lunes, 18 de octubre de 2010

“Clásicos DC: Los Nuevos Titanes”, de Marv Wolfman y George Perez.

He estado un par de semanitas muy ocupado leyendo despacito el tomo en que Planeta ha recopilado los dieciséis primeros números de “The New Teen Titans”, de Wolfman y Perez, a los que añaden la primera aparición del nuevo grupo en “DC Comics presents #26” y “Best of DC #18”, y tengo que decir que he disfrutado como un enano. Y no sólo por reencontrarme con unos tebeos que se grabaron a fuego en mi memoria desde que los descubrí en el primer volumen de la serie añorada Zinco – el primer número que leí fue el primero de la saga de los Titanes mitológicos con la aparición de Hyperion- sino porque pasado el tiempo y las lecturas uno comprueba con más conocimientos que estos Titanes que en su momento eran la única colección que se colaba con regularidad en un Top Ten copado por series Marvel supusieron quizás el más hermosos cantos del cisne de un género –el superheroico- que poco a poco ha ido degradándose obviando su principal cualidad: la capacidad para maravillar y hacer volar la imaginación.

Los dieciséis primeros números de “Los Nuevos Titanes” son una montaña rusa en la que uno no se cansa de montarse…. El Exterminador, La Colmena, La saga de Trigon, los 5 Temibles, Los Titanes mitológicos, La Hermandad del Mal, la investigación de los asesinos de la Patrulla Condenada son historias que hoy en día no darían sólo para dieciséis comic book sino que probablemente cualquier equipo formado por un dibujante hot y un Bendis cualquiera lo estirarían a la cincuentena larga de números. Sin embargo, unos ambiciosos y jovenzuelos Wolfman y Perez nos engancharon mes a mes a unas aventuras que sorprendían por su frescura y dinamismo ajena a las fórmulas anquilosadas llenas de clichés propias de la DC de la época y no sólo por el despliegue gráfico de un Perez incomensurable que renunció a su soñada “LJA” por esta serie “menor” en la que número a número sorprendía con nuevas y más espectaculares localizaciones–de los ambientes urbanos de Nueva York hasta el espacio profundo, de la Jungla amazónica al Tártaro de los Titanes mitológicos, del Templo de Azarath a la dimensión infernal de Trigon, y las que me dejo-, la estilizada elegancia de sus personajes o la pulcritud de sus armoniosas composiciones de página en las que todo tiene un sentido sencillo e inteligible, sino también por el talento de un Marv Wolfman ambicioso tras foguearse en Marvel que incorporó una visión novedosa a un grupo de sidekicks secundarios a los que poco a poco fue dignificando de su rol plano inicial de comparsas en personajes con una personalidad propia a los que añadió creaciones como Starfire, Cyborg o Raven, ricos en matices y personalidad al tiempo que multiplicaban las posibilidades del grupo hasta el infinito, probablemente más allá incluso que los autores podrían imaginar en un principio.
No sólo por todas esas cualidades resulta agradable la relectura de estos números sino también por esa capacidad por reencontrarnos con parte de la inocencia perdida en unos cómics que ofrecían la posibilidad a los adolescentes de entonces de sentirse reflejados en las aventuras de unos héroes con problemas incapaces de lograr una victoria definitiva sobre amenazas que, en ocasiones, estaban por encima de sus posibilidades. “Los Nuevos Titanes” solían ir siempre un paso por detrás de sus enemigos y eso para los chavales que por aquel entonces nos empezábamos a dar cuenta que la vida era más complicada de lo que podríamos imaginar era un punto a tener en cuenta para identificarnos con esos superhéroes que intentaban encontrarse a sí mismo como personas y como grupo sin tomarnos el pelo.

Wolfman y Perez pergeñaron una obra en la que todo encaja y tiene una explicación en unos cómics que aunaban la evasión de la aventura con un correcto tratamiento dramático de unos personajes que iban creciendo número a número. Más allá de la excelente “Crisis en la Tierra Infinita” tengo claro que estos números de “Los Nuevos Titanes” fueron la gran contribución de este excelente equipo creativo al género suponiendo un punto de inflexión que, lamentablemente, no fue desarrollado con posterioridad aun cuando desde muy temprano intentase ser imitado sin éxito (como por ejemplo en “Batman y los Outsiders” de Mike W. Barr y Jim Aparo).

La edición de Planeta está bastante bien, haciendo justicia al dibujo de Perez aun cuando no le hubiera venido mal un repaso al tema de la traducción porque da la impresión que mantienen la inicial de Zinco corrigiendo únicamente el horror de traducir Hive por Colmena y no por Cueva (claro, que para los que leímos esos primeros tebeos lo raro es que sean Colmena y no Cueva. Brrr..). Una obra imprescindible para todo aficionado a los buenos tebeos de superhéroes.

14 comentarios:

Javier Mesón dijo...

