martes, 3 de marzo de 2009

“Cuimhne: El fuego distante” de Kike Belloch y José Domingo



Resulta difícil ponerte escribir sobre un cómic que no te ha gustado, pero en el que se nota que sus autores han puesto ganas y entusiasmo, por eso espero que los autores entiendan que esta entrada, si alguna vez la leen, sólo la inspira el ánimo constructivo. Una vez apuntado esto, vamos al tema. “Cuinhne: El fuego distante” es un tebeo de fantasía, publicado por Dolmen Editorial en una curiosa edición, bastante tópico y prescindible pero que debe marcar un punto de inflexión en la evolución de los dos autores, Kike Belloch y José Domingo, porque talento no les falta aunque en esta ocasión no hayan dado con la tecla correcta ni en el planteamiento ni en la elaboración de la historia.

Cuimhne: El fuego distante” nos narra dos momentos en la vida de Cuimhne separados por diez años de diferencia. En el primer capítulo, nos encontramos con la protagonista viviendo en un pueblo, Na Muileann, donde actúa como una especie de protectora y sanadora, debiendo ponerse en acción cuando empiezan a producirse una serie de misteriosos asesinatos para averiguar el culpable antes que las divisiones internas acaben con la paz del pueblo. En la segunda parte, situada diez años más tarde, Cuimhne, es una especie de vagabunda perseguida por sus enemigos tras los hechos de Na Muileann, que se ve obligada a enfrentarse a los fantasmas de sus orígenes al enrolarse en una peligrosa misión.

El principal problema que encuentro en este tebeo es precisamente el entusiasmo y las ganas del equipo creativo y la falta de reflexión que se percibe en su elaboración y que redunda en que la narración sea confusa, sobre todo en el primer capítulo, "Na Muileann", al querer hilvanar la trama con una maraña de detalles ambientales que no aportan gran cosa ni dan la necesaria tregua para que el lector se vaya introduciendo paulatinamente en la historia y el universo fantástico que proponen los autores. Esto se deba quizás a la falta de experiencia de Belloch en el terreno de lo fantástico y la historia larga, a pesar de su dilatada carrera como miembro del colectivo Polaqia, que le lleva a contextualizar en exceso la historia sin apenas habernos presentado a la protagonista principal a la que le falta originalidad, carisma e interés. El mundo en el que se ambienta la historia es una ecléctica mezcolanza de Japón medieval y reino vikingo en el que pululan los samurays, los gigantes y los lobos parlantes pero al que le falta atractivo y originalidad para enganchar al lector. La trama de misterio tampoco está demasiado bien hilvanada y da la sensación que la historia se resuelve apresuradamente y de cualquier manera. La segunda historia,”La herida que no sangra”, está mucho mejor desarrollada y resulta algo más entretenida y mejor elaborada pero se encuentra lastrada por la lectura anterior.

En el aspecto gráfico, el novel José Domingo muestra múltiples influencias desde Victor Santos a Jeff Smith, pero todavía le queda mucho camino para encontrar un estilo propio aunque muestra algunos detalles interesantes pero se nota su inexperiencia poco arropado por el confuso guión de Belloch y la falta de experiencia de ambos a la hora de desarrollar una historia larga.

En definitiva, “Cuimhne, el fuego distante” es un tebeo bienintencionado pero fallido del que sus autores deben sacar serias conclusiones para sus futuras obras

Si quieren leer una interesante entrevista a los autores pinchen aquí y para visitar sus blogs, aquí y aquí.

5 comentarios:

Álvaro Pons dijo...

completamente de acuerdo. Quieren contar demasiadas cosas y al final el tebeo se pierde.
Eso sí, muy prometedor José Domingo.

Mo Sweat dijo...

También encuentro bastante prometedor el arte de Domingo.
Le falatará evolucionar un poco, pero tiene algo interesante en su trazo. y es que el talento es innato.

Jolan dijo...

Yo reconozco que me gustó, aunque te tengo que dar la razón en lo confusa que resultaba sobre todo la primera parte.

Jose Domingo dijo...

Hola, gracias por el esfuerzo en escribir la crítica y el respeto con el que lo has hecho. Ninguna de las dos cosas es usual cuando no te gusta un tebeo,o cualquier otra cosa.

Siempre se agradecen las críticas constructivas, ver cómo se aprecia la obra desde fuera ayuda a contrastar con tu propia opinión y autocrítica ( yo me la hago, y mucho)

Lo dicho, gracias y un saludo.

Seguiremos rascando.

PAblo dijo...

Hola José,

Tampoco es usual saber encajar las criticas con la educación y mesura con que tú lo haces. El ánimo de la entrada es constructivo y me alegro que así lo hayas entendido.

Creo que tienes un futuro prometedor y espero ansioso poder seguir leyendo -y criticando- tus futuros trabajos.

Espero que podamos seguir contando con tu presencia por aquí. Bienvenido al Lector impaciente.