domingo, 12 de junio de 2011

“1Q84”, de Haruki Murakami.

Por fin he acabado la última y esperada obra de Murakami, “1Q84”, seguramente la obra más ambiciosa del escritor japonés de la que Tusquets ha publicado con discutible criterio las dos primeras partes de una trilogía inacabada, quedando en suspenso la futura aparición de la novela que concluirá las aventuras de sus protagonistas.

En estas novelas, Murakami nos narra las peripecias de Aomame y Tengo en el año 1984. Se trata de dos treintañeros que coincidieron de niños pero que desde los diez años llevan vidas separadas. Mientras ella es una exigente entrenadora personal que actúa como asesina a sueldo siguiendo su personal código de honor, él fue un niño prodigio que sobrevive dando clases de matemáticas en una academia mientras intenta labrarse una carrera literaria apadrinado por un peculiar editor. Poco a poco, Aomame y Tengo irán ahondando en sus propios miedos e inseguridades personales al tiempo que irán descubriendo los misterios que los rodean inmersos en un mundo paralelo al que todos conocemos pero en el que cada vez serán más evidentes para los protagonistas sus sutiles e inquietantes diferencias, 1Q84, el mundo de las dos lunas.

Murakami vuelve a hechizarnos en estas dos novelas en las que explora sus temas de siempre (la soledad, la relación entre los universos ficticios y la realidad…) en una historia cuyo planteamiento recuerda un poco a la excelente “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo” aunque en esta ocasión el coqueteo con los teóricamente géneros menores como el thriller, el fantástico o el terror son más que evidentes. En una estructura de narración paralela alternando los capítulos protagonizados por los dos protagonistas –Tengo y Aomame- Murakami se descubre como un maestro del suspense para mantener intrigado al lector desde la primera página, dosificando perfectamente la información e incorporando interesantísimas subtramas que acaban encajando a la perfección en el hilo principal aunque quizás, hasta que podamos valorar la obra en su conjunto, resulte lo más atractivo de esta obra el mimo con el que describe a todos y cada uno de los enigmáticos y atrayentes personajes que pueblan el relato y la aparente sencillez con que mezcla elementos de género con astucia para lograr un resultado tan original como coherente con su producción anterior. Y es que a estas alturas no voy a descubrir las excelencias narrativas de Murakami un magnífico escritor de sobrio estilo que además logra en sus obras el equilibrio justo entre la cultura occidental y la nipona por lo que no es de extrañar que sea un superventas entre los lectores de ambos mundos.

En esta ocasión, vuelve a dejar patente marcadas influencias literarias occidentales que aparecen en muchas de sus obras anteriores como Kafka, Carroll o el mismo Orwell al que homenajea en el mismo título de la obra pero más allá de esas reminiscencias y las constantes referencias a la música y el cine occidental que pueblan todo el volumen, la obra está marcada por el perfeccionismo del japonés, dando como resultado la que quizás sea la mejor obra del autor.

Para los que no hayan leído nada anteriormente de este escritor esta obra, a pesar de sus más de setecientas páginas y estar inacabada, es una excelente carta de presentación y para los que lo conozcan el reencuentro con un escritor total llamado a lograr antes o después el Nóbel. Y si no, al tiempo.

Más Murakami en El lector impaciente:

"Tokio Blues"

9 comentarios:

Joan dijo...

Mi mujer es una apasionada de este autor, devora sus libros. Yo no había he leido nada suyo, pero comencé el otro dia "Sputnik, mi amor", y la verdad es que me está gustando bastante. Después de alucinar con "El ruido eterno" de Alex Ross, es todo un cambio...
Saludos

Robur dijo...

A mi Murakami me gusta mucho pero tengo que dosificarlo. Mi favorita por ahora es Kafka en la orilla. Aun tengo After Dark en la pila de lecturas pendientes

Blueberry dijo...

Yo lo tengo aquí encima, desde hace un tiempo deseando hincarle el diente...y ya me falta poco. De Murakami me he leido casi todo, quizás lo único que me falte sea Sputnik.
Me gustan esos ambientes Kafkianos, aunque en el Pájaro me parece mas Carroll

PAblo dijo...

Joan,

Le tengo ganas a "El ruido eterno". A ver si un día de estos...

Pues si te gusto "Sputnik mi amor", aquí también te gustará porque tiene algunas similitudes.

Robur,

Por norma no me leo dos libros seguidos del mismo autor, e incluso procuro variar los géneros. Por ese motivo al ser este "1Q84" en realidad dos novelas se me ha hecho algo redundante. La verdad es que con la edición conjunta Tusquets no le hace ningún favor a Murakami.

Blueberry,

Pues de la suma de "Sputnik" y "Pájaro" surge "1Q84".

Impacientes Saludos.

Carlos dijo...

En 2006 compré Tokyo Blues porque sonaba mucho Murakami. Me duró 8 páginas... No sabía de qué iba, no comprendía nada, no ligaba nada... Un desastre.

5 años más tarde, hace unos meses, me compré "De qué hablo cuando hablo de correr". Digamos que me engancha por motivaciones que tenemos ambos. No obstante, percibo "algo" en su escritura, más allá del tema deportivo.

Retomo Tokyo Blues... Y LO DEVORO. Me encantó: realmente opiáceo.

De ahí salto a 1Q84 y también me gustó, aunque ardo en deseos en saber cómo va a concluir la novela porque no acabo de entrever un final acorde a la expectativa.

Estoy ahora con "A la caza del carnero salvaje", acabándolo... Un poco enfermizo lo mío con Murakami. CReo que después de este último, reposaré unos meses hasta el tercero de 1Q84.

PAblo dijo...

Carlos,

Bienvenido.

Tu comentario demuestra que hay ocasiones en que somos nosotros los lectores los que no estamos preparados para un determinado libro por lo que sea y eso no significa que no tenga calidad.

Impacientes Saludos.

amapro dijo...

soy una lectora que disfruta mucho con este autor, el primero que leí hue Tokio Blue y me atrapó.Acabo de leer 1q84...de un tirón. Deseando llegue el final.
un saludo. Lenga

PAblo dijo...

Amapro (¿Amparo?),

Bienvenida. "Tokyo Blues" también anda comentado por aquí.

Impacientes Saludos.

Lalo Navarrete dijo...

No he leído ningún libro de Murakami, pero sí he echado un vistazo a sus entrevistas, a diversos artículos y reseñas de sus libros, y lo que queda es un escritor pomposo sin identidad, que plaga sus obras de referencias al Japón y la cultura pop occidental para el postureo. Lo creo fervientemente, he leído varios fragmentos suyos y también análisis de su obra, y no vale nada. Y por lo que él mismo dice, escribe las obras sin pensar ni planificar, y ha declarado que le suelen salir cosas muy raras. ¿Este el escritor tan aclamado para el Nobel? Como siempre, los lectores dejando entrever su escaso criterio, porque leer apenas un fragmento de novela y sentir vergüenza ajena...
En serio, a los que leéis esta mierda, dejad ya de leerla y recomendarla, no hagáis tanto mal a la literatura aclamando estas "cosas".