lunes, 9 de julio de 2012

“Drácula”, de Robin Wood y Alberto Salinas.

Algo bueno he tenido que hacer desde que empezó el año porque los editores magos no han traído el “Drácula” de Robin Wood y Alberto Salinas como pedí por aquí. Y no solo eso, sino que la alegría se incrementa al comprobar que a la continuada pero discontinua labor que desde hace un par de años ha realizado 001 Ediciones ofreciéndonos obras de Wood de calado como “Gilgamesh El Inmortal” y “Savarese” se suma ECC Ediciones con la apuesta en firme más importante que se ha realizado en España por la obra del paraguayo proyectando toda una Biblioteca sobre Robin Wood - que incluirá en los próximos meses, aparte de “Drácula”, obras imprescindibles como “Nippur”, “Dago” o “Dax”- que viene a remediar en parte el incomprensible e injusto ninguneo de décadas al que la industria nacional condenó al paraguayo.

Drácula”, publicada originalmente para el mercado italiano en el que Wood es una figura a principios de los noventa, es una obra idónea para descubrir las cualidades de Wood antes de embarcarse en otras más extensas como las mencionadas “Nippur o “Dago”. En “Drácula”, Wood muestra su pasión por la historia y su dominio de cualquier tipo de genero ofreciendo una completa biografía del Drácula histórico desde su infancia hasta su muerte, un Vlad El Empalador, que antes de convertirse en icono vampiro por obra y gracia de Stoker, una de las figuras más sanguinarias, oscuras y ambiguas de la Historia Europea.
En “Drácula”, Wood muestra su inteligencia a la hora de acometer con habilidad la biografía de un personaje tan rico y complejo como Vlad Tepes, a medio camino entre la realidad y la leyenda, optando por el relato realista en primera persona por parte del mismo Drácula de su  biografía a un escribiente antes de partir hacia su campaña final. Con este recurso, Wood salva la necesidad de un excesivo rigor histórico en su narración y poder dar rienda suelta a su imaginación en la recreación del personaje–no olvidemos que, a pesar de la labor de documentación realizada por el guionista, no estamos ante un ensayo histórico, sino ante un tebeo cuyo principal fin es entretener-  justificando el engrandecimiento de su controvertida figura manteniendo la objetividad hacia el protagonista. De este modo, Wood logra el más difícil todavía y ofrece al lector un acercamiento completo y complejo abarcando las diferentes facetas del Drácula histórico, azote de los turcos y héroe de los rumanos, para que sea cada lector el que enjuicie al personaje.
Aunque se podría pensar que la incorporación de ese narrador interpuesto entorpecería y ralentizaría la lectura, Wood lo solventa desde el principio merced a sus soberbios diálogos, barrocos y concisos al tiempo que en el género histórico brillan aun más, y la claridad en la descripción de las situaciones del complejo marco en el que se mueve el personaje en la frontera de los reinos cristianos de los Balcanes con el pujante Imperio Otomano. El único guiño fantástico que Wood se permite es la introducción de una bruja que al estilo de las de “MacBeth” o “Las 7 Vidas del Gavilán” en distintos momentos de la narración avisa sin éxito sobre el fatal destino que le espera a Drácula.
La labor de Wood se ve potenciada por el talento del magnífico dibujante con el que colabora, el argentino Alberto Salinas, quién enseguida capta el enfoque que le quiere dar a la obra el guionista y lo enfatiza con su versión de Drácula, un personaje de aspecto medieval, oscuro y feroz, cuya figura agranda presentándolo en primer plano respecto al resto de los personajes que van a apareciendo en la obra y se contrapone con la romántica que Stoker ofreció en su novela. Por otro lado, Salinas es un maestro de la anatomía y la narración con lo que la historia se desarrolla con claridad, precisión y fluidez, aprovechando con sentido la composición de página en función mediante viñetas desiguales. Por otro lado, ECC Ediciones ha optado por una edición muy popular, accesible a cualquier bolsillo, y con una un buen nivel de reproducción en blanco y negro en lugar de la edición original a color italiana, con lo que la precisión del trazo de Salinas se puede apreciar a la perfección aunque se haya perdido el color directo del original por el camino.
Respecto a la edición, parece ser que Wood la ha revisado y ha reescrito los textos para la última parte de la obra con lo que quizás estamos ante la versión definitiva de la obra. Sin embargo, y  a pesar del cuidado puesto en la edición el único pero que se le puede poner es cierta confusión en el nombre de algún personaje marginal, Estanislao/Stanislav, cuyo nombre en ocasiones se opta por traducir y otras no. Un pequeño detalle que no emborrona el disfrute de la obra.
 
Vista la calidad y la cantidad de obras anunciadas, parece que este va a ser por fin el año Robin Wood en España. Disfrutémoslo.

10 comentarios:

Alberich el Negro dijo...

Lástima el tamaño (como siempre), porque claro que importa...

Saludetes.

jorge dijo...

Aquí si que merece gastar unos euros. hace poco me llevé un alegrón con Gilgamesh y ha salido el número 2.

Este tiene muy buena pinta cae fijo.

Una pena el formato, pero mejor eso que nada.

Que se animen también con Alcatena.

Un saludo
Jorge
(la imaginación dibujada)

PAblo dijo...

Alberich El Negro,

...Y eso que es algo más grande que en el que suelen publicar este tipo de material clásico. La reproducción es aceptable y la edición tiene un enfoque popular lo que no me parece mal.

Jorge,

Con Alcatena, Wood hizo "El Mago" que se distribuyó en España y del que tengo pendiente una entrada desde hace años y que fue el tebeo con el que yo descubrí a Robin Wood. A ver si lo encuentro y lo releo.

