jueves, 16 de diciembre de 2010

“Crossed”, de Jacen Burrows y Garth Ennis.

A la estela de “Los Muertos Vivientes” de Robert Kirkman, ha surgido un aluvión de cómics que han intentado aprovechar el actual revival del género zombi con poco acierto, por lo general. Una de las editoriales que más se ha distinguido en ese sentido ha sido Avatar quién ya publicara en su momento “Black Gas”, de Warren Ellis, que ya comentamos en su momento, y ahora nos presenta su penúltima propuesta de la mano de un Garth Ennis y Jacen Burrows con “Crossed”, serie limitada de diez números que Glénat ha publicado en un tomo unitario. ¿Habría que dejar pasar esta obra dada la cantidad de novedades que se agolpan en los estantes de las librerías en estas fechas? En mi opinión, no, porque “Crossed” es un cómic que se sitúa bastante por encima de la media de productos similares.

Crossed” no es un cómic de zombis propiamente dicho sino que como “Black Gas” toma como punto de partida las premisas de George E. Romero en otra de sus películas posapocalípiticas “The Crazies” (que ha tenido un remake hace poco tiempo) y brillantemente desarrolladas por Danny Boyle en “28 Días” y sus secuelas. La principal diferencia se sitúa en que los afectados en lugar de volver a la vida para comerse a los vivos se convierten en locos rabiosos dispuestos a hacer todo lo posible para acabar con los pocos supervivientes cuerdos.

Ennis, como Ellis, parte de esa premisa inicial pero a diferencia de este no se limita a desarrollar un tebeo cafre que encuentre en el exceso de violencia la única fórmula para mantener el interés del lector en una trama que por otro lado se antoja previsible sino que sin renunciar a la violencia –pocos como Ellis para desarrollar cafradas en viñetas- se muestra como un autor mucho más sutil a la hora de desarrollar los matices que hacen de “Crossed” una historia interesante.

Tras un titubeante inicio que narrael primer encuentro del protagonista con los cruzados –los infectados a los que se refiere el título humanos señalados por un característico estigma en forma de cruz capaces de llevar a cabo actos de implacable y salvaje maldad irracional- desarrolla la historia con el clásico desarrollo de una “road movie” en la que un grupo de supervivientes (del que protagonista forma parte) viajan por Estados Unidos tratando de encontrar un lugar seguro mientras intentan esquivan y son acosados por distintas partidas de infectados.


Ennis, siendo consciente que uno de los puntos inevitables de un cómic de estas características es mostrar los desmanes de los cruzados no los evita sino que incluso los exalta con ferocidad, mostrando todo tipo de imágenes truculentas (algunas de las más fuertes que he leído en un cómic en mi vida) justificadas en función a la libertad de prejuicios de la que gozan los cruzados pero al mismo tiempo contrasta toda esa exaltación de la violencia en el desarrollo de los personajes supervivientes a los que dota de reacciones mucho más complejas de las que habitualmente suelen ofrecerse en el género. De este modo, el astuto Ennis a través del narrador interpuesto -un tipo anodino antes de la crisis que incluso después no asume un papel de liderazgo dentro de los supervivientes- pasa de puntillas sobre el tema del origen de los cruzados (aunque baraje varias posibilidades) para centrarse en la realidad cotidiana de la lucha por la supervivencia. Ennis a través de flashbacks muestra el desarrollo de los hechos y unos personajes que van asumiendo poco a poco su condición de supervivientes (el que no lo logra, no sobrevive) al tiempo que plantea inteligentes cuestiones acerca de la condición humana y su evolución a partir de los conflictos a los que enfrenta a sus personajes (memorables el encuentro con los niños y el soldado) y las introspectivas, lucidas y fatalistas reflexiones del narrador que en ocasiones evocan directamente a Matheson y su “Soy leyenda”. Al mismo tiempo, Ennis no solo muestra la evolución de los cuerdos sino también la de los cruzados a los que no deja de lado como una amenaza latente como últimamente hace Kirkman con sus zombis sino que muestra su evolución constantemente a través del grupo que los persigue, mostrándolos como seres capaces de ir desarrollando astutas argucias para hacerles sufrir más con sus maldades en contraposición con las maldades que en pos de la supervivencia han de realizar los cuerdos, siendo al final la amistad, el remordimiento y la carga compartida lo único que diferencia a los cuerdos de los locos más que su capacidad para la violencia extrema (por otro lado, temas estos recurrentes en la obra de Ennis).
En el aspecto gráfico, es donde para mí “Crossed” flaquea dado el gusto de Ennis por trabajar con dibujantes clónicos de su amigo Steve Dillon. Jacen Burrows como Dillon es un buen narrador pero incapaz con su hierático dibujo y su uniformización de todos los rasgos faciales de reflejar buena parte de las sutilezas de Ennis, aun cuando la historia se remate con un hermoso final abierto.
En definitiva, “Crossed” es un gran tebeo en su género y uno de los mejores de un Garth Ennis inspirado. Si os apetece leer una inteligente historia de terror posapocalíptica autoconclusiva no la dejéis pasar.

