfermiza me venciese y me he leído “El infinito”, el resultado de la combinación de los dispares talentos del guionista Robert Kirkman y el dibujante Rob Liefeld, editado en un TPB por Planeta en el que la mitad del contenido son extras con comentarios autocomplacientes de los creadores sobre lo molones que son y lo encantados que están de conocerse. La cosa empieza a ser sospechosa desde la introducción porque Kirkman adopta un tono laudatorio hacia Liefeld que incluso hace sospechar que puede llevar a confusión y pensarse que se refiere a otro Rob Liefeld distinto al del autor de “X-Force”. Pero no, basta con echar un vistazo al tebeo para ver que se refiere al inefable Rob de siempre.
El tebeo es una historia de viajes en el tiempo en el que el veterano líder de la resistencia de un futuro tiranizado por una organización conocida como El Infinito viaja al pasado para reclutar a su yo joven y otros resistentes y evitar que el fatal destino se cumpla desbaratando sus planes. Sin embargo, el líder de Infinito y sus sicarios también viajan al pasado para acabar con todos los resistentes.

Como digo, Kirkman se declara el fan número uno de Liefeld y el tebeo está pensado para el lucimiento de este dibujando tipos y tipas de anatomía dudosa, vestidos con armadura y cargados de armas imposibles. En ese sentido, la serie cumple su objetivo y es una sucesión de pim pam pums entre personajes con armaduras dibujados todos con la misma cara y con parecidas armaduras entremetiendo Kirkman en los diálogos una tramilla poco original y tributaria de conceptos como “Terminator”, “Días de Futuro Pasado” o “Cable” -vaya, otra creación de Liefeld- sobre viajes temporales protagonizada por personajes planos e inexpresivos que flotan sobre las páginas y que recuerdan sospechosamente en su diseño a otros que todos conocemos.



En fin, un despropósito total. Al parecer podemos dejar de contener la respiración pensando que esto puede tener continuación poque  tras el cuarto número a Kirkman y a Liefeld se les rompió el amor de tanto usarlo y la serie ha sido cancelada. Un claro candidato a peor tebeo del año.


9 comentarios:

chikito dijo...

Gracias por el magnifico post y la recomendación. Enhorabuena por el blog, que es de los mejores dedicados al mundo del noveno arte que he leido. Sigue Asi!
http://xonxoworld.blogspot.com.es/

JOSE dijo...

Qué valiente has sido leyendo esto. Tu sacrificio no será olvidado... :P

PAblo dijo...

Chikito,

Vaya, pues gracias a tí por seguirme.

JOSE,

...Todo por la causa ;-D

Impacientes Saludos.

Javier Jimenez dijo...

Estaba dentro de lo esperado, en cuánto lo vi en la libería huí de él.Gracias por la reseña, parece que será de las pocas que se vean por la red de este cómic.
Saludos!

José Joaquín Rodríguez dijo...

Liefeld es lo que es y dibuja como dibuja. Ha hecho un cómic en su línea, de esos que posiblemente dejen extasiados a sus fans y horrorizados al resto de los aficionados. En cualquier caso, su solo nombre vendió en su día más ejemplares de un mismo cómic que Jack Kirby, John Byrne o Frank Miller. Los gustos cambian: ayer fue adorado, hoy es odiado y mañana, vete a saber, lo mismo se entregan los premios Liefeld a toda una vida de arte.

PAblo dijo...

Javier Jiménez,

Bienvenido. Nunca se sabe y seguramente veremos más comentarios. Había que darle una oportunidad, aunque solo fuese por Kirkman.

José Joaquín Rodríguez,

Bienvenido. Pues no te diría que no. Liefeld pasará a la historia sin duda por diversos motivos pero no creo que uno de ellos sea necesariamente su calidad artística. Y una cosa es cierta se mantiene coherente con su estilo llegando a fagocitar las aportaciones de Kirkman (quién por otro lado al parecer era uno de esos admiradores que mencionas) y, por lo menos hasta el cuarto número se mostró entusiasmado. Como dices Liefeld es lo que es, el que realmente me ha decepcionado ha sido Kirkman.

Impacientes Saludos.

Madrox dijo...

Yo también he pecado con este tomo... y no me ha gustado. Pero es porque soy masoca o algo, porque se veía venir que era malo. La historia no está mal, eso sí, pero en manos de otro dibujante sería otra cosa.

Aquí es para que Liefeld se luzca. Aunque una cosa, por lo que he visto de Liefeld en DC New 52, sus páginas de EL infinito están mucho mejores. Sé que no es decir mucho de un dibujante pésimo, pero al que le vaya su estilo, no va a sentirse engañado. Y encima un porrón de extras para todo aquel que adore a Liefeld, que seguro que hay unos cuantos o este hombre no sería lo que ha sido. De todas formas, a mí no me compensa. A huir de él.

Para los que se animen de todas formas, por lo menos está bien de precio para todo lo que lleva.

PAblo dijo...

Madrox,

Estoy de acuerdo. Liefeld se aplica más en "El Infinito" que en "The New 52" y no creo que defraude a sus seguidores.

Impacientes saludos.

PAblo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.