martes, 1 de diciembre de 2009

Esto sí que da miedo.

Y dirán que es un cumulo de casualidades, un caso excepcional y lo que quieran. Pero, dentro de unos días, nadie se acordará de este caso ni se habrá depurado ninguna responsabilidad pero a ese chico le han destrozado la vida (y cuidadín que nos puede pasar a cualquiera...). Si la prensa y la clase política son los garantes de la sociedad, apañados vamos...

Escolar lo explica bastante bien, aquí.

7 comentarios:

Juls dijo...

Y no nos olvidemos de la televisión, estilo Ana Rosa y sus debates gilipollísticos con "periodistas"... dos días atras ponen a parir a la gente sin tener pruebas y luego exigen responsabilidades... en fin, un país de risa.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Te lo puedo decir porque lo he vivido en primera persona: el control de lo que se publica es nulo. Y si es así en un medio de comunicación pretendidamente 'serio', ¿qué no pasará en otros que se dedican al cotilleo, al opinar de todo sin saber de nada, a difundir noticias escabrosas con esa única razón de ser...

Como dices, mañana nos habremos olvidado de todo. Hasta el próximo escándalo. Y tocando madera para que a nadie se le ocurra acusarme de malos tratos o violación de menores...

Mythos dijo...

Me hizo gracia como ayer el debate en las televisiones ya no era sobre "ese degenerado" sobre el que se esperaba que se hiciese justicia sino que, de pronto, ahora hay un caso de negliglencia médica que antes no existía. Ahora tocará lapidar al médico para evitar las responsabilidades propias que ayer vi mucho lamento pero a nadie pidiendo perdón. Una buena muestra de lo que es la prensa de hoy en día, que sólo se mueve por el morbo. Ellos, claro, son inocentes porque simplemente estaban haciendo su trabajo: informar. Cuando todos sabemos que hoy en día la televisión, si hay algo para lo que no sirve, es para informar.

Angux dijo...

Yo también he de pedir perdón...
Según leí la noticia brotó en mi un arrebato de ira y rabia. "hijo de puta" pensé. ¿que clase de mente degenerada puede harle eso a una niña? y deseé su muerte..
Lo que no sabía es que los degenerados, sin escrúpulos eran otros, los que no saben o no quieren contrastar una noticia...
He de pedir perdón por fiarme de los que nos "informan". Juro no volverlo a hacer.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Y tanto que nos puede pasar a cualquiera. Ahora, los mismos programas que le crucificaron son los que denuncian la injusticia... ¡vaya demagogos baratos!. Ese es uno e los grandes peligros de esta sociedad, que la presunción no es tal, sino que te condena inmediata e indefinidamente.
Vergonzoso... no volverá a pasar hasta... la próxima noticia, ¿no?
Saludos.

PAblo dijo...

Juls, bienvenido,

No creo que sea un mal propio de nuestro país, aunque en nuestro caso los medios se haya prestado a esta prostitución de su profesión con verdadero entusiasmo.

Juan,

Tú lo conoces mejor que nadie que lo vives por dentro. Lo que prima ahora mismo no es tanto el informar, entendido como servicio, y opinar de una manera contrastada, como posicionarse para colocar más o menos publicidad o vender la enesima chorrada con cartilla. Muy triste.

Mythos,

Se lapidará al médico y al becario que no contrastó la noticia pero a los mediaticos y los que permitieron que se le arruinara la vida a este hombre seguro que no.

Angux,

Cuando me enteré por primera vez de esta noticia, mi reacción fue similar a la tuya. Una demostración más de lo fácilmente manipulables que somos aunque yo hace tiempo que dejé de fiarme de los medios de comunicación.

Crowley,

Pues sí, porque ahora este hombre aunque finalmente logre una indemnización tras un procedimiento largo y difícil no creo que encuentre satisfacción tras el linchamiento social al que se le ha sometido.

Impacientes Saludos.

Angux dijo...

No, PAblo, si yo también, pero siempre nos la vuelven a jugar y siempre volvemos a caer...