miércoles, 10 de noviembre de 2010

Mantlo-Gaiman: Las dos caras del genio.


Leo en 999 y Flora y Fauna que ayer fue el cumpleaños de Bill Mantlo (59) y hoy es el de Neil Gaiman (50), lo que me pone fatalista y me hacen reflexionar sobre la esquiva y loca fortuna que es esto de la vida.

Por edad, ambos son casi compañeros de generación (aunque cada uno se situaría en un extremo) renovadores, en su momento, del cómic mainstream norteamericano de los ochenta y noventa por la originalidad de sus propuestas. Ambos, por diferentes motivos, eligieron realizarse en otros ámbitos ajenos al medio, lo que quizás no deja este -o su miope industría- en muy buen lugar . Gaiman como escritor de novelas, Mantlo ejerciendo como asistente legal en una asociación del Bronx neoyorquino.

Aquí acaban las similitudes. Hoy en día, Gaiman es un autor respetado y admirado al que la fortuna le sonríe con un relativo éxito literario, adaptaciones cinematográficas de sus obras, reediciones cíclicas de sus mejores cómics y lucrativas incursiones en el cómic más comercial. Mientras tanto, Mantlo sufre la peor de las suertes languideciendo invalido, internado de por vida consecuencia de la mala hora en que un hijo de puta al volante se lo llevó con su coche por delante cuando patinaba, disminuido en sus capacidades, necesitando ayuda constante y con una situación económica precaria a la que no ayuda precisamente que sus cómics no sean reeditados y su obra difundida sólo recordada y valorada por los aficionados más veteranos.

Las dos caras de la fortuna aplicadas a dos grandes escritores que ejemplifican eso de que unos nacen con estrella y otros estrellados. Fijado quizás nuestro destino sin que podamos hacer (bueno, se puede ayudar a Mantlo adquiriendo este libro aquí) ni decir mucho.

Felicidades a ambos.

6 comentarios:

Omoloc dijo...

Ya ni así se le puede ayudar. Esa revista (muy recomendable para fans de Marvel de los 80) tuvo una tirada limitada y ya no quedan ejemplares.

Aun se vende en formato digital en wowio, pero creo que solo se puede comprar desde USA.

Se puede hacer un donativo a Mike Mantlo, su hermano pequeño que le tiene a su cuidado, o bien comprar re-ediciones americanas (de las europeas no ve un duro) de sus obras, como la reciente re-edicion de Capa y Puñal.

La putada es que gran parte de sus obras eran franquicias de las que Marvel ya no tiene los derechos (ROM, Micronautas...), y por lo tanto no pueden ser re-editadas.

Me gusta tu artículo, lo robaré para los admiradores de Mantlo.

Salu2!

Bruce dijo...

Lo que ha dicho Omoloc.

David dijo...

Pues vaya. Una pena.
Pero yo no diría que nació estrellado.
Tuvo la suerte de poder trabajar en lo que le gustaba, escribir grandes cómics y tener incluso un club de admiradores. Es una pena que la cosa terminara como terminó...y sí, ojalá hubiera tenido más suerte...pero bueno, ya me entiendes.
Un saludo.

PAblo dijo...

Omoloc,

Bienvenido.

Los de Panini podían apuntarse un tanto haciendo algo parecido a lo que va a hacer Planeta a partir del mes que viene con Gene Colan, reeditando algunas de sus obras y destinando parte de los beneficios de la obra al artista. Por pedir que no quede...

En la página del libro ponía que estaban preparando una edición en castellano. ¿Se quedó la cosa en proyecto?

Lo de las series franquiciadas clama el cielo. Son algunos de los mejores trabajos de Mantlo...

Gracias. Si te dejo que robes no es robo.

Bruce,

Idém que Omoloc.

David,

Sí, te entiendo, pero pese a trabajar durante años en algo que le gustaba Mantlo lleva un montón de años sin poder valerse por sí mismo con lo que mucha suerte no ha tenido. Todo es cuestión de perspectivas y enfoques.

Yo he usado a grandes rasgos su historia y la de Gaiman para intentar señalar lo azarosa que es nuestra existencia, así que Carpe Diem, que dirían los antiguos.

Impacientes Saludos.

Goku_Junior dijo...

Me has dejado en shock.

Es muy triste que grandes y buenos autores acaben de esa manera. Es muy triste. En esta vida no basta con ser bueno en algo, hace falta tener suerte también ya que la justicia de esta vida es ciega y no ayuda a quien lo necesita sino a quien le ha tocado.

PAblo dijo...

Goku_Junior,

Probablmente es que esa justicia de la que hablas en el fondo no existe, mientras que la fatalidad sí. Con todo, hay muchas circunstancias que influyen en nuestro destino. Eso sí, cosas como el atropello de Mantlo son desgracias ante las que poco se puede hacer.

Impacientes Saludos.