miércoles, 23 de septiembre de 2009

“Northlanders 1: El regreso de Sven” de Brian Wood y David Gianfelice.

Átense bien el casco y ajústense el escudo y la espada que nos embarcamos en un drakkar vikingo rumbo al gélido Norte en busca de aventuras… y no, no me refiero al de Vickie el vikingo y su próxima película que no pienso ver, sino en el de “Northlanders”, la nueva colección Vértigo guionizada por Brian Wood y dibujada por David Gianfelice, de la que Planeta acaba de publicar el primer arco argumental que recoge los primeros ocho episodios de la colección americana.

El fiero Sven descubre en el abordaje de un drakkar en medio del mar que su padre en el lejano Norte ha muerto y su tío se ha hecho con la herencia que por nacimiento le pertenece. Sven, que dejó su tierra en su juventud y se ha convertido en un valioso miembro de la guardia varega del emperador de Bizancio, decide abandonar la vida que se ha construido para regresar a la árida tierra de su juventud para hacerse con el dinero de su herencia dejando a sus nuevos súbditos a su suerte. Sin embargo, su tío Gorm no está dispuesto a renunciar por las buenas a su posición, iniciándose una cruenta lucha en la que Sven se enfrentará en solitario contra Gorm y sus esbirros. ¿Logrará Sven recuperar lo que le pertenece?¿Dejará en la estacada a su pueblo para volver a su lujosa vida en Constantinopla?¿Llegará a un pacto con Gorm? Tendrán que leer el tebeo para enterarse.

Brian Wood nos ofrece una interesante y muy entretenida obra de género, tras darse a conocer en la recomendable “DMZ”, mostrándose como un autor más maduro que en aquélla. En "Northlanders", Wood atrapa al lector desde las primeras páginas asistiendo a un relato de acción vibrante en la que los dosificados combaten se suceden casi sin respiro para el lector, pero, además Wood no se limita a la mera concatenación de situaciones y lugares comunes con resonancias a historias ya leídas sino que alterna perfectamente la acción con la construcción de unos personajes interesantes y atractivos a los que vemos evolucionar a lo largo de los distintos episodios de la historia. Quizás algunas de las motivaciones y conductas de Sven, el personaje principal estén cogidas por los pelos, pero Wood ha adquirido las suficientes tablas para disimular las debilidades de la trama a través del dinamismo que imprime a una historia en la que se nota su preocupación por dotar a su héroe de una complejidad generalmente ajena a este tipo de obras. Wood construye unos diálogos magistrales que complementan perfectamente la labor de un desconocido Davide Gianfelice que con un estilo exrpresionista, detallista y elegante, basado en trazos largos y angulosos, logrando un precario y difícil equilibrio entre los escorzos salvajes y enérgicos del “Släine” de Massimo Belardinelli y la sobriedad narrativa habitual de los autores de la editorial Bonelli. Gianfelice imprime a la narración el tempo adecuado que en cada momento la historia requiere. En el aspecto gráfico, tampoco hay que olvidar la labor del colorista Dave McCraig, quien sabe complementar perfectamente la labor de Gianfelice y logra gracias a una paleta muy amplia y rica en matices espectaculares resultados, ni al portadista Massimo Carnavale quien realiza un magnífico trabajo con unas composiciones llenas de fuerza y energía.

La edición de Planeta es bastante buena, reproduce las portadas originales en el interior e incluye un pequeño portafolio con cubiertas realizadas por Adam Kubert y Dave Gibbons. Sin embargo, resulta asombroso que a la editorial se le hayan colado algunos ejemplares –no se sabe exactamente cuántos- con las tapas en italiano y otros con las tapas en castellano y el interior en italiano. Cosas de la globalización y la reducción de costes, pero que dejan en mal lugar a la compañía y obligan al lector a examinar detenidamente el ejemplar antes de adquirirlo. Avisados quedan.

En definitiva, “Northlanders” arranca con paso firme y se agradece el compromiso de los autores por ofrecer una buena historia autoconclusiva a pesar de recorrer caminos bastante trillados. Creo que lo mejor de esta serie está por llegar. Espero no equivocarme.

Más tebeos de vikingos en El lector impaciente:

- Thorgal”
- “La sangre de las valkirias”.
Si quieren visitar el blog de Gianfelice, pinchen aquí.
La página oficial de “Northlandersaquí.

5 comentarios:

Pablo dijo...

le tengo mucha fe a esta serie, no enganche con DMZ. Espero que Wood no se convierta en una suerte de Mike Carey porque sus propuestas son bien interesantes.

PAblo dijo...

En este arco argumental, me parece mucho más rodado que en DMZ. No veo ninguna conexión entre él y Carey.

Impacientes Saludos.

Jolan dijo...

Ya me lo he comprado (mejor dicho, cambiado, porque inicialmente fui una de las víctimas del tomo con portadas en italiano...)

Tiene buena pinta, pero ya es difícil ser original en las historias de vikingos. Espero que me acabe sorprendiendo.

¿por cierto, de cuántos números consta?

PAblo dijo...

Una de los aciertos de Wood es que se centra mucho en el desarrollo de los personajes y no tanto en la mucho más explotada ambientación vikinga (aunque esta también está cuidada). El protagonista es un antihéroe típico. Y la historia engancha porque tiene un buen ritmo narrativo que esconde algunas debilidades del guión.

Creo que la serie va por el número 18 o 19 en EEUU. Se han publicado dos ciclos completos que además son bastante independientes entre sí.

goodeda1122 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.