13 comentarios:

juanky dijo...

pues gracias por recomendarmelo sera buen regalo de navidad
saludos

alcorze dijo...

Me viene genial tu entrada porque lo tuve el otro día en las manos y no me decidí al final a cogerlo. Como mañana empieza el salón del cómic de aquí (Zaragoza) aprovecharé para pillármelo.

guevillos dijo...

21 dias?? me parece que te confundes de programa, fan de samanta villar!:P

PAblo dijo...

Juanky,

Bienvenido. Regaláselo a alguien que esté prevenido ;-D

Alcorze,

Ya nos contarás. Espero que el Salón de Zaragoza esté bien.

Guevillos,

:-D Me has pillado. Siempre me lio con estos títulos pero también te digo que entre Samanta y Boyle lo tengo claro. Corregido.

Impacientes Saludos.

guevillos dijo...

bueno, entrando ya en la obra, lo tuve hace unas semanas en las manos, encontrandomelo ademas a 15€ en el Fnac(cagada de ellos) y tras echarle varios vistazos(hay testigos) se lo acabé pasando a un colega, y es que la sensacion que me produjo el tomo en si es que No era mi Garth Ennis, y eso lo dice alguien que disfruta como un enano de su predicador, the boys, la brigada de fusileros, Hellblazer, Diosa, Punisher, The Pro, war History´s y varios mas y aun asi es de las pocas veces que he visto un comic de Ennis que no me ha llamado en absoluto, quizas sea tambien que ultimamente estoy un tanto desencantado con el medio en si y muchas de sus historias, pero me pareció que era una historia que no me iba a llevar a ninguna parte, ni a una sonrisa o risotada salvaje, ni a una reflexion real y ya ves, terminé pasandoselo a otro, cierto es que tu critica me ha llamado la atencion y quizas en otro momento, y si lo encuentro mas barato(si, aun mas barato que 15€) lo mismo pico.

Fran G. Lara dijo...

Aunque a mitad de camino Ennis se olvide de todas las implicaciones que podría haber desarrollado en el nuevo mundo creado y se limite optar por el entretenimiento contando un trasunto de road movie a lo Mad Max, Crossed es una buena historia mucho más pensada y naturalista de a lo que últimamente nos tiene acostumbrados. Ha puesto sus eternas ganas de hacer el burro al servicio de una historia concreta, salvando la distancia que va de la parida a la provocación inteligente. Una reflexiva exhibición de atrocidades de la maldad empotrada en el alma humana en lo que importa es el viaje iniciático y la evolución de sus caracteres. Ennis daría la impresión de estar vendiendo otra vez una nueva ración de sus obsesiones. Sin embargo estos elementos están aquí encuadrados dentro de otras situaciones sin tomar en ningún momento el papel principal. No son el cuadro, sino el marco, con momentos incluso para la poesía que llegan a recordar a Y, El Último Hombre.

Raúl Martin dijo...

Creo que esta es la versión de Ennis de Los Muertos Vivientes de Kirkman. Es lo mismo, pero lo supera (al menos a nivel de guión) en todo: mejores personajes, mejores zombis, mejor descripción del mundo (las centrales nucleares, un fallo de Kirkman el no nombrarlas). Aunque también lo supera en brutalidad, gore, salvajismo, humor escabroso, etc. En fin, es más que LMV en lo bueno y en lo malo.

guevillos dijo...

Mas rapido lo digo mas rapido me tengo que meter la lengua en el ojete, solo diré que en el fnac de sevilla alguien se ha confundido de precio.

ahora a ver si vuestras positivas criticas son acertadas o no.

Mythos dijo...

