viernes, 3 de febrero de 2012

Una opinión (más) sobre las precuelas de “Watchmen” y el cabreo de Moore.

Ya imagino que andará todo el mundo al tanto de la polémica que se ha suscitado de nuevo en torno a la nueva línea de miniseries que desde DC han anunciado sobre el universo y personajes relacionados con el "Watchmen", de Alan Moore y David Gibbons, realizadas por lo más granado de los autores que tiene la editorial actualmente en nómina.
Moore, como era previsible, se ha cabreado, como ya le pasó cuando anunciaron el estreno de la adaptación cinematográfica de Snyder, y buena parte de los aficionados y blogueros se han puesto en seguida de su parte, declarando la maniobra de DC malvada, ladina y pérfida, la obra de Moore sagrada y ellos fieles que no van a pecar y se mantendrán puros e incólumes sin leer ni comprar los tebeos de marras.
Vaya por delante que yo entiendo la pataleta de Moore y simpatizo con la causa, pero me temo que esta vez se equivoca y poco puede hacer teniendo en cuenta que los derechos de los personajes pertenecen a DC, que los adquirió de la antigua Charlton y pueden hacer con ellos lo que quieran. De hecho, lo raro es que durante 25 años hayan respetado sus deseos y no haya sido hasta ahora, un cuarto de siglo después de la aparición de la obra -¡¡ pero solo un par de la peli de Snyder, eh!! – hayan decidido explotarla (y es que “Watchmen” de Moore y Gibbons es la releche, pero se necesitan argumentos para la segunda peli y tienen que otear el mercado para ver qué gusta y qué no entre la muchachada…) poniendo toda su maquinaria en marcha.

Cada vez estoy más convencido que las grandes obras –e incluso las pequeñas- desde que se hacen públicas y pasan al acceso de cualquiera están expuestas no solo al disfrute de los lectores y el elogio de los autores sino también a su reinterpretación, adaptación a otros medios y exploración de los mundos que crean por otros (Pasó hasta con el Quijote o la Biblia que tuvieron y tienen unas cuantas versiones apócrifas…). La mayor parte de las veces estos trabajos serán mediocres, sobre todo en un medio tan enfocado al negocio como es el cómic industrial actual en el que la calidad artística y la originalidad son valores secundarios. Pero, sin embargo, también en ocasiones estas obras de aluvión han proporcionado - y lo seguirán haciendo- historias interesantes e incluso superiores a los originales de los que partieron como el mismo “Watchmen”, de Moore y Gibbons prueba. Por todo esto, yo no voy a hacerle ascos a esta nueva línea de cómics sin haberla catado, aun sabiendo que tendrán el listón muy alto, ni demonizaré a sus autores simplemente por haber decidido aceptar el encargo, tal y como hizo el ahora divino y picajoso Moore hace tantos años. Y es que hay que tener claro que los manzanos no pueden dar peras ni los cerdos volar.Watchmen” de Moore y Gibbons es una obra maestra del cómic y del género supeheroico y seguirá siéndolo dentro de veinticinco años entre los aficionados al cómic -me temo que al resto del mundo está polémica y el pataleo de Moore no le importará un pimiento, mientras que a DC le encantará porque no deja de ser publicidad gratuita- y el que los tebeos estos de “Before Watchmen” no le lleguen a la altura del betún o se conviertan en la nueva revolución del género de la que se nutrirá otros 25 años no afectará ni un ápice a esa consideración entre los aficionados que la hayan leído. Moore, como artista, debería estar tranquilo. Lo demás, es solo dinero y eso poco importa.

12 comentarios:

Jero dijo...

A mí me parece una mala idea. Como se dice por ahí, esos mismos autores podían haber dedicado el mismo tiempo y esfuerzo a obras de nueva creación o a la revitalización de otros personajes (¿Azzarello y Bermejo en "The Question"? ¡compro!) y, claro, las ventas hubieran sido menores, pero yo (y muchos otros) lo hubiésemos visto con mejores ojos. Conste que los leeré y trataré de no juzgarlos desde la postura de soy-un-talibán-de-Watchmen-y-DC-es-el-diablo. Ni boicots ridículos ni pataletas de fan irracional. Nadie está reescribiendo "Watchmen", del mismo modo que las flaquezas de "All-Star Batman & Robin" no anulan las bondades de "The Dark Knight Returns" (aunque Miller haya insistido en que pertenecen a la misma continuidad).

