lunes, 2 de marzo de 2009

Afrontando la crisis o la fusión Dolmen-Aleta.

No quería dejar de comentar el último movimiento del mercado editorial español con la fusión (¿absorción?) por parte de Dolmen Editorial de Aleta Ediciones, en una operación sorprendente no tanto por la abosrbida que más o menos se intuía que Aleta tenía problemas desde hacia tiempo como por Dolmen, que en principio no creo que entrara en las quinielas de nadie para hacerse con el catálogo de Aleta, aunque, si lo analizamos detenidamente, parece una operación en la que todas las partes ganan, o sea, un buen negocio.

Por un lado, Joseba Basalo cabeza visible durante años de Aleta Ediciones, se convierte en coordinador del nuevo sello de Dolmen que englobará los títulos que venían publicando Aleta, mientras que Dolmen da un nuevo paso en su expansión lenta pero segura como editorial ampliando su catálogo con algunos títulos realmente atractivos, como los Bonelli, “Savage Dragon” o “Invencible”. Pero, lo realmente importante de toda esta historia es que los lectores podremos seguir contando con los títulos que venía publicando Aleta en castellano, aunque los seguidores de los títulos francobelgas , deberán esperar un tiempo indeterminado la continuación de sus colecciones (me temo que eran los menos atractivos del catálgo de Aleta). Lo que más me sorprende de esta operación ha sido quizás el inmovilismo de las editoriales más grandes que no han sabido adelantarse a Dolmen para hacerse con el catálogo de Aleta aunque sólo fuese para evitar que otra editorial lo publicara. ¿Falta de reflejos o una muestra más que la cosa no está ahora mismo para tirar cohetes para nadie y que las editoriales pequeñas son mucho más ágiles que las grandes a la hora de maniobrar y adaptarse?.

Espero que el continuismo que se desprende de la nota de prensa se mantenga en los próximos meses y no conlleve subidas de precios ni cambios en los formatos y sí la reactivación de algunos títulos que llevaban tiempo parados como “Invencible” o, sobre todo, “Savage Dragon” y la consolidación definitiva en España de los títulos de la Editorial Bonelli con un mayor espacio y difusión en la revista señera sobre cómics en España, "Dolmen".

¿Serán Aleta la única víctima de la crisis? Probablemente no y la sigan otras. Esperemos que si es así, la desaparición de esas editoriales sea tan poco traumática para el mercado como esta y los lectores no se vean colgados tal y como pasaba hace años cuando desaparecía una editorial

La nota de prensa la pueden leer aquí.

4 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Saludos.
Como tu bien dices, esto ha sido lo mejor dentro del mal que significa la desaparición de una editorial.
Si es que tienen que haber más casos (que desgraciadamente la crisis no termina mañana) ojalá sean como este.

Jolan dijo...

aunque los seguidores de los títulos francobelgas , deberán esperar un tiempo indeterminado la continuación de sus colecciones (me temo que eran los menos atractivos del catálogo de Aleta)

:(
Yo estaba siguiendo Los Bosques de Ópalo y Arturo. Dos series de grandísima calidad, que si no han tenido el éxito que merecen no es por falta de atractivo, sino porque la distribución de Aleta fue muy irregular. Espero que bajo la guía de Dolmen se acaben retomando ambas, aunque me temo que en el mejor de los casos el formato diferirá del de los títulos sacados por Aleta...

Emilio Aurelio dijo...

Esperemos que la absorción no se le atragante a Dolmen.

PAblo dijo...

Mo Sweat,

Ojalá, casos como este sí me parecen un buen indicador de que la situación de la industria ha cambiado de lo que viviamos hace años. Antes, desaparecía una editorial de la noche a la mañana y te quedabas colgado durante años sin enterarte de nada. Ahora hasta las crisis se convierten en buenas oportunidades.

Jolan,

Con ese comentario que resaltas, creo que me he expresado mal. No me refería a la calidad de sus colecciones, sino a que resultaban los menos atractivos en cuanto a rentabilidad. Luego había de todo un poco...).

Emilio Aurelio,

Bienvenido. Esperemos, sobre todo, por los seguidores de las colecciones y porque no le benefícia a nadie la desaparición de editoriales que resten la oferta a disposición de los lectores.