Tampoco estaría de más que se recuperara el Batman de Alcatena que fueron un puñado de números exquisitos aunque por lo que parece ECC de momento no publica material DC clásico.

En fin, que hay tebeos para aburrir...

Impacientes Saludos.

Mo Sweat dijo...

Yo también me alegro por esta iniciativa de ECC, aunque debo decir que el otro día, hablando con un ilustre librero especializado, éste decía que todo esto le parecía casi un suicidio por parte de ECC; que aparte de que en España DC no está vendiendo ni un pepino en comparación a Marvel, arriesgarse con un material de mucha calidad pero de muy difícil salida en el mercado nacional actual puede salirte muy caro...

...Por mi parte solo espero que se equivoque, puesto que la iniciativa me parece muy interesante a la par que necesaria. Y muy especialmente Nippur de Lagash.

Saludos.

PAblo dijo...

Mo,

Yo más bien creo que es un intento de diversificar el catálogo más allá de DC precisamente con un material del que poco a poco se ha generado curiosidad en los lectores españoles.

Las ediciones están ajustadas de precio y pueden atraer nuevos lectores a la editorial que no sean precisamente seguidores de DC y si las ventas no acompañan imagino que siempre están a tiempo de cancelar la Biblioteca.

Por otro lado, no sé como está el tema de los derechos de estas obras para Sudamérica pero si ECC las puede reeditar allí también seguro que van a tener muchísima aceptación porque Wood es un idolo más allá que aquí lo conozcamos cuatro.

Ojalá tengamos Nippur, Dago y demás por mucho tiempo.

Impacientes Saludos.

Liponidas dijo...

Hola Pablo!
Yo todavía estoy saltando en una pata de lo alegre que estoy de poder ver el trabajo de Wood en España. Lo leí desde pequeño en viejas revistas de mi padre, mal editadas, pero me invitaban a viajar por el mundo antiguo como no me sucedió con otros autores.
Esta edición me parece más que correcta, en formato comic-book y por menos de 10 €. Recordemos, como dice Pablo, que fué ninguneado durante décadas entonces es una forma acertada de acercarse al público de ECC, que es principalmente pijamero, y a partir de aquí al resto de lectores.
Todavía no salieron a la venta Nippur ni Dago, que espero con ansiedad. Larga vida al maestro Robin Wood!
Y Alcatena debería caer. Creo recordad que se publico su Hawkworld en los 90's, pero Alcatena se siente más libre dandole rienda suelta a su imaginación. Llegará alguna vez "Acero Líquido"?

Emocionados saludos

Anónimo dijo...

Este me lo acabo de comprar gracias al Critikrator. Si que es un poquillo más grande, pero sobre todo más barato. Me parece bien. -Horripilante diseño de cubiertas, eso sí-. Me apunto al Dago.
Con Alcatena hizo el 'Merlín', 'El Mago' es de Barreiro, y, por cierto, que estoy que salto ya que hace poco que pude hacerme con la continuación en italianosquera (que es como el italiano normal pero con rotulación mecánica y en unas revistas muy feas).
Ya lo he dicho otras veces, y han caído pocos, solo dos, me quedan tres álbums argentinos del Marco Polo de Alcatena: los compré por cinco euros, se enviará uno a quien lo pida por esos mismos cinco euros más lo que cueste el correo (pesa poco, tapa blanda). Si vienen este verano por el Viñetas, o tienen una prima en la Coruña, entrega en mano. También se juega a intercambiar tebeos.

Ismael Sobrino

PAblo dijo...

Liponidas,

Estoy de acuerdo en tus apreciaciones. La relación calidad-precio es correcta.

Aparte de "Nippur" y "Dago" que salen a fin de mes (creo) para Agosto anuncían "Dax". Y si a eso unimos la publicación el mes pasado del segundo tomo de "Gigamesh" en menos de seis meses se va a publicar más obra de RW en España que en los treinta años anteriores.

Me apunto a todo lo que se publique de Alcatena, especialmente sus trabajos argentinos e italianos. Algunas cosillas hay reseñadas en el blog.

Y sí, "Hawkworld" de Truman y Alcatena lo publicó Zinco en España como hace dos décadas así que ya va tocando reedición. ;-D

Impacientes Saludos.

Peúbe dijo...

Me extraña lo de "con el blanco y negro se aprecia mejor el trazo" porque en esta edición no es así. La impresión del dibujo es offset y la de los bocadillos digital. Esto quiere decir que los bocadillos están perfectamente definidos pero el dibujo está borroso y si se acerca el ojo se notan los puntitos.

Quiero creer que es por los materiales originales, que no eran perfectos, y no por un error a la hora de imprimir unos originales definidos.

Aparte de ese detalle que molesta bastante, el cómic en sí lo que tiene es unos diálogos excelentes. No se leen conversaciones tan contundentes e inteligentes a menudo.

PAblo dijo...

Peúbe,

A mí no me ha parecido que la reproducción sea mala aunque evidentemente no es perfecta.

Coincido contigo que para esta edición - e incluso me atrevería decir que para casi todo el material que se viene editando de Robin Wood- no se ha contado con originales porque es material que nos llega con varias décadas de retraso y las editoriales argentinas donde se publicaron originalmente creo que no cuidaban excesivamente el tema de los materiales. Claro que quizás me equivoque...

Sobre el tema de los diálogos, estoy de acuerdo. Robin Wood es seguramente el guionista en español que mejor trabaja los diálogos, sin desmerecer los textos.

Creo que el único al que le he leído diálogos tan buenos es Abulí.

Impacientes Saludos.