domingo, 5 de junio de 2011

¿El Reboot DC o un nuevo episodio de una Crisis Infinita?

Ya os habréis enterado todos en que consiste el nuevo golpe de efecto de Dan Didio y Jim Lee, los editores de DC, para el macroevento de la temporada: reiniciar desde el número 1 nada menos que cincuenta y dos colecciones regulares protagonizadas por lo más granado del interminable panteón de la compañía, sin preocuparse por temas de continuidades y demás y dando libertad a los autores –ya será menos- para hacer y deshacer en cuanto a orígenes, secundarios, uniformes y demás parafernalia que adornan los tebeos para adaptarlos a que ellos suponen son los gustos de los lectores más jóvenes.

En realidad, Didio y Lee no inventan nada nuevo sino que se limitan a aplicar, con la falta de originalidad que les caracteriza, el principio más básico del editor de tebeos: Si una serie no vende bien –o vende pero se quiere que venda más- se reinicia de nuevo desde el número uno porque los gurús del marketing (y los contables) sostienen que los números uno siempre venden más añadiendo a los lectores habituales nuevos que se animarán a seguir las colecciones sin tener que hacerse con los retrasados y bla bla bla sin que importe en este caso cerrar de cualquier manera o dejando sin cerrar las tramas existentes, cargándose la continuidad y pasando de los artistas y los friquis que les compran los tebeos…

En este nuevo Reboot, Didio y Lee aplican esa técnica de marketing más vieja que la capa de Superman “a la americana”, es decir, a lo grande en una medida que no deja de esconder un punto de desesperación. Y es que como el conjunto del Universo DC cada vez vende menos pues lo empiezo todo de cero, elevando la técnica del número uno a la quincuagésima segunda potencia… Pan para hoy quizás, pero hambre para mañana cuando el reinicio no vaya acompañado más que de mediocridad que, salvo honrosas y puntuales excepciones, lleva enquistada en la compañía desde hace décadas al no otorgar una auténtica independencia creativa a los artistas que tienen que limitarse a no estropear el macroevento programado de la temporada con alguna idea propia y limitarse a evitar que la imagen de los personajes difiera demasiado de las que han “vendido” en las series, los videojuegos y las películas obviando a todos los lectores marginales que que siguen y siguen comprando –o leyendo- sus tebeos y perciben que cada vez son más malos.

Y lo peor es que estos gurús parecen haber olvidado que algo así ya fracasó hace unos quince añitos, cuando en la otrora llamada Casa de las Ideas decidieron inventarse esa aberración que fue “Heroes Reborn” una apuesta similar en menor escala a los argumentos que ahora proclama Didio que casi acaba con Marvel (y en el que curiosamente andaba metido también el amigo Lee). ¿Le saldrá mejor ahora? Yo creo que no.

En el tebeo industrial de superhéroes o “mainstream” lo que importa son las ventas y cerrar el año con beneficios (o con pocas perdidas). Preocuparse por la calidad de las historias es lo de menos, lo que importa es vender más tebeos y si no es posible lograrlo con historias originales pues se acuden a maniobras efectistas como esta como en su momento ya se inventó el guest starring, el crossover y el megaevento y sin alejarse nunca demasiado de los patrones impuestos por las franquicias cinematográficas que para algo son las que cortan el bacalao.

Porque esa es otra…el tebeo industrial de superhéroes se ha entregado alegremente a convertirse en el campo de ensayos del cine, las series de dibujos y los videojuegos y para facilitar esto DC Cómics ahora solo es una parte de un grupo que se llama DC Entertaiment dentro de un pez aun más grande llamado Warner Bros.

No cuento nada nuevo y esto creo que ya lo tenemos todos asumido, pero partiendo de cero que las cosas se podrían hacerse mejor que como se están haciendo. Es decir, si quieres probar nuevos conceptos en los cómics que sean nuevos de verdad y no que se dediquen como parece a magrear los ya existentes hasta la extenuación en un círculo vicioso de mediocridad y medidas efectistas de crisis -literal- infinita que se resume en lo que hago hoy, lo deshago mañana.

