lunes, 17 de octubre de 2011

“Superman: Identidad Secreta”, de Kurt Busiek y Stuart Immonen.



Estos días que a más de uno se le nota con la depre subida y ya aventura el principio del fin del género superheroico como consecuencia del Reboot de DC (si cada vez que DC monta un mal megaevento que vende un montón y no gusta ni a los aficionados y ni a los críticos se acabase el género este habría sido consumido por la antimateria hace muchos años) se me ha ocurrido rescatar”Superman: Identidad Secreta” miniserie para la línea Elseworld realizada por Kurt Busiek y Stuart Inmonen hace algunos años ya y publicada en tomo por Planeta en España, como ejemplo de un buen tebeo superheroico, comercial e inteligente que demuestra –igual que muchos otros, aunque sean propuestas situadas más en los límites del género- que este no solo no está muerto sino que ha evolucionado para incorporar aparte de una enorme oferta mainstream de tebeos olvidables obras interesantes y que merecen ser destacadas y revindicadas.

Partiendo de una idea aparecida en “DC Comics Presents 87”, Busiek hace una reformulación del concepto clásico de Superman –y por extensión del superhéroe- explicando, a lo largo de los cuatro episodios que forman la miniserie, las distintas problemáticas y evolución que un Superman/Clark Kent de una Tierra sin superhéroes y en la que estos son solo héroes de los cómis afrontaría a lo largo de su vida (adolescencia, juventud, madurez y senectud).

Busiek medita acerca de un viejo concepto del cómic de superhéroes que parece se ha ido perdiendo en los últimos tiempos – o bien los guionistas no han sabido sacarle suficiente partido si exceptuamos quizás a Robert Kirkman en “Invencible”- que es el de la identidad secreta, mostrando como su Clark Kent lucha por mantener el anonimato e intentar llevar una vida normal y protegerse a sí mismo y a su familia (respecto a la que también se plantea mantener el secreto) del villano de la historia que en este caso sería el gobierno.

Busiek, como ya hiciera en otras de sus obras más reconocidas como “Marvels” o “Astro City”, hace participe al lector de su fascinación por la figura del superhéroe clásico aunque en esta ocasión – a diferencia de “Marvels” donde incorporaba un personaje intermedio que era el vehículo de sus meditaciones y fascinaciones- deja que sea el propio protagonista a través de las anotaciones de su diario el que transmita al lector sus pensamientos, preocupaciones, miedos y anhelos en un diálogo directo con el lector. Es curioso como Busiek aprovecha su profundo conocimiento del género superheroico para mostrar unos conflictos a los que se enfrenta su Superman adolescente calcados a los que cuarenta años antes desarrollara Stan Lee y Steve Ditko en “Spiderman” mientras que otras situaciones –como el ocaso del héroe- el propio Busiek se ha encargado de desarrollarlo en “Astro City”. Busiek se preocupa por hacer un superhéroe accesible y humano en el que, al margen de sus hazañas heroicas (que generalmente no tienen trascendencia para el público porque son precisamente secretas) desarrolla una fructífera y exitosa vida personal y laboral de lo más convencional.

En el aspecto gráfico, el canadiense Stuart Immonen realiza un excelente trabajo creando una atmósfera oscura y realista que recuerda a otros autores como Michael Lark, John Paul Leon o Steve Epting que se contrapone con la espectacularidad y luminosidad hueca que suele imperar entre los dibujantes de “Superman” aplicando el color grafico directamente a un minucioso acabado a lápiz. Immonen mima los detalles y las texturas para dar verosimilitud a la historia y que resulte creíble para el lector el que, durante el rato que está leyendo el tebeo,pueda existir en nuestro mundo de no ficción un Superman que secretamente vele por nosotros en algún lugar.

No nos decepcionemos por lo más grueso de la producción superheroica y no creamos que dentro del bosque de una producción industrial que busca la rentabilidad económica casi a cualquier precio no hay árboles capaces de ofrecer muebles de primera calidad que satisfagan al lector más exigente dentro de un género que, como todos, pasará por momentos mejores o peores pero forma parte por derecho propio de nuestras fantasías como especie. A estas alturas, se puede criticar a la industría pero no se puede dudar del potencial del género. Y obras como "Superman: Identidad Secreta" son buena prueba de ello.

