martes, 6 de noviembre de 2012

“Conan El Bárbaro 1”, de Brian Wood, Becky Cloonan y James Harren.



Si algo ha caracterizado las historias de Conan desde que Dark Horse se hizo con sus derechos, es intentar romper con los moldes establecidos en la larga y errática etapa Marvel apostando gráficamente por la combinación de guionistas contrastados como Kurt Busiek o Timothy Truman junto a dibujantes prometedores y ambiciosos como Cary Nord o Tomás Giorello que han dado lo mejor de sí en estos trabajos. Sin embargo, este posicionamiento arriesgado por parte de la editorial ha ido un paso más allá con la incorporación de un nuevo equipo creativo llamado a socavar las convenciones asentadas en las mentes de los aficionados señeros del cimmerio con un disparo directo a su memoria sentimental, encargando el nuevo volumen de 25 números al nada convencional equipo formado por Brian Wood y Becky Cloonan para adaptar nada menos los años que Conan pirateó por los mares de Poniente junto a su gran amor de juventud la reina de la Costa Negra Bèlit a bordo del Tigresa y que ya fuera profusamente versionado por los incontestables Roy Thomas, John Buscema y Ernie Chan en los setenta.

Planeta acaba de publicar el primer recopilatorio de esta nueva etapa que recoge los seis primeros números y en la que se entreve desde el principio el giro copernicano que Wood ha dado a los estereotipos consensuados en torno a la figura de Conan  bien secundado gráficamente por Becky Cloonan y un James Harren que incomprensiblemente no es acreditado en la edición española.

En esta primera entrega, se recogen dos arcos de tres números cada uno en los que Wood sienta la premisa argumental de la serie:  usar el relato de Howard “La Reina de la Costa Negra” como tema sobre la que sustentar sus propias historias aprovechando los huecos dejados por Howard. De este modo, si los tres primeros números es una visión libre del encuentro del joven Conan con la intrépida Bélit y su tripulación, el segundo, es ya una aventura original en la que Wood narra como Conan disimula su captura por los messantinos (¿?) para permitir que Bélit y sus piratas puedan saquear la ciudad mientras le juzgan.

Wood abandona los clichés de la espada y brujería bárbara y el rimbombante elemento épico desde el primer momento para centrarse en elementos que hasta el momento habían permanecido inexplorados. De este modo, sin renunciar al tono aventurero imprescindible en el relato, Wood se centra en explorar la psicología del joven Conan y sus reacciones en estos primeros encuentros con su gran amor mostrándole más vulnerable que nunca a los sentimientos pero respetando las premisas fundamentales establecidas por Howard, pero sin abandonar su propio estilo narrativo. De este modo, Wood da rienda suelta a una narración de la historia moderna en la que prima lo visual sobre lo escrito y aprovecha lo aprendido en su trabajo previo en “Northlanders” para evitar errores en lo referente a la excesiva modernización de los personajes y sus reacciones. Wood exige al lector, sobre todo, en el primer arco un esfuerzo de atención para entender el enamoramiento de Conan de una maleable Bélit que se representa más como una idea cambiante en su imaginación que una auténtica mujer, dejando claro desde el principio que para Wood Conan desde que emprendió el viaje en Argos ya estaba enamorado de Bélit antes de haberla visto, merced a su leyenda. Estos tres primeros números están brillantemente dibujados por una Becky Cloonan – colaboradora habitual de Wood- que entiende perfectamente sus sutilezas y da en todo momento con el tratamiento adecuado para plasmar con un estilo muy plástico y expresivo, alejado de los cánones naturalistas desde los que siempre se ha abordado el personaje, los primeros encuentros entre los amantes  Es tan brillante la labor gráfica de Cloonan que Wood se excede con cuadros de textos explicativos que no acaban de aportar demasiado y aunque no lastren la historia resultan contradictorios respecto al que se supone es un planteamiento  narrativo en el que lo visual prima sobre el texto.

