miércoles, 2 de septiembre de 2009

“UP” de Pete Docter.

Lo dije y lo mantengo, la oferta en cine de entretenimiento más inteligente y novedosa de los últimos tiempos (décadas ya) proviene del terreno de la animación y la última muestra de ello es la pequeña maravilla que nos ofrecen desde Pixar donde, a pesar de la absorción por el gigante Disney, se siguen haciendo las cosas muy bien (eso no quiere decir que las cosas que se venían haciendo muy mal en Marvel se vayan a seguir haciendo necesariamente muy mal, espero).

UP” es una buena demostración de inteligencia y constata que la etiqueta “para todos los públicos” no debe ir asociada necesariamente, como sucede demasiado a menudo, con productos ñoños dirigidos a un público infantil por tipos que confunden la infancia con un período transitorio de debilidad mental. “UP” es una película dirigida a un público potencial de 3 a 99 años – no en vano sus protagonistas son un niño y un anciano- y sus interpretaciones son ricas y variadas, independientemente de la edad, formación e inteligencia del espectador, agradable para todos y ofreciendo una alternativa inexcusable para que toda la familia pueda acudir al cine sin que ningún miembro entre ni salga de morros (otra cosa es el precio de las entradas, pero eso ya es harina de otro costal).

En “UP”, se nos cuentan las aventuras de un viejo viudo achacoso, solitario y amargado que decide realizar el sueño de su infancia que no pudo llevar a cabo junto a su difunta esposa. Aprovechando su condición de antiguo vendedor de globos, el viejo Carl se marcha con la casa a cuestas –literal- y con la única compañía forzosa de un jovencito boy scout, Russell, empeñado en conseguir la última medalla que le falta a su colección a su costa, hacia una legendaria tierra perdida. Una vez allí, los dos amigos empezarán a vivir increíbles aventuras que no les cuento y el viejo Carl redescubrirá unas cuantas verdades sobre la vida que se le habían olvidado.

Sin entrar en las maravillas técnicas de animación que desconozco y se me escapan de esta película, “UP” es sobre todo una fantástica historia, perfectamente planificada e hilvanada basada en un guión irreprochable. La película engancha desde el principio, con un primer tercio que es de lo mejorcito realizado por Pixar en el que de una manera muy hábil se nos pone en antecedentes sobre la vida y circunstancias del anciano protagonista y que probablemente sea mejor entendido por los adultos que por los niños.

Sin embargo, es a partir de ese momento cuando la película empieza a coger carrerilla y se convierte en una historia de aventuras a la vieja usanza con un sentido del ritmo cuidado y en la que no dejan de pasar cosas que mantienen entretenidos tanto adultos como a niños hasta el final de la película.

Les hablaba yo de novedad en los planteamientos de Pixar y esto no es del todo cierto. En esta película, como ya apuntaban en su predecesora “Wall-e”, se apoyan en un profundo estudio de los recursos del cine convencional anterior a la revolución de los efectos especiales e incluso a la incorporación del sonoro. De este modo, mucha de la comicidad de “UP” proviene directamente del cine mudo, de sus hallazgos en el uso de la música y la gestualidad de los personajes como motores principales de comicidad para la construcción de los gags. Ese conocimiento se nota en buena medida en la caracterización de los principales protagonistas cuyas apariencias se basan en el anciano Spencer Tracy , en el Spanky de “La Pandilla” (“Our Gang”) y al pájaro legendario no se puede dejar de asociar con “El Correcaminos”.

En fin, no hay duda que durante este verano, “UP” ha sido la mejor noticia que nos ha dejado la cartelera y la constatación, una vez más, de que más allá de los millones invertidos –muchos- lo esencial en cine, siempre, siempre, siempre, es cuidar la historia. Que no se les olvide.

Otras peliculas de Pixar en El lector impaciente:

-"Ratatouille".

4 comentarios:

Emilio Aurelio dijo...

Solo he visto la propaganda, pero me pareció muy recomendable.

PAblo dijo...

Animate Emilio que merece la pena.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues sí, es una auténtica gozada. El primer cuarto de hora es sencillamente brillante. Después empieza la película de aventuras. Yo prolongaría el público objetivo hasta la edad que diga el Libro Guinness que tiene el tipo que más haya vivido en la historia...

Emilio Aurelio dijo...

Ya la he visto. Un gozaDA.