martes, 15 de septiembre de 2009

“El otro bando”, de Jason Aaron y Cameron Stewart.



Atención, firmes. Cuadrénse todos hasta nueva orden porque Jason Aaron y Cameron Stewart nos ofrecen con en “El otro bando” un tebeo mayúsculo cuya lectura hace olvidar el inexplicable retraso al que le ha sometido la editorial Planeta durante meses. Aaron y Stewart escriben un magnífico cómic sobre la Guerra y renueva el interés sobre un tema tan manido como La Guerra de Vietnam, mostrando la visión del conflicto de los autores a través del relato paralelo de la vida de dos reclutas de los distintos bandos en contienda desde el momento de su alistamiento hasta su encuentro en el campo de batalla.

Jason Aaron es un narrador mayúsculo. Un tipo que demuestra un insultante talento a la hora de construir historias con habilidad y sabiduría a pesar de su juventud sabiendo qué tecla tocar en cada momento para mantener el interés desde la primera a la última del tebeo siendo –en mi opinión- junto a Brubaker el guionista que mejor escribe y maneja los cuadros de texto en el cómic norteamericano contemporáneo. En esta miniserie de cinco números que le dio a conocer, realiza uno de los mejores trabajos de su todavía corta carrera en un proyecto personal en el que se nota pone toda la carne en el asador. No en vano, Aaron es primo de Gus Hastfod, veterano de Vietnam y escritor de la novela –y parte del guión- en que se basó Stanley Kubrick para la magnífica “La chaqueta metálica”. El guionista toma muchos de los episodios de la película y de la novela, con el riesgo que ello acarrea y los hace propios con la pasmosa naturalidad del que los conoce de primera mano, para construir la historia de los dos protagonistas de la historia. Dos reclutas soberbiamente contrapuestos en sus motivaciones y personalidades que permiten atisbar las causas que llevaron a unos y a otros a ganar y perder la guerra pero que comparten un mismo trasfondo humano que los acerca al lector. Aaron cuida especialmente el elemento introspectivo y psicológico de la historia para enriquecer la personalidad de los protagonistas siguiendo una constante de la buena literatura bélica norteamericana desde “La roja insignia del valor”, pasando por “Los desnudos y los muertos” o la obra de James Jones (“De aquí a la eternidad”, “La delgada línea roja”), género del que se nota está bien empapado pero, además, sabe incorporar ese elemento psicológico a los elementos reales que ambientan y dan credibilidad a la obra. De este modo, la historia ideada por Aaron va creciendo página a página al tiempo que los protagonistas viven su particular descenso a los infiernos, en un viaje en el que Aaron no desdeña la referencia dantesca vía Coppola (“Appocalypse Now”) hasta alcanzar el clímax final en el magnífico último número. A pesar de ser una obra tan rica en referencias (les invito a buscar más de las comentadas que les aseguro encontrarán), “El otro bando” es una obra original y fresca valida por sí misma en la que el autor deja constancia del horror de la guerra y las terribles consecuencias para los contendientes, independientemente del bando en que hayan luchado.

Si destacable es la labor del guionista no menos remarcable es el aspecto gráfico, desarrollado por Cameron Stewart, un dibujante que bucea en los cómics de guerra de E.C. o el de “The Nam” de Michael Golden para construir su personal revisión de la guerra de Vietnam. Stewart realiza probablemente el mejor trabajo de su carrera a la hora de cargar con el peso del desarrollo de una historia compleja y difícil, en la que las historias paralelas de los personajes se yuxtaponen de manera fluida en un único hilo narrativo. El dibujante capta perfectamente la atmósfera opresiva y fantasmal en la que viven los personajes, comunicando sus miedos al lector y utilizando su versátil estilo para dar un tono más realista u onírico en función de las necesidades de la historia.


La edición de Planeta bastante correcta, con amplios artículos de los autores y veteranos del conflicto, reproduce las portadas y está bastante ajustada en cuanto al precio.

En mi opinión, “El otro bando” es uno de los mejores tebeos de lo que llevamos de año y no debería dejarlo pasar ningún aficionado al buen cómic. Un cómic que debería ser de lectura obligatoria en todos los colegios y que muestra las enormes potencialidades del medio. No exagero.

(Pueden descansar).

Otras obras de Jason Aaron en El lector impaciente:

Scalped: Nación India”.
Scalped: Casino Boggie
Scalped: Madres Muertas


ACTUALIZACIÓN: Reproduzco a continuación una serie de fotos que he encontrado por los Internetes de Gus Hastfod durante su estancia en Vietnam y el estudio realizado por Cameron Stewart del protagonista de "El otro bando", el soldado Everette. Quizás sea cosa mía pero creo que hay un gran parecido.






9 comentarios:

lord_pengallan dijo...

Lo que ha tardado en salir una reseña sobre este cómic.
Yo me lo hubiera comprado a ciegas si PDA no lo hubiera retrasado constantemente. Tu reseña hace que mis deseos de comprarlo vuelvan a tomar impulso.

leox dijo...

Sí exageras

PAblo dijo...

