viernes, 19 de noviembre de 2010

“Conan, El Cimmerio: Cimmeria”, de Timothy Truman, Tomás Giorello y Richard Corben.

Leído el primer arco argumental de la nueva serie de Conan de la que ya comentamos algo por aquí, “Conan, El Cimmerio”, que incluye los primeros siete primeros números publicados por Planeta, podemos profundizar un poco más allá del tono y la calidad de la serie publicada por Dark Horse.

En este arco argumental, nos encontramos con un Conan que regresa tras sus primeros viajes (narrados en “Conan, la leyenda”) a su Cimmeria natal en pleno invierno. En el desarrollo del viaje, se encontrará con su primer amor, una bella y salvaje cimmeria que fue entregada en prenda de una titubeante tregua al jefe de los vanires y que ahora huye de vuelta a su tribu tras descubrir que está embarazada del hijo del jefe cimmerio (quién por otro lado fue el que se cargó la tregua anterior). Conan ayudará a la muchacha a escapar de los vanires y sus sobrenaturales aliados al tiempo que los rescoldos del antiguo amor parecen revivir.

Tengo que decir que me ha entretenido bastante esta historia que reúne todos los elementos que se pueden esperar en una historia de Conan, aderezado por algo que en la mayor parte de los tebeos Marvel del personaje fallaba, el cuidado de la ambientación. En ese sentido, la historia construida por Truman supuestamente inspirada libremente en “El hombre oscuro” howardiano y por extensión en la clásica “La noche del dios negro” de Roy Thomas, Gil Kane y Neal Adams (aunque francamente yo le veo pocas similitudes) describe perfectamente las diferencias entre los distintos pueblos del norte –cimmerios, vanires y aesires- al tiempo que realiza una cuidada caracterización de los distintos personajes y sus reacciones no dejando nada al azar. Los elementos fantásticos aunque tienen un peso importante en la historia son introducidos en su dosis justa para que encuentren su justificación dentro de la historia. Aparte de la labor de un sólido Truman que hilvana con habilidad la historia principal protagonizada por Conan con los flashbacks en que se introducen las aventuras de su abuelo Connatch, hay que destacar a un Tomás Giorello que confirma su calidad mostrándose como un gran excelente narrador capaz de dar un toque propio a su enfoque de las aventuras de Conan. Sin embargo, el gran reclamo es la labor de un Richard Corben que se encuentra muy a gusto ilustrando las aventuras de Connatch que realmente parecen hechas a su medida y encuentra un buen aliado en José Villarrubia quién sabe ajustar su labor para realzar los lápices del de Missouri.

En fin, que a mí me ha convencido y entretenido “Conan, el cimmerio” y tengo curiosidad por leer el nuevo arco argumental en el que se ofrecerá una nueva versión de “El coloso negro”. Sin embargo, a la edición de Planeta hay que ponerle el único defecto de su elevado precio que hará que muchos potenciales compradores se lo piensen dos veces.

4 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

Corben está espléndido, por supuesto, como es habitual en él. Giorello irá a más en la serie, en los próximos arcos argumentales estará cada vez más brillantes. Creo que en el que está apunto de acabar en Estados Unidos, Iron Shadows in the Moon, ha alcanzado una nueva cima a la altura de los comics clásicos de Marvel. Y Truman está siendo un magnífico guionista para Conan.

Por otra parte, no sé por qué dices que esta historia se inspira en La Noche del Dios Negro. No sólo no se parece en nada, sino que es imposible que se adapte este relato ya que Dark Horse tiene como política para Conan centrarse sólo en las historias que Robert E. Howard escribió para Conan, y esta es de otro personaje suyo.

PAblo dijo...

Fran,

Me alegro que Giorello vaya a más en las próximas entregas (yo sigo la serie en castellano) porque de la triada de creadores era el que menos confianza me inspiraba (por desconocimiento por mi parte) a priori.

Corben es una garantía siempre y Timothy Truman desde que lo descubrí en "Scout" es un guionista que me ha parecido como mímimo solvente.

Respecto a lo de "La Noche del Dios Negro" yo lo que quiero decir es que no le veo el parecido (releyendo la entrada veo que he colado un "no" que cambía completamente el sentido del paréntesis).

La idea de la posible fuente de inspiración de esa historia clásica la apunta -que tampoco la afirma- Francisco Calderón en el artículo del nº 7 de Planeta pero más allá de un par de conexiones (la presencia de un antiguo amor de Conan y desarrollarse en Cimmeria) las historias no tienen mucho más en común. Por otro lado, con estas cosas nunca se sabe (tendremos que preguntárse a Truman)...

Ah, y es cierto "El hombre oscuro" es un relato de Robert E. Howard pero no lo protagoniza Conan sino Turlogh O'Brien y el relato lo adaptó Thomas libremente en "La noche del dios negro" (como ya sabes).

Voy a quitar el dichoso "no" ese...

Impacientes Saludos.

Fran G. Lara dijo...

El problema con el Conan de Dark Horse es que el equipo previo de Busiek y Nord dejaron el listón muy alto, así que Giorello se enfrentó a ciertos prejuicios. También es cierto que el dibujante a ido a más. Del mismo modo, el tandem que se anuncia para el próximo arco argumental, The Road of Kings, parte con recelos por parte de los lectores.

Respecto al arco argumental Cimmeria, el parecido de la adaptación de Truman con la que hizo previamente Thomas reside en que ambos han seguido el mismo camino. Han rellenado el hueco acudiendo al pasado de Conan para darle un motivo de volver a casa. Truman ha recurrido a personajes que creó en Nacido en el Campo de Batalla.

Si te apetece leer sobre el último arco argumental completo publicado en los USA (totalmente libre de spoilers), Free Companions, date una vuelta hoy por El Pequeño Misántropo, esta mañana he colgado un artículo al respecto. Y la semana que viene acaba otro arco argumental más, Iron Shadows in the Moon.

PAblo dijo...

Fran,

Los lectores de cómics somos reacios a los cambios cuando algo funciona y el equipo Busiek/Nord funcionaban muy bien (¡ Qué infravalorado está Busiek!). Giorello/Truman están cumpliendo a las mil maravillas por lo que llevo leído.

Quizás esa falta de motivación en las reacciones de Conan era algo que se echaba a faltar a lo largo de la extensa etapa Marvel ya que los continuos saltos en la cronología de Conan no ayudaban a reforzar su personalidad. Eso es un detalle que con el desarrollo cronológico parece que en la etapa DH tanto Truman como Busiek antes parecen cuidar más.

Ya te leí y te dejé un comentario en las quejas ;-D

Impacientes Saludos.