El segundo arco permite a Wood presentar algunos secundarios que es de imaginar irán ganando importancia conforme avance el volumen y ahonda en el enamoramiento de Conan así como profundizar en la personalidad y el carácter de una Bélit más “carnal” que en la anterior historia. Si la Cloonan estableció las bases gráficas de la historia el ignorado por Planeta, James Harren las desarrolla con maestría, manteniendo su estilo a al tiempo que da mayor empaque a la historia con su cuidada y detallada representación de la civilizada Messantia y los distintos personajes que aparecen en la trama, mostrándose como un dibujante al que habrá que seguir de cerca.

En el apartado gráfico, no hay que dejar de destacar igualmente la excelente labor del colorista Dave Stewart y el portadista Massimo Carnevale brillando cada uno en su faceta y sumando para dar uniformidad a la serie y caracterizar aún más su voluntad renovadora.

En definitiva, “Conan, El Bárbaro” de Wood puede no gustar a los más ortodoxos seguidores del bárbaro pero no se puede negar la calidad con la que en estos primeros números el guionista y los dibujantes han aportado nuevos aires al universo hyboreo. La cuestión es saber si Wood será capaz de mantener este nivel a lo largo de los 25 números pero a mí al menos me ha dejado con ganas de descubrirlo.

5 comentarios:

jorge dijo...

Al final no me arriesgué.

Me gustó la portada, y Que estuvierá Wood por ahí, pero no se bien si remover mis recuerdos de Conan o releer de vez en cuando su viejas obras.

(me ha gustado la frase "disparo directo a la memoria sentimental..")

Un saludo

Jorge
La imaginación dibujada.

Jorge

Anónimo dijo...

El guión es endeble y aburrido (pensé que nunca diría esto, pero Yakata o Dixon han escrito guiones mas elaborados que este), lo mejor el dibujo (¡con estilo anime!) que rompe con el Conan clásico. La Belit de Cloonan entra desde ya en el de las mejores representaciones que este personaje ha tenido.

¡El primer comic de Conan que puedes recomendar a tu novia!

PAblo dijo...

Jorge,

A mí la portada me encanta. Es la mejor de un Camuncoli que me parece un portadista más que interesante.

Si quieres mantener intactos tus recuerdos no te acerques a este tebeo, aunque yo creo que el truco consiste en no caer en la comparación y aceptarlo como lo que es una nueva interpretación de un clásico para poder disfrutarlo.

Anónimo,

Hombre, a mí el guión no me ha parecido nada de eso. Es sútil y arriesgado como pocas veces suele ser Wood y alejado de los canones.

Creo que falla en las ocasiones que Wood sobreescribe algo que a su estilo suele irle bastante mal y más en esta ocasión que sobrevuelan las comparaciones con Howard o Thomas pero con la Cloonan y con Harren hace buenas migas y les permite brillar.

Seguro que a tu novia le puedes regalar otros tebeos de Conan y te seguirá queriendo igual...;-D

Impacientes Saludos.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Para mí hay un exceso de texto, pero me ha llamado la atención, me parece una aportación interesante a Conan, aunque de momento no me ha parecido tan completa como las mejores partes para Dark Horse de Busiek-Nord o Truman-Giorello. Y en este caso es que tengo el Conan y Bêlit de Thomas y Buscema como algo verdaderamente grande, así que el recuerdo habrá pesado en contra... Pero a ver cómo continúa esta etapa, que igual al final el juicio es otro...

PAblo dijo...

Juan,

Claro, no podemos hacer un análisis concluyente de la etapa hasta que esta finalice pero este tomo tiene detalles prometedores. Y sí, efectivamente en ocasiones sobreescribe.

Creo que hay que intentar no hacer comparaciones entre esta etapa y las anterirores y analizar sus aciertos y defectos por sí misma porque salvo la base original de Howard es que no tienen nada que ver en cuanto a estilo con ningún equipo creativo anterior de Conan. Es difícil, claro, pero si lo logramos algo habrán hecho bien.


Impacientes Saludos.