martes, 23 de diciembre de 2008

“Bokko” de Hideki Mori. Conclusiones Finales.


Ya les comenté hace algún tiempo esta serie cuando Ponent Mon llevaba publicada poco menos de la mitad como una posible revelación del año. Una vez finalizada, en el undécimo volumen, puedo hablar de ella con más perspectiva y adelantar que aunque se trate de un producto entretenido mi interés ha ido decayendo conforme pasaban los meses.

Bokko” sufre los mismos males que tantos otros tebeos en los que priman criterios empresariales antes que los artísticos. Parte de un planteamiento y un escenario interesante para a continuación ver como la trama es artificiosamente extendida hasta que la serie ya no da más de sí y se cierra de cualquier manera o con un punto de precipitación.
Hideki Mori nos cuenta una historia situada en la China medieval en la que diferentes reinos pugnan en constantes luchas entre sí, donde el monje guerrero protagonista, Ge Li, lucha por proteger las ciudades asediadas de los ejércitos invasores mientras se opone a la corrupción que dentro de su orden, los Mo zhe, ha introducido su jurado enemigo, Xue Bing.

A partir de un determinado momento, (en este caso, bastante claro, el cuarto volumen) la serie inicia un lento pero constante declive repitiendo situaciones una y otra vez. A partir de ese cuarto volumen, buena parte de lo que Mori nos cuenta en “Bokko” nos suena ha ya leído. Ge Li vuelve a encontrarse en una ciudad sitiada, vuelve a tener dificultades para hacerse con el mando de la ciudad y se enfrenta a las tácticas que ponen en práctica los invasores para intentar invadirles hasta donde puede o le dejan. Es cierto que el autor intenta añadir alguna otra trama que renueve el interés como la investigación de los verdaderos motivos que llevan al emperador de Qin a invadir Zhao, las nuevas tácticas desarrolladas por los Mo Zhe con la Unidad de Insectos o la introducción de nuevos personajes como Niang o Lan Zhu, pero la fórmula realmente está agotada y por suerte Mori opta por terminar la serie de una manera digna aunque en mi opinión algo precipitada.


En definitiva, “Bokko” es un buen producto de entretenimiento, excelente incluso en sus primeros volúmenes, que no llega a colmar las expectativas creadas pero que se lee con agrado a pesar de sus limitaciones.

Para leer más sobre “Bokko” en El lector impaciente pinchad aquí.

2 comentarios:

dennel dijo...

Para mí Bokko son los primeros 4 tomos. Sospecho que empezó de relleno en una revista manga con ese argumento microscópico que sólo da para justificar el asedio, que es lo que realmente le gusta al autor (y a todos :-D ). Si no gustaba se podria acabar el asedio en cualquier momento, es decir, cuando dijera el editor, pero a la gente le gustó y el mangaka tuvo que desarrollar la historia, unas motivaciones, una coherencia interna (el prota pasa de sabérselas todas a caer en trampas con facilidad)... y eso le viene grande.

PAblo dijo...

Dennel,

Se ve bastante claro al finalizar el cuarto volumen que la serie estaba pensada para terminar ahí. Esa última viñeta del cuarto volumen de Ge Li desapareciendo entre las sombras es un final mejor que el del último volumen.

Estoy bastante de acuerdo contigo en cuanto a tus apreciaciones. Es difícil continuar una historia que ya tenías cerrada y Mori hace lo que puede con los mimbres que le quedan y los que se saca de la manga.