Juan Rodríguez Millán dijo...

Yo creo que esto se contesta solo con los antecedentes del propio Moore. Él sí habló de hacer una secuela de Wacthmen en 1985, si la serie original tenía éxito. Él sí sigue haciendo secuelas (muy interesantes, por cierto, aunque no te lo haya comentado antes) de The League of Extraordinary Gentleman. Él no tuvo reparos en reinventar legados de otros autores, como recordaba Straczynski en una entrevista que hizo con Swamp Thing o Superman. Entonces... ¿dónde está el problema? Watchmen es cultura popular y como tal está sujeta a reinterpretaciones de otros autores.

Si DC tiene los derechos, adelante, porque además de tener la razón desde un punto de vista creativo, la tiene desde el punto de vista legal. Además, la editorial habló primero con Moore para proponérselo, cosa a la que no estbaa obligada, y Moore dijo que no.

Por lo demás, totalmente de acuerdo contigo. Lo más normal es que sean inferiores a Watchmen. Pero no sólo de obras maestras vive el hombre. No te digo ya el lector.

keiser Soze dijo...

Saludos. En primer lugar, excelente artículo, como es habitual en este blog.
Y en cuanto al tema Watchmen lo tengo muy claro, ni pienso comprarlo ni leerlo. Lo que hace grandioso a Watchen y a su autor es que creó unos personajes de los que podían haber salido cientos y cientos de comics, y en cambio sólo hizo 12 números y fin. Y esa grandeza se va por el retrete. y lo peor es que no pasará mucho tiempo para que salga un V de Vendetta Returns, donde alguien tomará el legado de V. En fin, estamos en una época donde innovar no es una alternativa, y donde solo prima los remakes y los reboot, yo seguiré leyendo mi Watchmen, que creo que en la décima lectura sacaré bastante más que en la primera lectura del "Before".
Un saludo

tristan dijo...

PAblo,

Estoy básicamente de acuerdo contigo y por supuesto entiendo a Moore. Pero todo esto me parece tan decadente; el género de los superheroes me parece tan agotado, tan mediocre, tan superando tan sin emoción, energía, talento ni sorpresa que supongo que le seguimos prestando atención porque hace treinta años estuvo en el apogeo y porque muchos (no es mi caso) empezaron a leer tebeos con los superheroes. En fin que entiendo lo que los chicos de Muchachada Nui llamaron "cabreo Moore". Todo un clásico.

Pacientes saludos.

Yvon dijo...

No me parece comparable lo que van a hacer estos autores con Watchmen y lo que hizo Alan Moore con los personajes de la Charlton o la cosa del pantano.
Moore cogió unos personajes que no le interesaban a nadie, se lo curró, e hizo unas obras interesantes y que han gustado.
Aquí lo que se va a hacer es aprovechar el tirón que tiene Watchmen y su exito e intentar exprimirlo un poco más.
Está claro que legalmente DC tiene todo el derecho del mundo a hacer lo que quiera. Los personajes son suyos y que los use como quiera. Lo que critico, y supongo que el resto del mundo también, es por así decirlo la "ética artística" del asunto.

WOLFVILLE dijo...

A mi me parece un poco rastrero esperar unos añitos hasta el último momento en que ya saben que Moore jamás va a volver a trabajar con ellos -tras su reciente ruptura con Gibbons, la directiva y hasta con su querida Karen Berger debido al "quitame allá esos derechos" y a la peli de las narices- y entonces, moralmente blindados y como las ratas, contraatacar con precuelas innecesarias. Por mucho que se pretenda defender lo lícito económicamente del movimiento de DC (que lo es, ojo, los derechos son suyos) moralmente es bastante más dudoso que decidan continuar con una obra pasando tres kilos de la opinión de uno de sus autores.