DC no tendría que lanzar 52 números uno, tendría que chapar definitivamente 52 series y empezar de cero con nuevas ideas, personajes y libertad para los autores. De otro modo, esto no es más que la misma cantinela aburrida de siempre.

6 comentarios:

Crowley dijo...

Y digo yo, ¿Harras no tendrá nada que ver en esto?, lo digo porque Didio es bastante incompetente y como parece que Harras pretende hacer otro Ounslaught con Flashpoint, o hacer otra Spider-Girl con Superman Beyond... No sé, no sé...
Desde luego, como bien dices, la solución no es sacar nuevos números 1, sino pararse un poco y hacer buenos comics, no lo que nos traen cada mes...
Otra duda que me asalta es, ¿qué harán cuando Action Comics o Detective Comics alcancen una nuemeración (sumando la anterior y la nueva) de esas que son jugosas para un especial de cifras redondas... Vease un número 600, 1000, por decir algo... ¿Harán como Marvel y volverán a la numeración anterior?...
Dudas, muchas dudas...
Un saludo

Crowley dijo...

Por cierto,
En la votación de los calvos (en la que ya he votado), yo hubiese optado por King Mob de The Invisibles o por Spider Jerusalem.
Un saludo

Goku_Junior dijo...

Como lector de Marvel y eventualmente de DC estoy muy a favor de esta renumeración y es que todos sabemos que la calidad media de los cómics de DC es MUY baja. Vamos que por una serie buena tienen cinco que son mierda. Sino fuera por Batman y Green Lantern no venderían absolutamente nada.

Ahora, este volver a empezar, reboot o como quieran llamarlo debería ser algo significativo de verdad y que se note en la calidad de las series, sino que se hundan o dejen de sacar cómics para vender muñecos, series y películas.

Me parece muy triste que todo se reduzca al final a que esto es un negocio y hay que sacar el mayor rendimiento de todo dando igual la calidad del producto, pero bueno, supongo que así es con todo.

Espero que de verdad cambie algo en DC Comics aunque estando Didio y Jim Lee por ahí... pufff

Arion dijo...

La verdad es que DC me ha decepcionado tanto desde que Didio es el editor que simplemente ya no confío en ellos (y por tanto no compro cómics de DC).

La influencia de Bob Harras está en reunir al grupo de los '90s, Jim Lee ya estaba allí pero ahora también tienen a Adam Kubert, Greg Capullo y Scott Lobdell. Es como los '90s ... todo de nuevo.

www.artbyarion.blogspot.com

Francisco Manuel Rodríguez Álvarez. dijo...

DC me parece que comienza a oler un poco a refrito ¿No creen? parece que se quedaron sin ideas innovadores, sin capacidad para sorprendernos.

Pero por otro lado me gustaría hacerle una pregunta PAblo: ¿Sabe algo del autor noruego Jason? ¿Está realizando una nueva obra?

http://ricksclub.blogspot.com/

PAblo dijo...

Crowley,

Pues no me extrañaría porque es de la misma cuerda que estos caballeros. Sobre tu pregunta, imagino que aprovecharán el tirón del marketing del número 1000 para vender más tebeos manteniendo la numeración del nuevo volumen. Vamos, lo que hicieron los de Marvel.

Siendo un poco malvado, ¿esos dos calvos no son primos hermanos? ;-D

Goku_Junior,

Pues ojalá tengas razón, pero a mí me da que no.

Y sí, es un negocio además cada vez de un modo más evidente.

Arion,

Sí, como en los noventa...Brrr.

Francisco Manuel Rodríguez Alvárez,

Bienvenido. Más que a refrito a mí me da que está instaurado el principio del "todo vale" y eso puede ser muy peligroso.

Sobre Jason, este mes en teoría tiene que aparecer "Los hombres lobo de Montpellier".

Impacientes Saludos.