Pues la verdad a mí no me parece para tanto, una historia entretenida y poco más. Garth Ennis, como siempre, consigue sus mejores obras cuando suele "contenerse" un poco. Crossed está a medio camino. Pero superior a Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman ni de coña. Garth Ennis aquí busca más el efectismo, sin llegar al nivel de, por ejemplo, de The Boys, que la reflexión y la profundidad de los personajes o la historia. Robert Kirkman lleva más allá del tópico a sus personajes convirtiéndolos y haciendolos evolucionar en el problema y poniendo ante ellos dificultades y dilemes que hace rica su trama. En eso Garth Ennis apenas raspa la superficie, simplemente se limita a mostrar consecuencias en la carne de su habitual recurso de los personajes: los muy, muy duros, o los objeto de carnaza. La serie esta entretenidad, pero eso, no tiene nada más que rascar más allá de la provocación. Por cierto, el recurso de ponerles a los infectados unos estigmas en forma de cruz en la cara me parece un elemento ridículo e innecesario. La historia me ha recordado a las antiguas películas de David Cronenberg como Vinieron de dentro de o Rabia, que ya trataba temas como este.

PAblo dijo...

Guevillos,

Irresistilbes las ofertas aunque no sean intencionadas ;-D

Yo creo que no te disgustará. Tiene también sus momentos de patético humor cafre marca de la casa como lo del azúcar y admite una lectura meramente superficial en torno a las barrabasadas que cometen los cruzados. Ya nos contarás.

Fran,

No sé si se olvidó a medio camino o cambió los planes sobre la marcha ya que la serie creo que nació como serie abierta antes de convertirse en maxi de diez números. Con todo, yo creo que la serie plantea conflictos interesantes (por otro lado constantes en su obra) y los soluciona de un modo bastante sutil (por ejemplo, el episodio con el soldado para mí es el mejor de la maxiserie y realmente se situa en un punto de inflexión respecto a la acción). Por lo demás, bastante de acuerdo con tu opinión.

Rául,

No sé si es mejor o no que LMV, lo que sí es cierto que los conflictos son parecidos pero comprimidos en apenas diez números. Y eso para mí es una virtud de Ennis. Kirkman está tras 75 números a puntito de llegar a las mismas conclusiones.


Mythos,

No estoy demasiado de acuerdo con tu opinión sobre Crossed.

Este es de los tebeos más bestias de Ennis en cuanto violencia explícita pero sin embargo también es de los más sútiles y reflexivos sobre la condición humana. Y sus personajes evolucionan mucho desde el principio de la historia hasta el final aunque no de un modo tan mascado como se permite Kirkman en LMV (y repito que a mí me gustan las dos obras).

Impacientes Saludos.

Mythos dijo...

Yo lo único que digo es que Los Muertos Vivientes se diluye en un mar de grises que acaba resultando inquietante en la relación de los personajes con su humanidad siendo una narración mucho más intimista. Crossed intenta emular eso pero, unas veces por espacio, y otras por efectismo, se queda más cerca de un blockbuster del género donde los personajes evolucionan, sí, pero más sútilmente resultando además menos empáticos para el lector. La virtud de Robert Kirkman es conseguir hacernos sentir esa empatia por unos personajes cada vez más a la deriva incluso entendiendo las decisiones más duras que toman en su viaje. En Crossed esas situaciones están forzadas, pueden ser pólemicas, pero no hay una reflexión tan inhiriente entre otras cosas, además, porque Robert Kirkman en Los Muertos Vivientes nos enseña que los verdaderos monstruos de ese mundo devastado son los humanos supervivientes pero en Crossed eso se diluye ya que esos infectados, que no zombies, están animalizados pero son un reflejo aún de humanidad, de lo peor de ella, por lo que la comparativa entre malos/buenos o malos/malos no acaba siendo tan efectiva. No digo que Crossed este mal, todo lo contrario, es una serie entretenida como digo, pero para mi juega en una liga diferente a la de Los Muertos Vivientes además de ser muy deudora de esta. Y en cuanto a la violencia de Garth Ennis la verdad es que me parece mucho más bestia The Boys y muchas escenas, por mucho que lo parezca, no crean siquiera el mismo impacto que algunas de Predicador en su momento.

PAblo dijo...

Mythos,

Yo creo que la idea en las dos obras es el mismo: explorar los límites de la resistencia y moralidad humana en una situación límite. Es cierto que en Crossed no se empatiza tanto con los personajes como en LMV (lógico por otro lado porque no es lo mismo el tratamiento de los personajes en una serie abierta que en una limitada) pero precisamente por ello me parece meritorio como Ennis plantea los conflictos y los resuelve sin ser tan evidente como Kirkman.

¿Qué es deudodora de LMV? No estoy tan seguro. Hay referencias evidentes está claro y ambas tienen antecedentes comunes. Pero más bien creo que Ennis juega a dar su propia versión de algunas situaciones planteadas por Ennis (la relación paterna filial y el liderazgo) en LMV.

A mí me gustan las dos.

Impacientes Saludos.

Pollo dijo...

Ayer leí Crossed ¡y vaya que es fuerte! Gracias por tu reseña