lunes, 22 de diciembre de 2008

“Estudio en Escarlata” de Arthur Conan Doyle



Inicio con esta entrada un repaso del canon sherlocksiano y, por extensión, de la obra de Arthur Conan Doyle, uno de mis escritores preferidos, siguiendo la edición incompleta comentada por Juan Antonio Molina Foix que la Editorial Valdemar publicó hace ya unos años.

Estudio en Escarlata”, la primera novela que Conan Doyle publicó sobre el inmortal habitante del 221 de Baker Street, es probablemente la más floja de las cuatro novelas largas que el autor publicó sobre el personaje pero al ser la primera resulta indispensable para adentrarse en el universo sherlocksiano al incorporarse en ella todos los elementos característicos del detective que se irían desarrollando en las siguientes entregas.

Estudio en escarlata” narra el primer encuentro entre un convaleciente Watson, licenciado como médico militar tras su servicio en la campaña de Afganistán, y Sherlock cuando por mediación de un amigo común deciden compartir el alquiler de una vivienda. A Watson le va seduciendo la personalidad de su excéntrico compañero de casa, sobre todo cuando este le explica su teoría deductiva y va averiguando como se gana la vida como detective al solucionar un complicado caso de asesinato relacionado con la aparición de un hombre muerto en una casa abandonada junto a una pared en la que aparece escrita con sangre la palabra “rache” (venganza, en alemán).

En “Estudio en escarlata”, Conan Doyle da los primeros pasos hacia la inmortalidad sin ser demasiado consciente de ello. Conan Doyle era un médico de poco éxito que languidecía en su consulta de oftalmología. El autor decidió entonces escribir una novela sobre un trasunto de los héroes de folletín que triunfaban por aquel entonces y que él despreciaba como Lupin o Lecoq, incorporando las características que a él le parecían que les faltaban a esos antecedentes. Conan Doyle, escribió la novela escasamente convencido de su éxito e introdujo una larga elipsis en su segunda parte que poca relación tenía con los hechos narrados hasta el momento, situada veinte años antes en Utah en un relato del Oeste al gusto de la época que servía de explicación a los asesinatos pero sin cohesión con el resto de la trama y sin que Sherlock o Watson aparezcan por ningún lado, con lo que “Estudio en escarlata” realmente es un “dos en uno” de lo más curioso, dos relatos independientes con algunos personajes en común. La trama detectivesca está bien hilvanada pero artificialmente alargada con la segunda parte que alarga en exceso una novela que como relato hubiera funcionado mejor. A pesar que Conan Doyle vio como esa primera novela fue rechazada por varias editoriales, finalmente fue publicada por la editorial Lock&Co en 1888 y el resto, como ya saben, es historia.

Otras novelas con Sherlock Holmes como protagonista en El lector impaciente aquí y aquí.

6 comentarios:

Bruce dijo...

Esas elipsis farragosas...en 'El signo de los 4' se da el mismo caso, pasando a ser flagrante en 'El valle del Terror'. Siempre he pensado que ACD lo hacía para demostrar que podía escribir otro tipo de obras. Aún así, a pesar de ser off-topics no muy interesantes, están bien relatados y se dejan leer.

PAblo dijo...

Bruce,

Yo no tengo nada claro porque lo hacía pero probablemente sean la razón por la que me gustan más los cuentos y relatos sobre Holmes que las novelas.

No creo que fuese por demostrar nada. En el caso de "Estudio en escarlata" parece ser que fue porque no tenía demasiado claro que el personaje fuera a ser aceptado por las revistas y editoriales y al introducir una historia del oeste podía tener más posiblidades.

Bruce dijo...

"Estudio en escarlata" fue el primer relato. Pero en la época del 'Valle del terror' quizá estaba ya bastante aburrido de Holmes, como él mismo reconoció alguna vez

Raúl Martin dijo...

"Estudio en escarlata" no me gustó, así que no he leído nada más del autor. Si dices que es lo más flojo de su obra tal vez lo retome.
La verdad es que me gustan más Poe y H.G.Wells. Stoker tampoco me convence mucho.

PAblo dijo...

Bruce,

Es un claro de un personaje que fagocita a su autor. No es de extrañar que Conan Doyle acabase harto de Holmes (de hecho lo intento matar en alguna ocasión y lo tuvo que revivir por imposición popular).

Rául,

Las comparaciones son odiosas, pero yo también me quedo con cualquiera de los tres autores que mencionas por delante de Conan Doyle.

Bruce dijo...

Anyway, para mí, Sherlock Holmes es lo más grande. Mi personaje literario favorito