viernes, 26 de noviembre de 2010

“American Vampire”, de Scott Snyder, Stephen King y Rafael Albuquerque.





American Vampire” es una apuesta fuerte tanto por Vertigo como por Planeta. La primera porque más allá de sus títulos más consolidados las últimas cabeceras que han ido apareciendo en los últimos tiempos han tenido un éxito más bien moderado por lo que ha puesto toda la carne –chorreante de sangre, claro- en el asador y ha “fichado” al insigne Stephen King –quién no creo que necesite presentación- para un proyecto que ha cuidado con mimo y cuya sola firma ya servirá de reclamo a nuevos lectores. Y, por otro lado, Planeta se ha sumado a la ofensiva con una edición más cuidada de la habitual en los TPB de Vertigo que reúne los primeros cinco números de la serie con un formato de tapa dura que incluye interesante material extra.






Pero, más allá de ediciones y fichajes de campanilla, ¿merece la pena “American Vampire”? Pues, en mi opinión, sí, porque si sois aficionados al género de terror –y por tanto a los vampiros- echariaís a faltar una obra que recuperase la esencia del vampiro como criatura terrorífica y diabólica en los últimos tiempos, más allá de las ñoñerias que han estado tan desgraciadamente de moda. Y si, además, la historia está bien construida y resulta entretenida poco más se puede pedir.

La estructura de esta serie es curiosa porque en estos cinco primeros números se divide en dos historias que tienen lugar en dos momentos temporales diferentes aun cuando ambas cuenten con la labor del brasileño Rafael Albuquerque en el apartado gráfico. La primera de estas historias que está guionizada por el creador del concepto y los personajes el escritor Scott Snyder se sitúa en 1925 y nos narra como la encantadora Pearl Jones, una aspirante actriz que busca abrirse camino en la incipiente industria cinematográfica, ve como su destino se tuerce cuando es invitada a participar en una exclusiva fiesta privada.





La segunda trama está desarrollada por Stephen King en el que se ha publicitado como su primer trabajo en el mundo del cómic (más allá de sus colaboraciones en adaptaciones de algunas de sus obras literarias como “La Torre Oscura”) y en ella se nos narra el origen del “primer vampiro americano” que no es otro que un sádico forajido que responde al nombre de Skinner Sweet, cuya carrera como salteador da un brusco giro cuando atraca el banco equivocado.

Lo primero de todo, me ha parecido que “American Vampire” resulta una apuesta entretenida y voluntariosa cimentada con unos mimbres bastante sólidos. Por un lado, el desarrollo simultáneo de las dos historias permite ofrecer al lector una mayor información y diversificar el protagonismo de la obra que si en la historia escrita por Snyder recae sobre la joven Pearl Jones, en la escrita por King tiene un desarrollo más complejo a través de un narrador interpuesto –un periodista que asistió a los hechos acaecidos cuarenta años antes y escribió una novela- que relata el origen de Skinner Sweet. Las dos historias están suficientemente bien desarrolladas como para atrapar al lector que irá reuniendo las piezas de información que los guionistas van dosificando acerca de la nueva especie de vampiro americano y sus características y su enfrentamiento con sus codiciosos congéneres europeos que buscan colonizar el nuevo continente, detalles que aun alejados de la ortodoxia del vampiro clásico (los vampiros americanos, por ejemplo, son inmunes a la luz del sol) se van introduciendo de una manera lógica y coherente con el desarrollo de la historia. La doble historia está bien construida y se nota la habilidad con la que se ha caracterizado a los personajes y los escenarios para que resulten atractivos al lector en unas tramas que aúnan una dosis equilibrada de acción e intriga situadas en momentos clave del desarrollo histórico de los Estados Unidos.

