lunes, 3 de agosto de 2009

Todo lo bueno se acaba


Todo lo bueno se acaba y eso es lo que ha pasado con mis vacaciones. Tras quince días de tranquilidad relativa en las agradables playas de Oropesa del Mar, uno vuelve a los bullicios capitalinos desorientado y con poca gana pero es lo que toca.

¿Las vacaciones? Muy bien, gracias. La pequeña ha descubierto que el agua le gusta y se ha convertido en una pequeña salvaje que en la piscina chapoteaba más que los niños grandes. La mamá y yo hemos babeado a gusto (la peque también pero lo suyo se arregla con la edad) viendo los avances de nuestra pequeña impaciente y hemos agradecido la salida tras casi dos años sin poder hacer una escapadita.

Mis disculpas a los parroquianos que han seguido pasando religiosamente por el blog y de los que ni siquiera me despedí. Poco a poco, iré recuperando el ritmo de entradas durante este mes y espero que el de lectura también. Alguna cosa he podido leer y ganas de comentársela pero, si acaso, ya lo dejamos para mañana.

(El chiste es de Bernal y describe bastante muy bien lo que he sentido esta mañana al fichar en el trabajo).

5 comentarios:

tristan dijo...

¡Hombreee...! PAblo me tenías preocupado. Qué alegría leerte aunque supongo que la depre post-vacaciones aprieta lo suyo. Ánimo y nos leemos pronto.

PAblo dijo...

Hola Tristan,

Tranquilo, no hay depre posvacacional que pueda conmigo, pero sí que me hacian falta unos días apartado de todo para ponerme a tono.

Poco a poco iré espero ir recuperando el ritmo de posteo habitual aunque el mes de Agosto ya se sabe que invita un tanto a la indolencia aunque intentaré aprovecharlo para ver si bajo el Kilimanjaro de lecturas pendientes.

Pablo dijo...

Enhorabuena tocayo, como estoy al otro lado del charco olvido que en la madre patria están en pleno verano. Yo pense que habías quedado en coma o algo así, tras ver la última de Harry Potter. Me alegro de que lo hayas pasado bien, y que hayas descansado con tu familia.Nada mejor para paliar la deprepostvacaciones que una buena lectura, que siempre es un viaje.
Un saludo!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Ya imaginaba que andarías de vacaciones, je, je, je... Lo importante es haberlas aprovechado y, a estas alturas de la vida y teniendo lo que tienes, haber babeado lo suyo.

Yo es que nunca he sido de depresiones postvacacionales, la verdad, así que no te puedo dar grandes consejos... Salvo que la Fuerza te acompañe, claro...

Aquí esperamos tus novedades de posteo...

PAblo dijo...

Tocayo,

La última del Potter no la he visto. Tampoco he leído los libros. Sólo vi las tres primeras entregas en cine y lo cierto es que no me entusiasmaron demasiado aunque la que más me gustó fue la primera. Supongo que con la peque le daré en algún momento una oportunidad a los libros.

Juan,

Me alegro volver a leerte por aquí. A ver si me paso por un cine a ver alguna cosilla e intercambiamos impresiones.