Porque sigo sin entender qué tiene que ver el hecho de que los personajes de Watchmen estuvieran basados en los de Charlton cuando solo tienen que ver con estos en dos o tres aspectos superficiales. Y además con una obra nacida con la intención de ser una maxiserie CERRADA. Al contrario que "La Cosa del Pantano" o "La Broma Asesina", que todo el mundo esgrime como ejemplos de tebeos con personajes que ya existían antes de Moore y al que él aporto algo -como si Straczinsky and Co. fueran a hacer algo remotamente similar a lo que supuso Moore en el comic de los 80- y que parece que si él pudo coger a Swampy o a Batman, Superman, etc... cualquiera puede coger a "Watchmen" y hacer lo mismo. ¿Acaso "Swamp Thing", "Superman" etc... nacieron con la intención de ser series limitadas o cerradas? Amos hombreeee....

¿Y lo de hacer un relanzamiento de todo un universo con predominio de autores escoria (Liefeld, Lodbell, Daniels...) y dejar el caviar para este lanzamiento publicitario, eso como lo calificamos? Al fin y al cabo ya sabemos de qué va todo esto, y tú lo apuntas al final perfectamente. Dinero. Y cada vez más asquerosamente vamos a por el dinero en todo ámbito. Cuando es más importante la pasta, o un editor, que los propios autores, mal vamos. Muy mal.

Saludos.

David dijo...

A mí me da igual (no me parece mal como a Jero, vamos). ¿Por qué no pueden revitalizarse estos personajes?
Ni que Watchmen fuera Tintin (Ja,ja; sí, estoy siendo malo)
También tengo claro que el Watchmen original está ya ahí... como también lo estarían los de Tintín en caso de que se permitiera que otros autores siguieran la serie...
Pero mira, me acuerdo ahora de unas palabras de uno de los que va a hacer este nuevo Watchmen y de una entrada de mi blog.
Darwyn Cooke:
"De hecho, no. Lo de Authority vale, lo acepto, a ver qué sale! Son personajes originales y es el tema del cómic. No hay problema. En Los Ultimates es como " Eh, tío, ¿Qué cojones estás haciendo con Hulk y qué sentido tiene eso? ¿Tienes de veras la necesidad adolescente de que se sepa que has hecho un cómic donde el tipo verde destroza las calles gritando que está cachondo? ¿Hay algún sentido más allá de eso? Porque no se lo veo. Este tipo de degradación sobre estos personajes me preocupa. Un montón de tipos dirán: "Vamos, tío. ¡Te has quedado demasiado viejo! Eres un aburrido." Pero es más bien "No. No lo soy! No leo cómic de superhéroes. No entiendo por qué los adultos estáis tratando de robar estos personajes a los niños. No sé por qué os estáis apropiando de algo que ha tardado 30 años en construirse, por qué lo estáis arruinando en cuestión de dos o tres meses."
Y aquí, sigo pensando lo mismo que entonces:
No estoy de acuerdo con el planteamiento de Darwyn Cooke (lo cual no quiere decir que lo considere un viejo aburrido ). No leo muchos tebeos de superhéroes, pero disfruté mucho con los Ultimates (al menos hasta que me cansé del asunto).
Ver a ese Hulk no anulaba ni destruía a la Masa que leí de niño.
¿Que el problema no es ese? ¿Que en teoría esos personajes estaban destinados "a los niños" según Cooke? Bien. Entonces, viejo aburrido no, pero "cerradito" y "conservador" pueden ajustarse mejor.

No hay nada sagrado en la ficción. Nadie va a estropear o destruir a un personaje, un libro o una película porque dé su versión del asunto, sea la que sea. La obra original siempre estará ahí. Y en el caso que menciona Cooke, hay treinta años de tebeos para que los niños sepan que Hulk no era un pervertido.
Un saludo.

Robur dijo...

La pregunta supongo que no es si nos parece bien o mal, sino si nos los vamos a comprar. Yo hay un par por lo menos que casi seguro.

Lo que jode es que lo haga DC contra los deseos de Moore, porque como dices versiones y revisiones y precuelas y continuaciones de todos los clásicos de cualquier forma artística existen y se disfrutan, aunque por lo general no superan a los originales. Y vamos el genero de superheroes en concreto es pura autofagia desde hace decadas.

Adolfo dijo...

