miércoles, 29 de mayo de 2013

“Mundo putrefacto 1: El reino verde”, de Scott Snyder, Jeff Lemire, Yanick Paquette, Steve Pugh, Marco Rudy y Becky Cloonan.



ECC Ediciones inicia la publicación de “Mundo Putrefacto”, el  primer megaevento del NUDC que aparentemente introduce un nuevo modelo en este tipo de acometer este tipo de historias que involucran varias colecciones al prescindir de la miniserie troncal con la que se cruzaban con más o menos relación las diversas cabeceras regulares por un modelo transversal en el que la historia se desarrolla en paralelo en dos o tres series más o menos en paralelo pudiéndose seguir de manera independiente. ECC parece que ha optado por publicar el megaevento en una cabecera propia e independiente en la que irán apareciendo los distintos episodios relacionados con la serie estando este primer tomo subtitulado “El reino verde” dedicado prácticamente aLa Cosadel Pantano al incluir los números 12 a 16 de la serie regular más su primer anual  y el número  12 de “Animal Man” que es una especie de prólogo de la saga putrefacta.

En esta primera entrega, se narra cómo La Cosa del Pantano y Animal Man, los adalides del Verde y el Rojo, se internan en la dimensión de la Putrefacción para enfrentarse a Antón Arcane, el campeón de la Putrefacción, en lo que se antoja el enfrentamiento final entre estos poderes. Sin embargo, los héroes caen en la trampa urdida por Arcane y cuando son expulsados de sus dominios en la Tierra ha pasado un año y se ha convertido en un Mundo Putrefacto en el que la mayoría de los héroes y villanos han muerto o han sido convertidos en esclavos de la Putrefacción y los núcleos de resistencia del Rojo y el Verde casi han desaparecido. Sin embargo, el regreso de La Cosa del Pantano puede suponer un giro y una nueva esperanza para los escasos resistentes siempre y cuando a través de la búsqueda que inicia de una supuestamente muerta Abigail logre vencer a Arcane y las hordas de la Putrefacción.
Jeff Lemire y Scott Snyder inician por fin la historia que llevan un año urdiendo en las cabeceras de “Animal Man” y “La Cosa del Pantano”, respectivamente. En esta primera entrega, comprobamos lo que Snyder ha urdido para el bueno de Swampy quién una vez más a lo largo de su carrera se verá separado de su amada Abigail e intentará contra todo y todos reencontrarse con su amor perdido. Sin embargo, si en otras etapas esta separación no era más que una actualización oscura del clásico de “La Bella y la Bestia”  en la que la separación de los amantes se debía más a factores intrínsecos y se convertía en una exaltación romántica del amor imposible en esta saga la separación es fundamentalmente física convirtiéndose en la excusa para que Snyder convierta a Swampy en una especie de Ulises del Mundo Putrefacto, un héroe de blockbuster superheroico, cuyos peligros en forma de espantajos y superhéroes corruptos ha de acometer para lograr su meta.

Bajo este planteamiento, Snyder monta sin demasiado esfuerzo una efectiva “road movie”, en la que Swampy avanza por unos Estados Unidos tomado por los putrefactos desplegando sus poderes ayudado por contados aliados,  cuyo máximo aliciente es comprobar los estragos que los monstruos han provocado en su ausencia. Un planteamiento más propio de un videojuego lineal en el que el héroe va pasando fases para encontrar en cada nueva misión (en este caso nuevo número) un enemigo peor que el anterior y que mantiene la atención mientras se desarrolla la lectura  gracias al talento desplegado por los dibujantes Yannick Paquette y Marco Rudy para hacer atractiva tan sencillo planteamiento.

Por otro lado, me ha hecho gracia como en el Anual, Snyder referencia la historia a los primeros episodios del “Drácula” de Stoker al convertir a un joven Alec Holland, todavía humano antes de transformarse en la Cosa del Pantano, en un trasunto de Jonathan Haker al que un Arcane/Drácula atrae bajo engaño a sus dominios. Allí, Alec y Abigail tendrán un primer encuentro que Snyder incorpora con oficio a la biografía de los personajes en una historia que se lee con agrado en buena medida gracias también al vistoso trabajo de una Becky Cloonan que en el maisntream sirve para un roto y un descosido dando con su estilo indie un tratamiento fresco a las versiones juveniles de los personajes  que salva correctamente la historia.
En fin, el “Mundo Putrefacto” de La Cosa del Pantanode Snyder se desarrolla con oficio pero sin excesiva originalidad en sus propuestas e interesará especialmente a aquellos que sean ya seguidores de la serie siendo bastante complicado que los que quieran seguir exclusivamente  esta saga aprovechando su publicación independiente logren enterarse de algo sin un conocimiento de lo anteriormente publicado. Veremos en las próximas entregas como va desplegándose la historia en el resto de las series involucradas en "Mundo Putrefacto".

4 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Hasta ahora no me he decidido a comprar este título de Swamp Thing, pero creo que al final me voy a decidir y voy a pedir los atrasados, pues me da la sensación que es de lo mejor que se ha hecho con el personaje desde prácticamente la década de los 80.

Saludos.

PAblo dijo...

Mo,

Bueno, no sé si Veitch, Morrison y Millar opinarán como tú. ;-D

Impacientes Saludos.

Daniel Merrick dijo...

A mí me está gustando más que la etapa de Morrison-Millar, la verdad, que me pareció un refrito de Moore "pero quiero ser más". Esto va en otra linea, más modernilla, entretiene mucho, y desde luego el dibujo sí está a años luz de las etapas más clásicas. Yo no me arrepiento nada de haberme hecho con los 3 primeros tomos de una tacada.

PAblo dijo...

Daniel Merrick,

Efectivamente, es otro tratamiento y precisamente por eso ya merece la atención. Un planteamiento más ligero y que busca sobre todo captar nuevos lectores. Está entretenido.

Impacientes Saludos.