miércoles, 29 de octubre de 2008

“Durango” de Yves Swolfs, el pistolero más escaneado del Oeste

De las novedades anunciadas por Planeta en los últimos tiempos esperaba con especial ilusión la publicación de “Durango”, una serie que en Francia va por los catorce álbumes y que en España la editorial ha empezado a recopilar en un formato que inicialmente puede considerarse adecuado en cuanto a relación calidad-precio en un integral que reúne los tres primeros álbumes de la colección a un tamaño algo reducido sin que por ello sufra en exceso al dibujo. Sin embargo, la edición presenta en su acabado una serie de defectos que demuestran una dejadez y un apresuramiento que estropean el placer de la lectura y me hacen plantearme continuar con la serie en el futuro. Para empezar el cutrísimo escaneado de la página 141, algo que no estamos acostumbrados en las ediciones del cómic europeo aunque sea demasiado habitual en las series que la editorial publica de DC y mucho me temo puede haber abierto la veda para el futuro, y por otro, y para mí más desquiciante, la pésima e ininteligible traducción gracias a la cuál nos hemos enterado que las pistolas se desenvainan y no se desenfundan (página 12) o equivocar nombres de personajes dejando bocadillos completamente carentes de sentido (página 140). No soy demasiado tiquismisquis ni exigente pero estos horrores son clamorosos y la editorial debería plantearse cuidar más los productos que pone a la venta.

Tras el desahogo, vamos con lo interesante que es el tebeo en sí. ¿Qué es “Durango”? Un tebeo del Oeste puro y duro que no engañará ni sorprenderá a nadie pero que encantará a los aficionados al Western y que no recomendaría a nadie más. A lo largo de los tres álbumes asistimos a la evolución de Swolfs, un autor belga de larga trayectoria y todoterreno que ha tocado prácticamente todos los géneros a lo largo de su carrera, desde el histórico con "Dampierre" hasta el terror con "El príncipe de la noche". En estos álbumes, nos encontramos a un Swolfs joven que como guionista no abandona en ningún momento un desarrollo tópico y poco dado a las sorpresas, claramente influido por las películas de Leone, aunque progresivamente conforme gana en seguridad y oficio tiende a enriquecer las tramas y la ambientación de las historias haciéndolas cada vez más complejas. Durango, el protagonista, responde al arquetípo de forastero justiciero de oscuro pasado, quien llevado por su particular y estricto sentido de la justicia, acaba con los malos malísimos que hostigan a los honestos y honrados ciudadanos.

Precisamente, los motivos que sitúan a “Durango” un escalón por debajo respecto a los grandes cómics del género western, es la falta de hondura psicológica del protagonista y la ausencia de un elenco de secundarios fijos que le dén réplica (al menos de momento), algo que sí existe claramente en series con las que la comparación es inevitable, como “Blueberry” o “Comanche”, agravado por el hecho que el cómic de Swolfs empezó a publicarse unos diez años después que estos cuando el gran momento del Western en el cómic, y en general en cualquier formato, ya había pasado.

En el aspecto gráfico, Swolfs realiza un gran trabajo, con un estilo muy clásico, cuidado y detallista sin desdeñar en cuanto a la narrativa los hallazgos realizados por Giraud y al que quizás sólo pueda achacársele cierta rigidez en ocasiones al retratar las facciones de los personajes aunque domina perfectamente la ambientación y caracterización de los lugares y regiones por los que su protagonista transita..

En definitiva, “Durango” es un cómic más que correcto y entretenido para todos aquellos que nos guste el Western aunque no pasará a la historia por la originalidad de sus historias y no merece la dejadez con que Planeta lo ha editado. Esperemos que Planeta rectifique y mejore la edición de las próximas entregas o tendremos que mandar un peacemaker a la editorial a que imponga el orden a base de gatillo.

5 comentarios:

El profesor Gafapasta dijo...

Es triste lo que comentas de esta edición de Planeta en cuanto a traducción y escaneado. Cuando le eche el ojo veré si la compro o no, pero me parece que va a ser que no. Un saludote.

Angux dijo...

Increíble patadón al diccionario lo de desenvainar.
Igual de increíble las distinción que hace Planeta entre una obras y otras...
Comanche, una cuidada y estupenda edición. Durango, una cutre edición con escaneado y fallos de traducción incluidos.
Sabemos que Comanche ha significado para el western en el comic mucho más que Durango...pero no se debería notar tanto.
Planeta, debería tratar con el mismo mimo todas las obras y títulos que se plantea editar.
Y no hablo de que todas deberían estar en el mismo formato, es normal hacer distinciones en este sentido. Hablo de no tener estos fallos tan garrafales.

Por lo demás un tebeo entretenido y una buena reseña, Pablo.

Un saludo.

PAblo dijo...

Angux,

La desigualdad de trato por parte de la editorial a mí me parece hasta lógica. Lo que es inaceptable independientemente del formato es que no se respete el mínimo de realizar una traducción inteligible y que nadie haya sido capaz de darse cuenta de un detalle como ese (¿Sólo se lee el cómic el traductor antes de la publicación? ¿No hay correctores? Intuyo que la respuesta es no en ambos casos).

Impacientes Saludos.

Jaime Sirvent dijo...

Lo de desenvainar no tiene nombre. Es una pena que se publiquen las cosas así, porque el tebeo la verdad es que tiene buena pinta, a mí me encanta el western. Saludos.

Anónimo dijo...

Es penoso (y un orgullo, todo hay que decirlo) que los aficionados hagamos mejor el trabajo que las propias editoriales, que además cobran por su producto. Flaco favor le hacen a la BD y al comic.
Carpe Noctem