Nadie pide que esta nueva obra esté a la altura del Watchmen original porque es muy difícil por no decir imposible. Lo único recomendable es que esté a un nivel adecuado y digno y no arrastre el nombre de unos personajes icónicos por los suelos. De todas maneras, si Spider-man, Batman o el Capitán América han tenido historias absolútamente patéticas y son mucho más icónicos que Rorschach y demás (espero que los poderes mentales de Moore no detecten tal blasfemia), por mucho que le duela a Alan, me temo que tendrá que esperar y ver que pasa. Yo me los pienso leer.

PAblo dijo...

Jero,

No es culpa de los autores que en el fondo son unos meros trabajadores a los que les ofrecen un contrato y tienen que trabajar. De hecho, probablemente para ellos también supondrá un reto e intentarán dar lo mejor de sí, imagino.

Esto no es nuevo...¿No echábamos pestes cuando Darwyn Cooke se animo a seguir "The Spirit"? Y al final hizo algo bastante aceptable, por poner un ejemplo.

Juan,

De acuerdo con tus argumentos. El problema principal viene porque Moore está dolido por las adaptaciones que se han hecho de sus obras y el trato recibido por DC. Ha debido de haber algún tipo de problema de comunicación que se nos escapa...

Keyser Soze,

Bienvenido y gracias.

Me parece una postura muy respetable la tuya aunque no la comparta. Lo que vaya a ser "Before Watchmen" no va a empañar los méritos de la obra de Moore y Gibbons ni para bien ni para mal.

El problema de la falta de originalidad no es de ahora aunque sí es cierto que cada vez es más evidente dada la intercomunicación que hay entre los diferentes medios que hace que cualquier idea que "venda" sea explotada hasta la extenuación.

La originalidad conlleva riesgo y ese concepto combina muy mal con el de máximo beneficio que es el que más preocupa a las grandes multinacionales del entretenimiento.

Tristán,

Es posible, pero no restrinjas ese razonamiento exclusivamente a los superhéroes cuando son aplicables a cualquier otro. Otra cosa, es que esos contenidos te resulten más atractivos.

Yvon,

¿Y por qué no es comparable? Al menos los personajes de la Charlton y de Swamp Thing le interesarían a sus creadores (No sé si a Wein y a Wrightson el que jugase Moore con su criaturita...).

Vamos, en el fondo esta es una polémica tan antigua como el comic book y surge del mismo problema tanta veces señalado...Los personajes no son propiedad de los autores sino de las compañías que pueden hacer con ellos lo que quieran.

Wolfville,

No sé si es rastrero o no pero yo creo que realmente lo que les interesa -más allá de los cómics- es buscar argumentos para la segunda peli de "Watchmen". Por eso se hace ahora y no antes.

David,

Estoy de acuerdo.

Robur,

Cierto. De hecho hay algunas portadas realmente chulas.

Y sí, lo que fastidia es el tema que no se haya podido llegar a algún tipo de acuerdo con Moore y este no haya dado el placet.

Adolfo,

Tienes razón y apuntas una cosa interesante con esa comparación con obras que se han convertido en verdaderos iconos de la cultura popular capaces de resistir cualquier historia -e incluso años y años- de historias birriosas. ¿Es "Watchmen" un icono que se encuentre en la misma altura? Yo sospecho que todavía no y en parte de ahí proviene el miedo de Moore a que se vea su obra relacionada con otras que teóricamente van a ser más mediocres...

Impacientes Saludos.

WOLFVILLE dijo...

¿Y esa teoria que defendéis algunos de que esto es buscar carnaza para nuevas películas de Watchmen de donde sale? Porque que yo recuerde el film del Snyder fue un fracaso de taquilla. Eso normalmente equivale a no vamos a rodar una secuela en 20 años mínimo.

PAblo dijo...

Wolfiville,

Mira, me has picado la curiosidad y he comprobado los datos de la peli en la wiki. Resulta que el presupuesto fueron 130 millones y recaudó algo más de 185. Yo no hablaría de fracaso...

No sé si es una teoria mía o no, pero yo soy de la opinión que todo esto surge a raíz del cine y el negocio que pueda generar que siempre será muchísimo mayor que el que genera la industría del cómic.

Hay que preguntarse el por qué se hace esto ahora y no se hizo antes, cuando a lo mejor Moore estaba más receptivo. Simple y llanamente por dinero.

Pero, vamos, es mi opinión simplemente.

Impacientes Saludos.