jueves, 16 de diciembre de 2010

Más allá del mosqueo de Joan.


Joan Navarro, santo y seña de Glénat España, anda cabreado con Random House Mondadori porque va a publicar el último gran trabajo (hasta el momento) del maestro Carlos Giménez 36-39 Malos Tiemposy acusa sin nombrarla directamente de falta de ideas a la editorial por aprovecharse, a su entender, de su labor editora durante años apoyando a Carlos Giménez y tantos otros autores españoles.

Motivos se le acumulan en los últimos años para el pataleo a Joan Navarro porque no es la primera vez que le ocurre ya que los de Random House han editado anteriormente otra obra de Giménez que permaneció en exclusiva en el catálogo de Glénat durante años como “Paracuellos”.

Sin embargo y, entendiendo el mosqueo de Navarro, quizás no estaría mal intentar analizar el tema fríamente para buscar las causas de que pase esto. En otra entrada, Joan Navarro señala que cuando llegó a Glénat modificó el modelo de contrato leonino importado de Glénat Francia que firmaban los autores ya que consideraba que los emolumentos que podía ofertar la editorial no se ajustaban a su entender a las obligaciones de esos contratos y no le parecía justo “esclavizar” a un autor de por vida por cuatro perras a su editorial.

Me parece un gesto que le honra pero de cuyas consecuencias probablemente imprevisibles en ese momento vienen estos lodos. Quizás en aquella época Navarro ni nadie pudo imaginar que una editorial mayorista como Random House iba a tener interés por incorporarse al raquítico mercado español del cómics aprovechándose en buena medida de la decisión de Joan Navarro.

La ausencia de esa exclusividad permitió a Random House proponerle a Carlos Giménez la nueva edición y este accedió. No creo que se pueda reprochar a Giménez ingratitud por intentar sin cortapisas legales que interfieran sacar el máximo provecho económico de su trabajo y Navarro parece pensar igual. Pero, tampoco parece acertada la acusación de falta de ideas a Random House por aprovechar una oportunidad que se les presentó.

Seguramente Joan Navarro tuvo, en su momento, la oportunidad de realizar ediciones integrales y de bolsillo de esas obras y por los motivos que fuesen no las hizo. No parece justo que se enfade porque otros las realizan con el consentimiento de los autores. Y quizás eso sea precisamente lo que más molesta a Joan Navarro, el no haber aprovechado esa oportunidad cuando dispuso de ella.

Estoy seguro que los integrales de Random House se venderán bien a pesar de no ser ediciones tan buenas como las de Glénat ya que están dirigidas a un público más popular que no le importa demasiado la calidad del formato y prefiere tener la obra completa a un precio más barato de lo que le costaría hacerse con las series álbum a álbum más allá de detalles como la calidad de la edición .Cuando Random House Mondadori no se había introducido en el cómic, Glénat era la única que fijaba el precio y la forma de editar esas obras y era la única beneficiaria de la única edición que existía sin competencia, ahora hay que competir y de ahí viene la queja. Sin embargo, la coexistencia de ambas ediciones no es una mala noticia ni para los aficionados, que podrán elegir entre dos ediciones y decidir cuál es la que prefieren con lo que seguramente la difusión de la obra sería mayor, ni para el autor, que podrá cobrar dos veces por un mismo trabajo.

La entrada de nuevas editoriales en el mercado del cómic ha cambiado seguramente las formas y las reglas del juego. Quizás Joan Navarro se enfada porque añora los buenos viejos tiempos pero a mí entender un aumento de competencia no ha de ser una mala noticia aunque obligue a todas las editoriales y no solo a Random House a avivar el ingenio y poner en practica nuevas ideas para mantener o aumentar su pedazo del pastel.

Con su experiencia y conocimiento en cuanto se le pase el enfado Joan Navarro destacará en ese sentido. Estoy seguro.

10 comentarios:

guevillos dijo...

Pues si, estoy bastante de acuerdo, comics populares, si no los hacen ellos que los hagan otros, yo por mi parte piqué hace años con la edicion de random de Paracuellos, asi como incluso despues con la de la casta de los metabarones, y si no he picado con la de megalex es porque ya tengo el material de cuando lo saldaron hace un año, en este caso, voy a picar de nuevo, han tenido tiempo como tu dices de valorar esta opcion como valida, e imagino que no está este formato popular tan muerto como nos pueden hacer pensar otras editoriales si random lo usa.

Pablo dijo...

Es bien interesante lo que pasa con Random-Gimenez-Glenat, no tenia idea de que Navarro habia echo esa vuelta de tuerca con respecto al modelo frances-colonial cuando inició su andadura, el tipo tuvo la excelente idea de darle un trato digno a los autores, más aún con autores españoles que se nota de lejos que goza bastante editandolos, y como bien apuntas el problema de Navarro es no ver que al abrir esa brecha se expuso al cambio, su problema es no haber lanzado un integral con todo Paracuellos o 36-39 y es que los precios de Random son absolutamente irresistibles y tienen un impacto muy positivo, porque la oferta es tal que atrae a nuevos lectores que pican irremediablemente frente a tamaña oferta (un integral de 6 albumnes a poca mas de lo que cuesta 1) El problema de Navarro es que no se la ha jugado, Random pego un batazo y el no ha pegado el siguente llegando a esos nuevos lectores con otras obras de Gimenez o de otros autrores españoles a precios muy pero muy accesibles, debio haber agarrado a los nuevos lectores que atrajo el Paracuellos integral con un Barrio integral o Los profesionales, en fin que el hizo algo notable al darle esa libertad a los autores pero no quiere competir ni correr, que al final los que ganamos somos lectores y más aún un autor de los grandes como Gimenez.

saludos

Anónimo dijo...

