lunes, 11 de noviembre de 2013

“Thor: El mundo oscuro”, de Alan Taylor.



Esperada segunda entrega de la licencia cinematográfica de “Thor”, a la estela de la recomendable primera entrega de la que ya escribí por aquí, manteniendo el reparto que tan buen nivel mostrara en la primera entrega con la salvedad del cambio de director pues al inspirado Kenneth Branagh le ha sustituido el mediocre Alan Taylor, un director bregado en las series de televisión pero con un bagaje bastante corto en el cine

La paz reina en los Nueves Reinos donde Thor anda reparando los entuertos causados por su hermanastro Loki quién  está confinado en una mazmorra de Asgard, mientras  su enamorada Jane Foster languidece en la Tierra. Sin embargo, la tranquilidad se rompe cuando Jane es poseída por el Ether, un arma arcana de los antiguos enemigos de los asgardianos, los otrora poderosos elfos oscuros, derrotados hace eones y desterrados de la existencia por Bor, el abuelo de Thor. Sin embargo, próxima la Alineación planetaria que permitirá el renacimiento de los elfos oscuros su señor, Malekith, y sus huestes intentarán raptar a Jane para recuperar el poder del Ether aunque para lograrlo deban verse las caras con la circunstancial alianza de Thor y Loki.

A diferencia de la primera entrega, no se han escatimando en medios para intentar que la secuela cinematográfica de “Thor” estuviese al menos a la altura de la  primera entrega. Y se puede considerar, que en algunos aspectos se ha logrado e incluso superado el objetivo ya que estamos ante una película que no escatima en espectacularidad ni gastos en efectos especiales (ahonda incluso más en las esencias fantásticas del personaje pasando las localizaciones urbanas a un segundo plano); cuenta con un argumento muy adecuado al personaje que perfectamente podrían haber firmado los Lee, Thomas o Simonson; y un grupo de actores, que deja constancia del buen ojo de los encargados de su selección familiarizados ya con sus personajes porque en su mayor parte repiten lo que debería garantizar mejores interpretaciones .

Y sin embargo, a mí la película no me ha acabado de convencer, sobre todo como consecuencia de la dubitativa e impersonal dirección de un Alan Taylor no aguanta la comparación con un Branagh que, a veces discutiblemente, le daba una impronta personal a su Thor y lo hacía más interesante. Y es que  el impersonal Thor de Taylor es demasiado ambiguo y tributario de otras franquicias cinematográficas y unon por momentos no sabía muy bien si estaba viendo un refrito malo de la primera entrega, la trilogía del Señor de los Anillos de Peter Jackson o el “Hellboy y el Reino Dorado” de Guillermo del Toro. A partir de adaptar premisas ya trilladas, Taylor incluye la retahíla típica de toda adaptación marvelita que se precie, con sus cameos, continuarás (dos) y referencias que tanto pirran al fandom, pero dejando, al menos a mí, con el regusto que otro director con un poco más de empaque podría haber dado otro aire menos artificioso y una mayor trabazón al conjunto, perdiéndose la oportunidad de realizar una gloriosa adaptación del "Thor" de los cómics al cine porque historia había para ello. Por otro lado, no toda la responsabilidad sería del director ya que el reparto que en su mayoría repite no realiza interpretaciones a la altura de mis expectativas, salvo quizás el protagonista Chris Hemsworth y sus interpretaciones distan de resultar especialmente brillantes limitándose a cubrir el expediente con profesionalidad pero sin creerse demasiado ni disfrutar de lo que hacen.

En fin, “Thor: El Mundo Oscuro” hará las delicias de los seguidores de las franquicias marvelitas, que tendrán una buena dosis de soma de una fórmula plenamente consolidada y que sigue funcionando estupendamente dando buenos réditos en taquilla pero  el espectador más avisado y que busque algo más que mero entretenimiento atisbará bajo tanto artificio los costurones que en una buena historia deja una puesta sin demasiada brillantez, originalidad ni energía. Ojala que las próximas entregas de la saga sean más redondas.

4 comentarios:

Sebas Cepe dijo...

"...pero el espectador más avisado y que busque algo más que mero entretenimiento..." este es el problema de algunos, que buscan eso donde va a ser que no. Ya llevamos varias películas Marvel a las espaldas como para saber qué nos van a ofrecer, entretenimiento puro y duro ¿Qué nos gustaría otra cosa más profunda? Pues si, pero eso creo que no será hasta que Marvel se dedique a hacer películas más minoritarias y no orientadas a todos los públicos.
Eso no quita para admitir que la película podría haber dado para más pero a mi entender cumple las expectativas y algunas las supera.
Eso si, sigo echando muchísimo de menos a Hera, Balder, la Encantadora... espero que no sea cierto lo de pasar al Ragnarok en la tercera entrega sin pasar antes por presentar a estos personajes.

J.A.Rubio dijo...

Pásate por este crowdfunding
http://jarubioc.blogspot.com.es/2013/11/eurocorps-forever-lamina-e.html
y podrás colaborar en la edición de un cómic de superhéroes, ganando interesantes recompensas.
Si lo publicitas tampoco nos vendría nada mal.

Peúbe dijo...

>>"...pero el espectador más avisado y que busque algo más que mero entretenimiento..." este es el problema de algunos, que buscan eso donde va a ser que no.>>

Yo creo que la cosa ya no está en si hay entretenimiento o algo más, sino qué tipo de entretenimiento. ¿Del excelente, del malo o el del montón? Y Marvel se está colocando en el entretenimiento del montón.

PAblo dijo...

Sebas Cepe,

Yo a quién más echo de menos, aparte de a Balder, es al Verdugo y la Encantadora. LE darían vidilla a Asgard.

JA Rubio,

Publicitado queda.

Peúbe,

Claramente del montón, evidentemente.

No tiene nada de malo el cine de mero entretenimeinto sino cómo se plantea ese entretenimiento. Estas películas se han adaptado a una fórmula de éxito que más allá de directores y repartos les garantiza éxito en taquilla con bastante poco esfuerzo.

Aclaro que con lo de buscar "algo más" me refiero a cierta trabazón en la película.

Impacientes Saludos.