jueves, 27 de diciembre de 2012

“Jeremiah: Integral 2”, de Hermann Huppen.




Planeta vuelve a la carga con la segunda entrega de la serie de integrales con la que está recuperando un clásico como el Jeremiah” de Hermann en la que recoge los inencontrables en la anterior edición de Grijalbo cuarto a  sexto álbumes de la serie original con títulos tan seductores como “Los Ojos de Fuego”, “Un cobaya para la eternidad” y “La Secta”.

Se puede decir que  “Los ojos de fuego”  cierra el primer gran ciclo de la serie, en el que más apegado se mantuvo Hermann a las convenciones aprendidas del Western al lado de Greg en "Comanche", al culminar el reencuentro por fin del joven Jeremiah con uno de sus parientes perdidos en una historia rocambolesca en la que Hermann brilla impresionantemente a nivel gráfico mostrando espectaculares espacios naturales. La historia es un tanto desconcertante –algo, por otro lado, que encanta a un autor que siempre ha presumido de ir por delante de sus lectores- presentando a unos Jeremiah y Kurdy enfrascados en su rastreo mientras por otro lado los esclavos de la reserva india – los indios convertidos en el Western posapocalíptico de Hermann curiosamente en un disciplinado ejército- intentan escapar ayudados por un quintacolumnista al tiempo que, aparece y desaparece, de la historia un siniestro ilusionista cuyos objetivos Hermann no desvelará hasta el final. “Los ojos de fuego”, como casi todos los de Hermann es una historia que gana con las relecturas y muestra a un autor que va ganando confianza en el desarrollo de sus habilidades como guionista incorporando diversas subtramas que acaban de confluir finalmente en el reencuentro entre Jer y su tía.

En “Un cobaya para la eternidad”, Hermann abandona definitivamente cualquier ilusión que pudiera haberse hecho el lector de la época porque se ciñera al género Western (por muy posapocalíptico que este sea) y cambia completamente el giro de la serie en una historia en la que critica los peligros de la Ciencia desatada al convertir a Kurdy en víctima de un viejo conocido que con engaños le lleva hasta una siniestra comunidad dirigida por un científico que al parecer ha encontrado el secreto de la eterna juventud. “Un cobaya para la eternidad” es una historia fascinante en la que Hermann profundiza por primera vez en la guadianesca personalidad de Kurdy al tiempo que construye un conmovedor y triste final al atisbo de romance que Jer tuvo con Cheryl. Hermann construye una magnífica trama de historias en paralelo en la que vuelve a mostrar la disparidad de los dos personajes principales, Jeremiah y Kurdy, tan antagónicos como complementarios,

En “La Secta”, Hermann presenta a Jeremiah y Kurdy como escoltas en el viaje de  un influyente personaje y su familia. Durante el viaje, los miembros de la partida vivirán todo tipo de vicisitudes y peligros hasta que se verán engañados por los miembros de una siniestra secta para que encuentren refugio en su sede sin sospechar que se acabarán convirtiendo en unos estupendos sacrificados. Hermann trata directamente el tema de las sectas destructivas en una rica trama en la que vuelve al Western y en la que coquetea con el género del terror y en la que realiza un magnífico trabajo al retratar los distintos personajes que aparecen en una historia resuelta con pericia y en la que el autor acaba por fin de alcanzar su madurez como autor total.

Respecto a la edición, en esta nueva entrega parece que se ha realizado un especial esfuerzo por subsanar los defectos de la primera y no he notado las erratas y errores que abundaron en la anterior entrega y la reproducción resulta más cuidada aunque –evidentemente- ganaría a un tamaño superior. A pesar de ello, en estos tebeos  el dibujo de Hermann luce espectacular y sus complejos y sorprendentes guiones muestran a un autor implicado con su obra, construyendo álbum a álbum una de las series de Ciencia Ficción más singulares y hermosas que uno ha leído.

3 comentarios:

jorge dijo...

Que super serie...para mi lo mejor de Hermann, este monstruo del cómic europeo.

tengo casi todas sus obras... y casi nunca defrauda..

Grande, grande este autor...

Un saludo

Jorge
La imaginación dibujada.

tristan dijo...

PAblo,

una gran serie de un autor dando todo lo que tiene. Me acuerdo que el álbum Una cobaya para la eternidad me impresionó en su momento y releyendolo ahora me sigue pareciendo una gran historia.

Pacientes saludos.

PAblo dijo...

Jorge,

Desde luego. Para mí es el mejor autor de BD vivo.

Tristán,

El tema con las reediciones es que se recuperan las obras pero se pierde parte dle impacto para los nuevos lectores que supusieron en su momento.

_Y con todo creo que los álbumes de este volumen han resistido el paso del tiempo bastante bien.

Impacientes Saludos.