jueves, 4 de septiembre de 2008

“Quemar después de leer” o lo último de los Coen




Tengo ganas.de echarme a los ojos la nueva película de los Coen tras el buen sabor dejado por “No es país para viejos”. Mas si cabe, si en la próxima película van a aparecer actores tan interesantes e imprescindibles como John Malkovich, George Clooney o Brad Pitt, sin olvidar a la siempre solvente Frances MacDormmack o unos secundarios de lujo como Tilda Swinton o J.K. Simmons.

El argumento del que no les adelanto nada tiene su gracia y reúne elementos suficientes para convertirse en una película tan ácida y genial como “Arizona Baby” u “Oh Brother”.

Tendremos que esperar todavía un mesecito para verla pero, de momento, pueden abrir boca con el trailer de ahí arriba, ya traducido.

9 comentarios:

MarvinMarciano dijo...

Sí, los Cohen garantizan pelis interesantes, como Fargo.
Pelín resabidos, los tipos, sin embargo. Dos chicos listos que quieren dejar claro que lo son en todo momento. Y así, la vida no fluye con naturalidad ante la cámara. Demasiado engranaje chirriando en cada película. Los hermanitos necesitan demasiado las palmaditas en la espalda, parece ser. Que se les reconozca la mano (la manaza) en cada una de sus creaciones. En fin. Allá ellos. La memoria que garantiza los clásicos está reservada para las obras con humanidad.

Angux dijo...

MarvinMarciano, he de reconocer no haber visto aún "Un país para viejos" (prometo arreglar este error lo antes que pueda) por lo que de esta cinta no puedo opinar y aunque creo que en parte de tu comentario tienes mucha razón, en la última frase no puedo estar de acuerdo.
¿Has visto "Muerte entre las flores"? para mi una de las 100 mejores películas de todos los tiempos y ya un clásico. Al menos a mi gusto.

Un saludo.

MarvinMarciano dijo...

En Un país para viejos, el personaje que interpreta Javier Bardem consigue algo que no me había pasado en ninguna otra película de gángsters anterior: quiero que se carguen a ese hijo de puta. Así, sin más. Realmente un tipo odioso. Comprobarás por qué, Angux.
De hecho, todas las pelis de los Cohen las he disfrutado. En El gran Lebowski, por ejemplo, me eché unas buenas risas con el personaje que interpreta Goodman, un ex-combatiente algo paranoico.
Algunas líneas de los dialógos de Barton Fink acerca de la industria del cine son tan ácidas como brillantes.
Lo he pasado bien con los Cohen. A diferencia de otros films norteamericanos, no he tenido la sensación de que me estaban tomando el pelo. Esta misma que citas, Muerte entre las flores, es todo un homenaje a los clásicos del gangsterismo. Muy bien confeccionado. Pero es eso, un homenaje. Recoge todos los clichés habidos y los vuelve a presentar de manera exquisita: desde el Scarface de Hawks a los Padrino de Coppola. Notable pero no original. Evidentemente la originalidad no fue el objetivo de los autores.
Acaso la película más singular de los Cohen sea Fargo: un retrato costumbrista de la delincuencia más chapucera.
Mira, lo que no me gusta de ellos es lo mismo que no me suele gustar en la mayoría de las películas de Allen, si bien este, al hacer comedias y provocarme alguna carcajada, me acaba cayendo mejor: primar la evidencia de la más o menos habilidad del autor por encima de la historia contada. En Annie Hall, sin embargo, le salió bien la jugada, pues evidenció el proceso de realización en el argumento de la propia película (metacine); vamos, que lo hizo de manera explícita: obra maestra por ello.
Pero los Cohen no tienen la fina ironía de Allen. Ni el talento. De momento.
Son excesivamente vanidosos, hablando en plata.
Tarantino también lo es. Pero, como Allen, lo deja claro y sigue con el juego. Enseña las cartas, como en Pulp Fiction. Te dice: lo que ves es asqueroso, depravado, pero es un juego, no lo olvides.
Los Cohen no consiguen eso, porque se toman demasiado en serio a sí mismos.

PAblo dijo...

Marvin,

Con algunas matizaciones, estoy bastante de acuerdo con muchas de las cosas que apuntas en tus comentarios aunque creo que lo que tú señalas como vanidad para mí es búsqueda de un estilo propio, intentos de que cada una de sus películas sea reconocible incluso antes de saber quien la ha dirigido o escrito, y, por otro lado, si te paras a pensarlo se puede decir de prácticamente todos los grandes directores que ha dado el medio. Es cierto que su producción sea un tanto irregular, encontrándose en todas sus películas aciertos y errores, pero ninguna me deja indiferente y las espero con curiosidad.

Mis preferidas hasta el momento son "Muerte entre las flores", "Fargo" y "No es país para viejos". Yo pienso que lo mejor de los Coen está todavía por llegar.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Y a mí que los Cohen hace ya demasiados años que no me dicen nada... Me apasionó Barton Fink, me gustó mucho Muerte entre las flores (pero debo matizar que es una película que no ha perdurado en mi memoria), disfruté con el toque capriano de El gran salto (aunque es una película que no gusta a los seguidores de los Coen, por lo visto...), Fargo me sorprendió mucho y El gran Lebowski me pareció una genialidad.

Pero desde entonces, les veo en una sequía creativa importante. No entiendo dónde está la genialidad de No es país para viejos y no entiendo por qué la crítica prescinde en sus análisis de los Coen del atentado artístico que supuso Ladykillers con respecto al mítico original, El quinteto de la muerte.

No sé si caeré en la tentación de ver su próxima película, la verdad... Quizá, como dices, por su reparto más que interesante...

JON OSTERMAN dijo...

Aunque su cine me suele gustar bastante, esta última película, y una vez visto el trailer no me llama nada.
Será que las dos películas anteriores que hicieron con George Clooney (veasé "Oh brother!" y "Crueldad intolarable" me parecen lo peor de su filmografía.

Mar dijo...

Siempre - aunque con suspicacias, como me pasa con ésta- apetece ver una nueva de los Coen y más si se encuentran tan bien acompañados... y que conste que lo digo por Frances, que parece imposible -o casi- encontrarla fuera de las pelis de su marido+cuñado.

Besitos

MarvinMarciano dijo...

Ojalá sea así, Pablo, y llegue esa obra que entuasiasme y perdure contra viento y marea.

Akbarr dijo...

Pues yo me quedo de todas-todas con "Muerte entre las flores", por mucho tópico que siga eso a mi al menos no me molesta mucho. Sin embargo, el resto de sus pelis que he visto me han decepcionado bastante... hasta que he dejado de esperar algo bueno, y entonces "No es país para viejos" no me pareció que estuviera mal. Me parecen unos directores excepcionalmente sobrevalorados, y yo no apostaría a que lo mejor está por venir (apostaría con el señor impaciente, pero es complicado medir cuál es mejor que cuál).