miércoles, 2 de septiembre de 2009

Empieza el cole.

A estas horas, la pequeña impaciente va a empezar a vivir sus primeras horas de guardería y uno no puede evitar ponerse tontorrón. Sus primeras horas alejada de mamá y la protectora burbuja familiar para incorporarse a la loca rueda del mundo…Que no me la toquen un pelo que muerdo.

5 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

Ánimo, Pablo, que te quedan muchas etapas de padre protector, je, je, je...

Angux dijo...

Pues la pequeña es Impaciente de pura sangre.
El mío (el pequeñajo) no empieza hasta la semana que viene.

Un abrazo.

Ternin dijo...

En identicas condiciones estamos tocayo

PAblo dijo...

Informo que la pequeña impaciente sólo ha lloriqueado un poquito y se ha pasado sus dos primeras horas sin papás chupeteando e inentando dormir entre los berridos de sus compañeros. Cuando la ha dejado su mamá en la clase le ha echado la manita a otra bebita que berreaba para consolarla. A pesar de ser la mas pequeñaja era la única que no lloraba.

Vamos a llevarla gradualmente hasta que la semana que viene la dejemos ya a tiempo completo para que no se nos haga -a ninguno- tan duro.

Impacientes Saludos.

Akbarr dijo...

Ole! Eso es una tía dura! :-)