viernes, 9 de noviembre de 2007

“Y, el último hombre: Dragones en el kimono” de Brian K. Vaughan y Pia Guerra.



Nuevo recopilatorio de la estupenda “Y, el último hombre” publicado por Planeta y que recoge los números 43 al 48 de la colección yanqui en el que Brian K. Vaughan (“Ex Machina”) va preparando progresiva y metódicamente el desenlace de la serie, anunciado para el número 60 que se publicará en Enero en los EEUU, profundizando a través de episodios autoconclusivos en el pasado y la personalidad de algunos de los principales secundarios como la Doctora Mann o la despiadada teniente general israelí Alter mientras que en el arco principal que da título al tomo Yorick acompañado de 355 continua su estancia en un Japón transtornado por la ausencia de hombres y se enfrentan, ayudadas por la ambigua You, a las nuevas yakuzas femeninas capitaneadas por una popstar medio loca para recuperar a Ampersand, mientras que en el resto del mundo los hechos se precipitan al poder convertirse Yorick en el desencadenante de una nueva Guerra Mundial
La nueva entrega de Vaughan nos ofrece los mismos ingredientes que el resto de la serie: una curiosa, entretenida e inteligente revisión del clásico de la ciencia ficción de supervivientes en un mundo arrasado que popularizara el estupendo “Soy leyenda” de Richard Matheson y que, curiosamente, está teniendo un revival en el mundillo del cómic (también del cine, que acabo de ver el anuncio de un “remake” de “El último hombre en la Tierra” protagonizado por Denzel Washington) con “Los muertos vivientes” de Robert Kirkman, de la que ya hemos hablado aquí -sí, es una serie de zombies, pero las referencias de Kirkman van más allá de los zombies – e “Y, el último hombre”, que hoy nos ocupa. Llevamos algún tiempo disfrutando de las mejores historias de Vaughan en esta colección en la que situando al inocente Yorick en diferentes lugares del mundo en su búsqueda de su amada Beth, Vaughan va dejando perlitas sobre diferentes temas a través de unos diálogos inteligentes que no caen en la pretensiosidad a pesar de sus constantes referencias y unos personajes llenos de matices que ganan en complejidad conforme avanza la colección, algo que Vaughan se preocupa sabiamente de recordar al lector para dejar constancia de cómo el paso del tiempo y los acontecimientos afectan a los personajes (se supone que han transcurrido cuatro años desde el inicio de la serie). Si no fuese por la habilidad de Vaughan en el tratamiento de personajes probablemente nos encontraríamos con una estructura de guiones excesivamente monótona ya que Vaughan lleva cuarenta y ocho números haciendo más o menos lo mismo siguiendo esquemas que se iniciaron en los “western” y encontró en las teleseries y las “road movie” su nicho natural.
En el aspecto gráfico, Pia Guerra da su mejor nivel en este recopilatorio demostrando que por fin le ha cogido el tranquillo a la serie y los personajes con un dibujo realista aunque en mi opinión excesivamente frío y neutro e incluso Goran Sudzuka, que está cortado por el mismo patrón que la Guerra, parece más suelto.
Si quieren leer algo más que una historia de tipos en calzoncillos pegándose unos a otros háganse con esta colección que les gustará.
Para leer algo más sobre “Y: el último hombre” en El lector impaciente… pinchad aquí

6 comentarios:

Mar dijo...

Desde que salió esta serie, me pica la curiosidad, pero el que todo el mundo la compare con Los Muertos Vivientes que tanto me defraudó, hace que le deje y la postergue y la mire y la deje y... la deje ;-)

Besitos

PAblo dijo...

Mar, a mí "Los Muertos Vivientes" me gusta...y mucho. De todos modos, no creas que hay tantas similitudes entre una y otra más bien son dos ramas que parten de un mismo tronco. De todos modos, si no te llama busca otra cosa que será por cómics... ;-D

;-D

Mar dijo...

Eso, desde luego!!!

Ya tengo echado el ojo, por ejemplo, a "tu" Castle Waiting ;-)

Besitos

Akbarr dijo...

En mi opinión lo que pasa es que el comic en general tiene una falta de ideas alarmante, y eso hace que encumbremos más de la cuenta cualquier obra mínimamente original. Para mi, "Y, el último hombre" es una serie bastante buena y realmente entretenida, pero no deja de tener sus defectos, como el dibujo (típico dibujo que "acompaña" al guión pero no aporta nada especial). A cambio, tanto los diálogos como el tratamiento de personajes, como dice el señor impaciente, están bastante bien.

Mar, yo que tú le echaba un ojo, pero sin esperar una obra maestra, sino un comic entretenido y que crece con el tiempo.

PAblo dijo...

Sí, Akbarr, para mí el dibujo es con diferencia de la serie pero eso no se le puede achacar a Vaughan sino al editor que le proporcionó esa dibujante.
No estoy de acuerdo en que en el cómic haya falta de ideas originales, más bien lo que ocurre que no se pueden encontrar dentro del "mainstream" donde es difícil que un editor esté dispuesto a arriesgar demasiado si ve peligrar su cuenta de resultados. Los cómics más interesantes hoy en día se pueden encontrar entre algunos independientes norteamericanos y en el cómic europeo (aunque este padece de los mismos males que el yanqui). De todos modos, la falta de originalidad no es sólo achacable a los cómics. Pasa en la literatura, en el cine, es un mal generalizado...
Mar, si tienes ocasión y ganas échale un ojo como dice Akbarr aunque es una colección que está a punto de acabar pero si quieres leer algo de Vaughan yo casi me decantaría más por "Ex Machina", aunque "Y..." no te desagradará.
Ah, y no dejes de probar "Castle Waiting" aunque no es mío sino de la sra. (o srta.) Linda Medley.

PAblo dijo...

A ver, que es muy malo escribir rápido y no pararme a revisarme (y autocensurarme).
En el anterior comentario quería decir que estaba de acuerdo con Akbarr en que lo peor de "Y, último hombre" el dibujo. Sorry.