13 comentarios:

Akbarr dijo...

Pues a mi me ocurre al revés, lo que me dejó absolutamente frío y decepcionado fue este comic. Claro, que tampoco he leído nada del reboot de DC ;-)

JEP dijo...

Saludos PAblo.

Muy buen tebeo el que comentas.

Mi trayectoria con Busiek ha sido tortuosa. Empecé con los Untold Tales, que me gustaron mucho (debería releerlos, que ya han pasado más de diez años, y me da que no habrán envejecido mal). Luego, cayó Marvels (aunque era anterior), y no sé por qué no me gustó tanto.

Luego vinieron trabajos más mainstream como los Vengadores y cada vez el Busiek ese me gustaba menos. Con la excepción de Astro City (y no todo), dejó de interesarme. Y mira que hasta probé con aquello de los Shockrockets, por cierto y si no recuerdo mal, de Inmonen también, cuánto ha caído desde entonces...

Pero este de Superman: Identidad Secreta me lo compré casi de refilón, por recomendación de alguien que no lee casi nada del género, y sí que me gustó.

En fin, creo que en el artículo explicas bastante bien lo que puede significar un tebeo así en la situación actual del género.

Yota dijo...

Para mi es el mejor tebeo que se ha publicado jamás de Superman, Busiek supo captar la esencia del personaje aún cuando no era Clark Kent el protagonista...

Desde que lo leí por primera vez hace seis años estoy enamorado de esta obra.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Me sumo a esa admiración absoluta por esta obra (que a mí me llegó como regalo vía suscripción a otro título, para que veas los extraños caminos que permiten descubrir estas maravillas...), para mí de lo mejorcito que se ha hecho de Superman y, por extensión, del género de superhéroes. Y me alegra que haya sido este título el que te haya llevado a reivindicar el género. Comparto la decepción con el reboot de DC, pero eso no me quitará la ilusión por seguir buscando (y encontrando) grandes títulos a reivindicar como éste. Gran entrada.

PAblo dijo...

Akbarr,

Pues entonces no te pasó al revés que lo del Reboot todavía no sabes si te gusta o no.

JEP,

Busiek es una de mis debilidades personales y creo que sus aportaciones al mainstream no han sido suficientemente reconocidas. No he leído un cómic suyo que no sea como mínimo entretenido y generalmente sus ideas sobre los conceptos superheroicos me parecen muy bien traídas.

Yota,

Pues a mí precisamente me parece que uno de los logros del tebeo es que precisamente el protagonista es Clark Kent y no Superman que plantea realmente como el "alter ego" de Clark y no al revés. ;-D

Eso sí, si no el mejor uno de los mejores tebeos de "Superman" que he leído.

Juan,

Bueno, he reivindicado este título porque me parece paradigmático de mi posición sobre la situación actual del género en el que caben obras interesantes con buenas ideas poco o nada desarrolladas y está protagonizado precisamente por el superhéroe más icónico que existe, pero hay muchos otros tebeos de superhéroes interesantes. Lo que está claro también es que no estamos en los ochenta una época de las más fructíferas del género y que muchos aficionados más o menos de mi edad -treinteañeros y cuarentones- tomamos como modelo nostálgico sin percibir realmente lo excepcional que fue.

Yo, de momento, no he leído nada del Reboot pero no me ha decepcionado porque no esperaba gran cosa de una maniobra de marketing tan obvia. Eso sí, me llama muchísimo la atención que de las más cincuenta colecciones que se inicían no haya ninguna salvable por lo que he leído que comentan los que sí se las han leído. De todos modos, son números unos y para saber como evoluciona una serie tal y como están las cosas habrá por lo menos que esperar a que acabe el primer arco argumental de cada una de ellas... Una ola pesimista parecida ocurrió con "Hora Cero" hace ya unos cuantos años... Y ni los superhéroes se acabaron ni DC se arruinó ni nada. Pase lo que pase e incluso poniéndonos en el peor de los casos seguirá habiendo género de superhéroes porque estos están lo suficientemente insertados en la cultura popular como para que sigan resultando atractivos a los lectores más allá que nos guste o no lo que tal o cuál compañía mainstream haga o deshaga con sus personajes en un momento concreto.

Impacientes Saludos.

Akbarr dijo...

