lunes, 21 de enero de 2013

“The League of Extraordinary Gentlemen Century: 2009”, de Alan Moore y Kevin O’Neill.


Planeta acaba de publicar la nueva entrega de  La Liga de los Caballeros Extraordinarios” de los señores Moore y O’Neill ambientada en el año 2009 con la que se completa la trilogía “Century”, de la que ya comentamos aquí y aquí.

Tras su fracaso en intentar frustrar los planes de Oliver Haddo en1969, los miembros sobrevivientes de la Liga de los Extraordinarios Caballeros se han separado y abandonado su misión. En el oscuro y deprimente 2009, Alan Quatermain malvive en la indigencia, Mina Harker lleva cuatro décadas ingresada en un manicomio y Orlando mata el tiempo y a quién se tercie combatiendo de guerra en guerra. Sin embargo, cuando Prospero vuelve a ponerse en contacto con Orlando para que retomen su misión, este iniciará la búsqueda de sus compañeros para su enfrentamiento final con el Anticristo.

Incluso en sus obras menores, Moore es un autor por encima de la media y en un tebeo  decepcionante como ha resultado ser este último acto de “Century” incorpora elementos accesorios curiosos que lo disculparán a ojos de sus innumerables seguidores aunque difícilmente se podrá cerrar los ojos a un autor que abusa de la autoreferencia hasta el punto de caer en la parodía.

Moore construye “Century: 2009” a partir de una trama en exceso simple y predecible que se enriquece, como los dos primeros actos de “Century” y los anteriores volúmenes de "La Liga de los Caballeros Extraordinarios", de los guiños y referencias que el hermético Moore va incorporando para otorgarle algo de sustancia aunque al contrario que las anteriores entregas esta carezca de la ilusión de una continuación  que nos sorprenda y nos enfrenta con la constatación de un tebeo estructural y argumentalmente alejado del talento que el guionista ha demostrado en tantas obras anteriores.

Por tanto, “Century: 2009 es un desenlace decepcionante para las expectativas generadas en el que Moore presenta una visión decadente de un 2009 oscuro y desesperanzado en el que el mundo se encuentra inmerso en continuas guerras y una crisis económica y de valores permanente en el que la creatividad ha tocado fondo y para el que no propone soluciones constructivas ni alternativas. Resulta sintomático de esa crisis cultural, y habla bien de la fina ironía de Moore, que se cebe con los insulsos mundos mágicos de J.K. Rowlings y sus harripotteres que los autores disfrutan masacrando en una  metáfora en torno a la cada vez más frecuente violencia en las aulas que es de lo mejorcito del tebeo y, sin embargo, trate con una mayor benevolencia tanto al trío protagonista como a los más velados referentes que aparecen como personajes secundarios otorgándose una posición moral predominante y algo perdonavidas con la que Moore parece sentirse tan agusto.

Mucho más interesante que lo que nos cuenta Moore es lo que sugiere con sus habituales referencias metaficcionales poniendo en boca de sus personajes sus particulares obsesiones recurrentes en sus obras. De este modo, los cariacontencidos protagonistas se preocupan y preguntan en torno a las causas de la crisis de este nuevo milenio y sus manifestaciones culturales, las metarelaciones entre ambas  y sus causas al tiempo que Moore les otorga a los personajes consciencia de su propio condición ficcional y la fatalidad de su destino heroico en un curioso y fallido duetto operístico en el que interpretan algunas de las piezas de ·”La ópera de los tres centavos” de Bretch que en parte parece ser ha inspirado toda la trilogía.
 
En el aspecto gráfico, ya sabéis que  Kevin O’Neill es una de mis debilidades y realiza, en mi opinión, un gran trabajo volviendo a sorprender con su habilidad para recrear un Londres triste, distópico y decadente por el que transitan los personajes y que se convierte en un reflejo negativo y oscuro del luminoso y esperanzador que nos mostró en “1969 la anterior entrega de la serie incorporando, como es de recibo, múltiples referencias a la cultura popular para que pesquen –pesquemos- los aficionados a esos juegos .

En definitiva, “Century: 2009” supone un triste final para el último volumen de La Liga de los Extraordinarios Caballeros”, aun cuando los más fieles seguidores del barbudo de Northamptom disfrutemos de su erudición y espíritu crítico aun cuando  vengan envueltos en una fórmula tan desgastada y artificiosa.

3 comentarios:

Jordi T. Pardo dijo...

Kevin O’Neill será el motivo para que me acerque a este último número después de la decepción de las anteriores entregas... cuando Alan Moore parece que sólo escribe para él sus obras resultan farragosas y pesadas. Para mí, sólo los dos primeros tomos de LOEG tienen sentido y resultan un pastiche de lo más entretenido... el resto, a falta de leer Black Dossier, creo que son cómics muy inaccesibles y eso nunca es bueno.

Jero Piñeiro dijo...

Pues a mí no me ha decepcionado en absoluto, y tampoco me ha parecido especialmente inaccesible. Moore simplemente ha cambiado las referencias victorianas por otras acordes al momento histórico en que sucede cada entrega, así que es normal que si allí se hablaba de Moriarty, ahora se mencione a Harry Potter. Sobre la calidad del tebeo: "La liga de los extraordinarios caballeros", desde sus primeros volúmenes, siempre ha sido un divertimento sin más pretensiones que ver a Moore retorciendo y combinando su enorme cultura literaria, más pendiente del quién es quién que de la complejidad argumental o dramática. Para mí "2009" tiene todo el sentido del mundo después de "1910" y "1969", y cosas como el SPOILER



"Julie Andrews ex machina" del final




SPOILER

me han parecido hilarantes. Pero bueno, como se suele decir, para gustos los colores.

PAblo dijo...

Jordi T. PArdo,

Bueno, a mí tampoco me parece que "Century" sea tan inaccesible aunque sí resulta más farragosa en general que los dos volúmenes anteriores y las referencias son menos reconocibles.

Jero Piñeiro,

A mí el conjunto de "Century" me parece irregular y especialmente el desenlace que supone "2009" decepcionante con una trama excesivamente simple y facilona teniendo en cuenta que estamos hablando de un autor de la categoría de Moore.

Por supuesto, en el tebeo hay detalles rescatables pero los buenos detalles no impiden que el trasfondo de la historia me haya parecido facilón y flojo.

Pero, claro, la mía es solo una opinión más.

Impacientes Saludos.