martes, 11 de mayo de 2010

“Iron Man 2”, de Jon Favreau.

Me ha fastidiado bastante el tener que ir aplazando la segunda entrega del “Iron Man” de Jon Favreau, una de las películas que esperaba con más ganas de las anunciadas para este año dado el buen sabor de boca que me dejó la primera parte. Las expectativas eran altas y, como suele suceder siempre que se crean expectativas, las posibilidades de sentirme decepcionado se incrementaban notablemente. Pues bien, ayer pude por fin acudir al cine y la verdad es que disfruté como un enano. Les cuento.

Esta segunda entrega, retoma la acción unos meses después del momento en que finalizó la anterior con un Tony Stark que debe compadecer ante una comisión gubernamental que le presiona para que comparta sus secretos con el ejército y a la que debe demostrar estar capacitado para llevar la armadura. Tony se encuentra en su peor momento, con su corazón más débil que nunca, su empresa en una perpetúa crisis en la que debe competir con Justin Hammer, proveedor favorito del ejército, y sobrellevar su alocada vida de playboy para consternación de sus amigos. Para complicarlo todo un poquito más, con ganas de venganza llega desde Rusia con amor, el hijo de un antiguo socio de su padre poseedor de una tecnología similar a la de su armadura que puede llegar a acabar con el Hombre de Hierro. Cuando todos estos problemas se juntan, quizás ni el mismísimo Hombre de Hierro será capaz de solucionarlos.

Iron Man 2” confirma que el género superheroico trasladado al cine ha alcanzado su madurez como ya apuntara la primera parte y a los más críticos debería convencer que el entretenimiento no está reñido con una buena historia con muchos efectos especiales. Jon Favreau demuestra inteligencia explotando las virtudes de la primera entrega de las que sobresale la interpretación del elenco de actores que repite, encabezado por Robert Downey Jr. (que ha dado una nueva dimensión al soso de Tony Stark), actores que parecen disfrutar en sus roles y estar pasándoselo bien, a los que se añaden otros de categoría como Samuel L. Jackson que como Nick Furia da el contrapunto a Robert Downey Jr en una aportación mayor que el cameo de la primera entrega, la perturbadora Scarlett Johansson que despeja todas las dudas sobre su idoneidad como Viuda Negra y un Mickey Rourke que ya lleva algún tiempo convenciéndonos de que hay vida después de la muerte.

Como buena adaptación que es, la historia es fiel a la esencia de los personajes sin tener por ello que ofrecer una adaptación literal de los mismos realizando una adecuada labor de síntesis que resume bastante bien su idiosincrasia y modifica lo que no le vale con coherencia como ocurre con el personaje de Hammer o la redefinición que hace de Látigo dando un nuevo enfoque a este personaje más complejo que el del matón tontorrón del cómic y logrando hacernos creer que es un tipo capaz de hacerle sudar la gota gorda a Iron Man para vencerle. La película poda muchos de los aderezos de Bendis y Millar que en el cómic funcionan con dificultad pero en el cine ganan, y si a ello se le suma una narración ágil y moderna con ciertos guiños a los videojuegos (Favreau ha sacado conclusiones interesantes de los aciertos de esa joyita denostada que es “Speed Racer”), unos efectos especiales logrados y ajustados a la historia y un medido uso de recursos tradicionales bien aplicados, como la estupenda banda sonora, “Iron Man 2” se convierte en una versión mejorada de la anterior entrega y un entretenimiento altamente recomendable para cualquier cinéfilo sin perjuicios, independientemente de su edad y conocimiento previo de los personajes.

En definitiva, “Iron Man 2” es una excelente película que deja con ganas de mucho más pero, también, una pieza más de un proyecto mucho más ambicioso que permitirá trasladar al cine lo mejor del Universo Marvel aprovechando los mismos recursos que Lee, Kirby y cia demostraron efectivos hace décadas. Lo que llevamos visto hasta ahora no decepciona a la espera de lo que pueda hacer Branagh en “Thor”. Impaciente espero.
Sobre la primera parte, aquí.

4 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

Completamente de acuerdo. Es la madurez del género y es un cine apto para todo espectador que quiera, simple y llanamente, disfrutar. Yo le veo algún defectillo más en los papeles de Rourke y Scarlett, pero nada serio. Y qué ganas de ver Thor, más después de ese final tras los créditos...

Etrigan dijo...

A mí me gustó menos que la primera, me parece entretenida sin más. Incluso diría que el guión es irregular con algún valle dentro del ritmo de la película que le perjudica.

Mythos dijo...

A mi me gustó más que la primera. Porque tiene más ritmo, cosa que le fallaba a la primera, y aunque Tony Satrk sigue siendo el centro de todo los personajes secundarios tienen su margen de maniobra para profundizar minimamente en ellos (excepción de la Viuda Negra un papel meramente estético en el que sigo sin ver a Scarlett Johansson). Lo que pasa es que guarda muchos guiños y referencias que, si uno es marvelita de nacimiento, puede parecer que la película sólo se basa en ello y es un mero puente para lo que ha de venir pero creo que esa sensación es precisamente porque conocemos al personaje y por ello creo que incluso la pueden disfrutar más los que nunca han leído un cómic Marvel.

PAblo dijo...

Juan,

Bueno, los defectillos depende de lo apegado que te encuentres a la versión de los cómics, imagino. La inclusión de la Viuda Negra mí me parece bien traída y el personaje de Látigo gana muchos enteros.

Etrigan,

Como habitualmente, disentimos ;-D. A mí me gustó más que la primera que me parece una buea presentación del Universo Iron Man pero aquí la historia tiene más entidad. No noté el bache que señalas. Me parece que está todo bastante bien hilvanado.

Mythos,

Estoy de acuerdo en lo que señalas. Los secundarios tienen mucha más cancha a pesar que el personaje de Stark/Robert Downey Jr. cope buena parte de los planos (lógico por otro lado) lo que le da más coherencia a todo el invento. No creo que a la película le falte entidad en sí misma a pesar de formar parte de un proyecto más amplio, es perfectamente disfrutable aun cuando no se tengan muchos conocimientos marvelitas, pero como con todo cuanto más conozcas de las referencias empleadas pues más atractiva es.

Impacientes Saludos.