viernes, 29 de febrero de 2008

Blogs corporativos de Cómic, sí, pero….


Que el fenómeno de los blogs tenía que instalarse en la esfera de las editoriales de cómics es algo que todos esperábamos. De hecho, lo raro es que las editoriales hayan tardado tanto en posicionarse mediante una herramienta versátil, barata y de sencillo manejo como es el blog.
En principio, en la Blogosfera impera el “vale todo”, con las autolimitaciones que el propio autor de la bitácora quiera imponerse, y cualquiera tiene libertad para abrir su blog en el que contar, informar o difundir lo que le apetezca, lo cuál ha dado pie al nacimiento de múltiples blogs particulares, cada uno reflejo de los gustos, intereses y aficiones de sus autores, que dan contada información acerca de todo lo habido y por haber, gratuitamente y rayanos por su calidad, en ocasiones, con lo profesional, lo que ha provocado, a veces, malos entendidos como el protagonizado hace unas semanas por aquí respecto al tratamiento de las informaciones.
En este sentido, la existencia de blogs de las propias editoriales en la que informen y contacten directamente con un público potencial sobre sus proyectos y novedades se hace necesaria y, de esa manera, funcionan blogs como los de Norma, Viaje a Bizancio o Diábolo, por poner sólo tres ejemplos. Bravo por la iniciativa. Es un paso adelante para dar oficialidad a las informaciones, publicitar sus publicaciones y mantener un contacto directo con los lectores que sólo debe servir para mejorar.
Sin embargo, Ediciones Glénat ha desarrollado una política distinta. Sus blogs bajo el sello corporativo de la página de la editorial son claramente subjetivos y “de firma”, con lo que no se hace más que generar dudas respecto a sus contenidos, dado que en determinados casos, sus autores, aparte de informar y comentar sus publicaciones, opinan y comentan sobre lo que les apetece. ¿Cuándo Hernán Migoya, Joan Navarro o Alejo Valdearerna opinan lo hacen individualmente o representan a la Editorial? Nada que objetar a que escriban como ciudadanos particulares sobre lo que les dé la gana pero si lo hacen como profesionales se supone que algún tipo de rigor deben tener y ya tenemos la polémica servida. La situación se vuelve más hiriente cuando en uno de los blogs de la Editorial, el Glob de Alejo Valdearena, se ironiza , bajo el personaje de Fofo, acerca del frikismo de los aficionados haciéndose pasar por uno de ellos. En este caso, ¿la editorial respalda la gracia de Alejo? ¿Ha habido posicionamiento de la editorial? ¿”Vale todo” en un blog corporativo? No lo sé, pero creo que Glénat debería aclarar algo al respecto. Quizás con un mensaje como los que aparecen en los programas de debate en las televisiones o en los periódicos indicando que la publicación no se responsabiliza de las opiniones de sus colaboradores bastaría para desmarcarse y aclarar la cosa, pero mientras esto no suceda Glénat juega al peligroso juego de tomar el pelo a aquellos que les mantienen con sus compras. Ellos verán...

4 comentarios:

Etrigan dijo...

A mí me parece estupendo que haya blogs corporativos, pero hay que hacerlos atractivos, porque si no pasan a ser una simple sucesión de noticias relacionadas con la editorial y con los cómics que publican.

Glénat ha intentado precisamente hacer unos blogs más controvertidos, y ha conseguido hacerse notar en la blogosfera con ese tono diferente, menos corporativo. El juego es peligroso, pero desde luego no deja indiferentes a nadie.

PAblo dijo...

Hola Etrigan,


Pues que en mi opinión, un blog corporativo de una editorial no tiene que buscar su atractivo en ese tipo de polémicas sino promocionando sus productos o eventos que participen o que se yo. Un blog de ese tipo tiene como función publicitar a la editorial no crear polémica y en ese sentido los blogs de Norma de momento me parece que son el camino a seguir.

Bienvenido.

Bouman dijo...

Conozco a Migoya, y te puedo asegurar que lo primero que le pidieron en la editorial es que no se cortase a la hora de escribir, sea comics de la propia editorial, externas, y de paso meter cosas de su obra o sus aficiones (cine, música ...)

Por lo que dudo que Glenat esté maniobrando detrás, si Hernán tal vez, es mi opinión, tenga la sensación de hacer reciproco al que le da reciba, por lo que es normal que de vez en cuando las obras sean de Glenat, pero siempre lo hará desde sus gustos, y te puedo asegurar que lo leido hasta ahora de comics, es verdad pues ha salido en conversaciones..,

PAblo dijo...

Hola Bouman,

Si los autores de los blogs en mi opinión pueden opinar de lo que quieran. Lo que no me parece clara (y es lo que critico) es la postura de la editorial. ¿Comparte las opiniones de los autores de los blogs?¿Cuándo opinan como particulares y cuándo como trabajadores de la editorial? Me parece que Glénat juega al despiste con este tema, y no creo que la convenga demasiado.

Bienvenido.