Unas preguntas, ¿merece la pena comprarse está edición para los que tenemos los tomitos clásicos Titanes de Planeta? ¿Es mejor la calidad de reproducción? ¿Hay scans? Gracias

PAblo dijo...

Javier,

Bienvenido. Pues esa respuesta depende de cada uno y del nivel de completismo que sufra.

Comparando esta edición con la mini de Planeta no hay color a la hora de disfrutar del dibujo de Pérez a tamaño comic book (no he detectado escaneados y la reproducción es similar a la del tomo de Clásicos: JLA de George Perez. Por otro lado, también es mejor que la de Zinco (pj recuerdo que el fondo de la portada del nº 11 que aparece en la entrada era verde e ¡¡Hyperion completamente amarillo!!). Quizás el punto más flojo sea el de la traducción, en mi opinión. Bueno, para mí sí merece la pena.

Impacientes Saludos.

Javier Mesón dijo...

Gracias por las aclaraciones, lo pondré en la lista de próximas compras. Saludos

Crítical + dijo...

Ainsss!! los buenos viejos tiempos. Antes, hace muuucho, si que se podía leer superheroes dignamente.

Como curiosidad. Cuesta casi lo mismo este tomo que sus correspondientes en formato Clásicos DC.

Saludos!!

J.A.Rubio dijo...

Probablemente el comic DC que me hizo pensar que existía algo aparte de Marvel.
George Perez inconmensurable.

Jaime Sirvent dijo...

Yo tengo completas las dos series de zinco, y aún así quiero comprarme estos tomos de Planeta, el primero tiene una pinta brutal(me refiero a la edición), gran reseña PAblo, saludos.

PAblo dijo...

Javier,

Espero que te hayan servido. Ya nos contarás que te parece si te haces con ella. Estuve echando un ojo a la página de Planeta y en las consultas aclaran que continuarán con la edición de lujo mientras DC pueda proporcionarles materiales digitales completos lo que de momento incluye hasta "El contrato Judas".

Critical+,

Bienvenido. No había caído yo en esa comparativa pero la verdad es que tienes razón.

J.A. Rubio,

Sí, con "Los Nuevos Titanes" muchos descubrimos realmente a Perez. Hombre, había más DC que Marvel. Estaban Batman y Superman...;-D

Jaime,

Aprovecha que es tu momento ;-D
Gracias.

Impacientes Saludos.

Daniel dijo...

Tengo muchas ganas de comprármelo yo también.

En su día, me pillé el primer tomito de clásicos que sacó Planeta pero, aunque no me desagradó el formato, me parecía demasiado caro para la pequeña cantidad de comics que traía.

En cuanto ahorre, este cae. Y ahora mi pregunta ¿has leído, aunque sea prestado o algo, el tomo de JLA de George Perez? ¿Me lo recomiendas? También le tengo ganas pero mi situación económica actual no me permite más que soñar mientras voy ahorrando...

Un saludo!!

PAblo dijo...

Daniel,

En esta misma entrada, tienes un enlace a la entrada que le dediqué al tomo de LJA que comentas.

Impacientes Saludos.

Daniel dijo...

Muchas gracias Pablo!

Vas a ser mi ruina como sigas recomendando así los tomos clásicos de Planeta, jeejjeje. Me apunto también el JLA.

Un saludo!!

PAblo dijo...

Daniel,

Son muy buenas lecturas superheroicas (sobre todo si te gusta Perez) y aunque el precio es caro muchas veces si te pones a calcular lo que valen algunas grapas de colecciones actuales más prescindibles como que casi merece la pena el desembolso.

Impacientes Saludos.

Er-Murazor dijo...

Pero qué buenos tebeos se hacían antes, ridiela. Uno de los primerísimos tebeos de señores empijamados que yo leí jamás fue un retapado con los números 11 a 15 de la edición Zinco de esta colección (todo el jaleo de los Titanes Míticos y la Patrulla Condenada).

Visto con cierta distancia, es raro que haya seguido leyendo tebeos veinte años después de aquello. Si desde entonces sólo he ido para abajo... xD.

Aquellos tebeos tenían lo que ningún Bendis de la vida puede darnos hoy: aventura, sentido de la maravilla, intriga por lo que habrá al otro lado de la página... snifs.

PAblo dijo...

Er-Murazor,

Quiero creer que en alguna caja estará todavía conservo el retapado Zinco con los primeros cinco números de la serie.

Y no es que estos tebeos tengan todos esos valores que mecionas sino que también incorporaban otros tan importantes como la amistad, el sacrificio, las relaciones padres e hijos... En fin, historias más grandes que la vida. Generalmente destacamos siempre a Perez pero nos olvidamos de lo grande que ha sido también Wolfman.


Impacientes Saludos.

Raúl Peribáñez dijo...

La traducción, si acaso, será la misma que en los tomitos. Me suena que en los tomitos es de David Macho... Puedes mirar en estos tomos quien firma.