Lord_pengallan,

A mí también me ha sorprendido no verlo comentado antes. Si lo lees, estaré atento al Critiquitas para leer tu reseña.

Leox,

Bienvenido, me suele pasar.

Ernesto dijo...

Hace ya un tiempo que lo leí, y por eso no puedo hacer una aproximación demasiado exacta a las razones de porqué no me gustó, sólo me queda una sensación a ya visto, como si intentasen repetir en cómic algo demasiado manoseado en otros medios. Es cierto que no esconde sus fuentes, habla de Herr, de Bao Nihn, o de Kubrick, a lo que yo añadiría el Nam de Golden, del que gráficamente es deudor (hay viñetas muy parecidas sino exactas, los protagonistas son iguales, determinados hechos, como el ataque final, coinciden en los dos tebeos), pero nunca está cerca de ninguno de ellos. Incluso el juego de espejos entre el americano y el vietnamita llegó a aburrirme por exceso, y por lo previsible de la propuesta: ¿Quién de los dos morirá cuando se encuentren? ¿o acaso morirán los dos? (porque es evidente que sus destinos se van a cruzar).

El problema con este tipo de historias, al menos en mi caso, es que no distingo el medio para el que están producidas, y por eso extiendo la comparación al cine y a la literatura, y también al tebeo, claro, y por eso me queda muy por detrás de otras cosas parecidas.

leox dijo...

Pues hace 3 días que me lo leí y opino lo mismo que Ernesto. Es un refrito de cosas ya contadas, ya dibujadas y ya vistas. Viñetas y personajes calcados de michael golden. Previsible a más no poder.
Vamos, que no me gusto nada. Igual es por las expectativas que tenía creadas alrededor de este tebeo.

De todas maneras es cuestión de gustos, mi lacónico "sí exageras" era por el "Un cómic que debería ser de lectura obligatoria en todos los colegios y que muestra las enormes potencialidades del medio". Ahí te dejaste llevar por la euforia del momento xD

Gracias por la bienvenida

David. dijo...

Pues a mí sí me ha picado la curiosidad, quizá caiga. Sería mi primera toma de contacto con el guionista Aaron, ya que no le he leído nada antes.

Saludos.

PAblo dijo...

Ernesto y Leox,

Está claro que es un cómic referencial como también señalo en la entrada y las que comentáis son las más evidentes y que es difícil contar una historia original de un conflicto tan manido como el de Vietnam. Sin embargo, "El otro bando" me parece una obra destacable porque precisamente logra sintetizar todas esas influencias -obvias para lectores veteranos- en apenas noventa y séis páginas de una manera interesante y adictiva (al menos para mí). El cómic es un homenaje de Aaron a su primo (el autor de la novela en que se basó "La chaqueta metálica" escritor y antiguo veterano de Vietnam) por lo que hasta cierto punto tiene un enfoque bastante personal y deudor de los episodios recogidos en el libro y la película que Aaron conocía de primera mano. E incluso me atrevería a decir que Everette es un trasunto del escritor. He estado mirando fotos por Internet de Hasford y otros veteranos y el parecido que saca Stewart es bastante evidente a muchos personajes que aparecen en el cómic. Aunque, repito, la influencia de Golden está clara.

El comentario al que haces referencia, Leox, lo incluí (aun siendo consciente que podría considerarse exagerado) porque este cómic, como ya he dicho, creo que sinteitza bastante bien lo que debe ser la experiencia de la guerra y las potencialidades del medio, adecuado para lectores jóvenes poco conocedores de uno y otro.

Ernesto,

A mí me pasa lo mismo y es inevitable en una realidad como la actual en la que disponemos de muchos soportes -cine, cómic, novela- que permiten contar buenas historias. A esas mismas influencias son permeables los autores de cualquier tipo por lo que encontrar una obra completamente original es dificil.

David,

Si te la lees, ya nos cuentas.

Impacientes Saludos.

lord_pengallan dijo...

Quizás que los pjs de Golden y Stewart se parezcan sea porque ambos partieron del mismo punto.
Quien conozca el Nam de Golden sabrá que esta muy documentado. Pudo llegar a conocer la Chaqueta metálica?
Supongo que sí, ya que fue tan famosa que se adaptó al cine con un peliculón de Kubrick que no sé si tiene mucho que ver con el libro.

PAblo dijo...

Tras leer el extracto de entrevista que he traducido estoy convencido que Aaron le pasó entre el material de investigación números de "The Nam" a Stewart. Y sí, seguro que ambos han partido de las mismas fuentes, porque el primo de Aaron, Hastford, aparte de escribir la novela y parte del guión con Kubrick de "La Chaqueta Metálica" era asesor habitual en películas sobre Vietnam. No he leído el libro en que se basa "La Chaqueta Metálica" por lo que no sé hasta que punto la película sigue el libro pero hay episodios en "El otro bando" que recuerdan mucho a la película por lo que presumo que también aparecen en el libro. Hasford al parecer se peleó con Kubrick por el guión de "La Chaqueta Metálica" por lo que no acudió a la Ceremonia de los Oscar a pesar de estar nominado a mejor guión adaptado.