Yo babeo solo de pensar que de esta pelea editorial salgan recopilatorios populares de BARRIO o LOS PROFESIONALES.

Anónimo dijo...

Pablo, creo que aquí hay más de lo que se explica en la noticia y en el blog de Navarro. Es muy fácil reeditar un material ya producido a un precio reducido si tan solo debes enviarlo a imprenta. Lo que hace Random no tiene ningún merito. Glénat pagó una pasta gansa al autor, cargó con el riesgo financiero de pillarse los dedos si la publicación no tenía éxito y finalmente el dibujante, por el motivo que fuera, se fue con el material ya producido y montado a otra parte. No creo que en esto Glénat tenga ninguna culpa o haya actuado torpemente. No creo que vayan por aquí los tiros. Supongo que si Navarro hubiera podido hubiera hecho más adelante- un integral. Pero claro, ahora nunca lo sabremos.
Estas cosas son pan para hoy y hambre para mañana. Glénat está haciendo un gran esfuerzo editorial de producción y reedición con el riesgo de que algún día los franceses corten el grifo. Mondadori, sin arriesgarse lo más mínimo, se aprovecha de ese esfuerzo. Si por cosas así Glénat debe cerrar o modificar su plan editorial los que pagarán el pato son los autores y finalmente los lectores.
Por eso yo no babeo con esas posibilidades de reedición que se apuntan. Más bien me preocupo.

Anónimo dijo...

por que no debe cambiar glenat su plan editorial? tendrá que adaptarse a las circunstancias, o revisar contratos para que no pase más algo así, todo lo demás suena a pataleta infantil

guevillos dijo...

No se, pero vamos el integral de paracuellos es de hace al menos dos años, en estos dos años no se ha visto nada parecido de la obra de Carlos Gimenez por parte de glenat...

mondadoria se aprovecha de ese esfuerzo, por mi parte perfecto que ellos lo hagan ya que parece que nadie mas quiera arriesgarse en dar pasos en esa direccion.

PAblo dijo...

Guevillos,

A mí me parece genial la duplicidad o triplicidad de ediciones para que la difusión de la obra sea mayor y la oferta para los lectores que puedan elegir entre calidades y formatos también. Sin embargo, entiendo el enfado de Navarro poniéndme en la piel del editor. Sin embargo, bussiness is bussiness.

Y ojo que lo de Random no es exclusivo de Glénat y Navarro, que lo mismo ha pasado con material publicado anteriormente por Norma ("La Casta de los Metabarones") o Planeta ("Batman: Silencio"). La nueva editorial busca acomodarse en el mercado y eso hace que las piezas se muevan...

Pablo,

No podemos saber si no ha podido o no ha querido tras la aparición de Random House en el tablero, salvo que nos cuente algo nuevo en su blog. De todos modos, Navarro siempre ha comentado que la publicación de autores españoles le resultaba deficitaria.

Anónimo 1,

No creo que tarden mucho. Lo que no sé es que editorial los publicará. Con la película de Vázquez quizás hubiera sido un buen momento para sacar uno de Los Profesionales.

Anónimo 2,

Estoy de acuerdo. Por de pronto, solo tenemos una versión, la de Navarro. No conocemos la de Giménez ni la de Random House y pienso que nunca llegaremos a conocerlas. Y es cierto que Glénat tiene su mérito sin duda en apostar por Giménez a capa y espada pero Random House, como empresa, también al saber aprovechar una oportunidad. Y ojo que yo prefiero de todas todas las ediciones de Glénat aunque sean más caras a la de Random House.

Anónimo 3,

Me temo que eso pasará en el futuro con los nuevos autores y los nuevos contratos.

Impacientes Saludos.

guevillos dijo...

mmm o sea, navarro ve perfecto que las famosas ediciones en catalan de las que se ha hablando tanto estos tias sean mas baratas que las castellanas, por el motivo que sea, pero ve mal que otra editorial publique mas barato lo que a ellos les costó tanto?

mmm esta sonrisa y el pensamiento de que la justicia poetica existe está patrocinado por random house mondadori :P

Gaeta dijo...

Yo lo que sigo sin entender es que Joan Navarro cargue las tintas sólo contra Random House y no contra Carlos Giménez, que es, al fin y al cabo, el que tiene una "deuda moral" con Glénat (por haberle dado la oportunidad de publicar).

Me parece que en la pataleta hay mucho de envidia (de no ser una editorial grande) y de hipocresía: No puede ser que hace unos días dijera en su blog que era una lástima que Giménez no fuera más reconocido, y que ahora se queje de que se ayude a popularizarlo.

Anónimo dijo...

Anónimo... He perdido la cuenta de cual es. Bueno, si Glénat decide cambiar su política editorial o bien puede ser para no producir más material propio o bien para hacer contratos más "leoninos". Obviamente, ninguno de los dos casos es bueno.