miércoles, 30 de mayo de 2007

“Thorgal: El sacrificio”, de Rosinski y Van Hamme.



Norma Editorial nos ofrece el último álbum (hasta el momento) de la serie “Thorgal”, uno de los grandes éxitos del cómic europeo con 29 álbumes a sus espaldas y que desde hace algún tiempo parecía haber perdido el rumbo.
En “El sacrificio”, asistimos a una aventura protagonizada al alimón entre Thorgal y su hijo mayor Jolán en lo que parece un pase de testigo en toda regla si se hacen realidad los rumores que apuntan a que este ha sido el último álbum de la serie guionizado por Van Hamme y a partir del próximo será sustituido por Yvés Sente centrándose la serie en Jolán.
En este álbum, nos encontramos a un Thorgal agonizante debido al veneno ingerido en aventuras anteriores (“El bárbaro”) Aaricia pide ayuda a Frigg y esta les envía a Vigrid, un dios menor aparecido ya en otras entregas, quien les entrega las lágrimas de Tjahzi que le permiten recuperarse durante dos días y viajar al Entremundo para que Manthor el hijo de Frigg, lo cure completamente. Tras un breve encuentro con la Guardiana de las Llaves, Thorgal y Jolán llegan al Entremundo donde Manthor cura a Thorgal a cambio de la promesa de Jolán de entregarle su vida. Mientras, Aaricia ha viajado junto al resto de sus hijos a su tierra natal donde son recibidos por Gunnar, el rey vikingo, y, cuando la familia se reúne de nuevo, Jolán debe hacer frente a las consecuencias de su promesa.
En “El sacrificio” asistimos al enésimo cambio de rumbo de la colección en lo que parece la despedida de un agotado Van Hamme (“Largo Winch” “XIII”) y la preparación de la incorporación de Sente. La historia que nos cuenta Van Hamme transcurre con más pena que gloria de la misma manera que la colección desde hace ya demasiados álbumes y dejando patente que la veta que tan buenas historias nos ofreció se encuentra agotada. “El Sacrificio” es un álbum deslavazado y resuelto apresuradamente pasando la despedida de Thorgal prácticamente desapercibida, un episodio más de la serie al que Van Hamme le resta toda trascendencia dejando incluso abierta la duda sobre si realmente estamos asistiendo a la despedida definitiva de tan emblemático personaje.
“El sacrificio” tampoco pasará a la historia por el dibujo de Rosinski (“La venganza del conde Skarbek”) quien parece utilizar el álbum para experimentar con la acuarela y deriva hacia un impresionismo que si bien en otras obras como “La venganza del conde Skarbek” resulta impactante y acertado en “Thorgal” rechina.
Esperemos que Senté sea capaz de devolver esta serie al lugar que por su importancia en la historia del cómic debe ocupar o por lo menos le proporcione un final más digno del que nos ha ofrecido Van Hamme.

5 comentarios:

Alberto dijo...

Este es uno de esos comics qu etengo pensiente. No tengo ninguno, pero hace unos cuantos años leí varios salteados que saqué de la biblioteca. Esta es una de esas series que estoy deseando que saquen en un formato a lo absolute recopilando varios albunes, ya que son demasiados para empezar a comprarlos desde el princpio.

Mojonshon dijo...

Weeee, otra cosa para la lista de comics, que leer, me parece que algun dia de estos tendre que dejarte algunos de los comics que yo considero que son muy buenos (que estan mas alla de hacer pasar un rato entretenido) y ya me das tu opinion.
Saludetes

PAblo dijo...

Alberto la serie merece la pena aunque en los últimos álbums ha habido un bajón de nivel. No sé si hay algún plan para sacarlos en integrales pero me da la sensación de que no porque hace relativamente poco tiempo Norma sacó los cuatro álbums que en su momento sacó Zinco. Estáte atento al blog porque cuando tenga tiempo quiero hacer una entrada más extensa sobre Thorgal y comentaré cuáles son a mi juicio los mejores álbums.

Mojonshon, me alegro verte de nuevo por aquí y al pie del cañón. No he olvidado tu sugerencia de escribir sobre "Watchmen", "V de vendetta" y otros cómics clásicos. Sugieres los cómics que te apetezcan que yo en la medida de lo posible iré escribiendo sobre ellos si veo algo que pueda aportar sobre ellos.

Alberto dijo...

Por eso no me animo, porque ya he leído varios albunes y empezar a comprarlos teniendolos en la biblioteca pública, no me hace mucha gracia. Un tomo como ese que publicaron del Incal recopilando unos cuantos albunes sería distinto. Este es un tebeo que quiero más que para conocerlo para tenerlo.

Jeje, nada, estaré atento, te he metido en el google reader, así me entero de todas las entradas.

Saludos

Alberto dijo...

Por cierto, que me olvidaba. Recuerdo cuando estuve en Paris hace unos años cuando estaba a punto de salir un nuevo albun, las marquesinas de autobus con propaganda enorme, como ocurre por aquí con las películas, vamos, todo un fenomeno para los franceses.