Si la doble trama resulta atractiva, “American Vampire” se vuelve aun más destacable por la excelente labor de Rafael Albuquerque, un dibujante que desarrolla perfectamente las características de los personajes y logra un realismo sucio y terrorífico a la hora de establecer el contraste entre sus diabólicos y terroríficos vampiros con los humanos otorgándoles un toque personal aun cuando se puedan detectar características heredadas de otras obras que se han acercado al vampirismo inscritas en el mismo sello Vertigo desde “Predicador” a “Bite Club” de Howard Chaykin y sin llegar al expresionismo más radical del “30 días de noche” de Ben Templesmith y Steve Niles no escatima crudeza.





El dibujo de Albuquerque es muy detallista y su “suciedad” no emborrona la narración que se desarrolla con fluidez, complementada a la perfección por unos precisos cuadros de texto y diálogos. En este sentido, también me parece muy meritoria la labor del colorista Dave McCaig, quién da con la solución perfecta para evitar el abuso de los habituales tonos sombríos tan propios en el género de terror y ofrecer soluciones originales que potencian el trabajo de Albuquerque.



En definitiva, “American Vampire” es un cómic muy entretenido que hará pasar buenos ratos a los aficionados a los vampiros de siempre. Yo ya tengo ganas de hincarle el diente a la próxima entrega.

8 comentarios:

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Lo tengo en la pila de cómics para leer. Espero por mi bien que me guste como a tí.

alcorze dijo...

Muy buen resumen. Yo lo leí y comenté hace unos días en mi blog. LLegué a él a través del reclamo del tito King y me encanto la historia y el dibujo, especialmente la parte de los años veinte.

Por cierto que en la imagen que pones de la morgue hay un claro guiño a los lectores constantes de Stephen King ya que en la etiqueta del cadáver se puede ver que se llama Jack Torrance, que es el nombre de el protagonista de El resplandor.

Un saludo!

PAblo dijo...

Julián,

Ya nos contarás cuando le llegue el turno.

Alcorze,

La imagen esa me parece que la he tomado prestada de tu blog ;-D. No había caído en la referencia pero seguro que a lo largo de la serie no será la única que encontremos a las novelas de King.

El réclamo de SK seguro que logra que muchos lectores prueben con el cómic. A mí me ha sorprendido lo bien que ha realizado la transición de literatura a cómic SK para ser el primer guión de cómic. A pesar de contar con la ayuda de Snyder su parte de la historia está muy bien desarrollada y escrita.

Impacientes Saludos.

charlie furilo dijo...

Sabía que lo iba a publicar Planeta, pero no le había prestado mucha atención, pues me esperaba alguna chorrada tipo "True Blood", "Crónicas Vampíricas", "Crepúsculo" y tal. Leyendo tu reseña, y como buen aficionado al género, creo que voy a picar....

Saludos.

lokodatar dijo...

Cojonuda reseña, cojonudo tebeo.

Pardi dijo...

Impresionante tu descripción del cómic, yo ya hice la entrada pero sin llegar a tu nivel técnico y explicativo. Y como bien dices deseando que salga la continuación. Salu2

Valeria dijo...

Me gusta la historia y los dibujos que mostrás. Loúnico que leí es Predicador de esta onda, así que creo que me gustaría, aunque mi preferencia es mas de la onda de novela gráfica. En estos días me llegan de españa libros de Chester Baker y Joe Matt.Saludos

PAblo dijo...

Charlie Furilo,

No van exactamente por donde pensabas los mordiscos, no...

Lokodatar,

Gracias.

Pardi,

Eres un poco exagerado en tus cumplidos. Según el plan de Planeta para 2011 me parece que nos va a tocar esperar hasta aproximadamente Mayo.

Valeria,

Bienvenida. No es exactamente el mismo tratamiento que en "Predicador" aunque comparten elementos comunes no tienen tanto que ver. Joe Matt a mí me hace mucha gracia (hace tiempo que no se publica nada nuevo en España) y lo de Chet Baker imagino que te refieres al cómic sobre la vida del músico, ¿no? Ese no lo he leído.

Impacientes Saludos.