Vaya, acabo de darme cuenta de que el tebeo que yo estaba recordando era otro, "Superman: tierra uno". Con tantas veces que nos han contado los orígenes de Superman de mil y una formas ya me hago un lío tremendo. :-P

Guido Cuadros F.A. dijo...

Para mí el género superheroico (al menos el que produce DC y Marvel) está muerto hace tiempo, ya llegó a su límite de reciclaje, hace muchísimos años que no se ve ni pizca de originalidad ni ideas nuevas en este género. En todo caso, si sigue vivo, es un muerto viviente.

Claro, el universo ABC de Moore demostró que sí se puede seguir innovando dentro del género, pero lamentablemente ninguno de los guionistas regulares de DC o Marvel está en las mínimas condiciones de llegarle siquiera a la zuela del zapato a Alan Moore. Y eso de trabajar con los mismos personajes de franquicia de siempre, repito, hasta el reciclaje tiene un límite y este ya fue rebasado hace mucho tiempo.

Arion dijo...

Cuando la leí me encantó. No sé por qué Busiek hizo un trabajo tan poco interesante en la colección regular de Superman, mientras que en Secret Identity se luce.

PAblo dijo...

Akbarr,

"Superman: Tierra Uno" es de JMS y Shane Davis. Es bastante posterior a "Identidad Secreta" y bastante más pobre a todos los niveles.

Guido,

Pues yo creo que no. Que el género puede aportar todavía muy buenas historias y tú mismo das un buen ejemplo con, por ejemplo, "La Liga de los Caballeros Extraordinarios", "Promethea", "Top Ten" y "Tom Strong" a las que podrían unirse unas cuantas más.

Otra cosa es que surjan con la fluidez de antaño o insertas en una serie de continuidad como, por ejemplo, pudo ser el DD de Miller, los 4F de Byrne o el Hulk de Peter David.

No es un problema de trabajar con los personajes de franquicia, es un problema que los ejecutivos de las grandes corporaciones a las que pertenecen esos personajes motiven a los autores y les den la famosa libertad creativa para arriesgar. Eso es lo que falla básicamente.

De todos modos, no desesperemos, aunque no sea con los personajes icónicos siempre pueden inventarse otros para contar grandes historias. En eso precisamente también fue inspirador Moore con su Miracleman o Supreme.


Arion,

Me parece que en las series regulares andaba también un tal Geoff Johns haciendo de las suyas, mientras que esta miniserie según cuenta Busiek en la intro de "Identidad Secreta" es un tebeo que preparó durante bastante tiempo. Ya se sabe que dos gallos en el mismo corral...

Impacientes Saludos.

Mo Sweat dijo...

Curiosamente ayer estaba escribiendo un par de líneas sobre esta obra, dentro del que será el post más ambicioso de la historia de mi blog.

Yo soy de los que opinan que es una de las mejores obras de los últimos tiempos; y es que además soy un fan absoluto de Immonen, que me parece, si no el mejor, uno de los artistas más grandes y completos del panorama actual.

Saludos.

PAblo dijo...

Mo,

Inmomen es muy bueno. Estaré pendiente a ese post que promete.

Impacientes Saludos.

David dijo...

Pablo...pero esto ya es bastante eeeh..."viejo", ¿no?
A mí me los regaló un amigo hace ya unos añitos. Si lo mejor del género pasa por obras de hace tiempo... Bueno, ya me entiendes.

Y sobre este.
A mí me gustó. Y mucho, además. Podría comentar aquí cosas como que la relación de Superman con el enlace de gobierno (ese "no sé si hubieran ocurrido las cosas de haber estado yo allí..." o aquello de que al final sí le regalaría la botella....) Esa amistad "forzada" me gusta mucho. Podría hablar de otras, pero como Mo está con el post más ambicioso de la historia de su blog... lo dejaré para allí (ja,ja). Espero que no te moleste.
Un saludo.

PAblo dijo...

David,

No tan viejo que es del 2004. Más bien lo he elegido por paradigmático y porque dio la casualidad que lo andaba releyendo pero hay otros posteriores que tampoco están mal.

Busiek cuida el fondo y esos detalles son los que diferencian a unos guionistas de otros. Tiene un toque "Casablanca", incluso, ¿no te parece?...

Impacientes Saludos