martes, 20 de marzo de 2007

"Los Muertos Vivientes" de Robert Kirkman.

Para empezar debo decir que soy un tipo con bastantes prejuicios, prejuicios rayanos en la cabezonería ciega. Uno de estos prejuicios era respecto a los zombis, que siempre me habían parecido dentro del género del terror el hermano pobre del panteón monstruil. No cuentan con el romanticismo decadente de los vampiros (mis preferidos) ni dan lástima como Frankenstein. Los zombis eran entes sin personalidad que iban pululando en manadas sin mayor interés que el ir comiéndose a la gente histérica con la que se cruzaban en las películas “gore” (sólo salvaría “La noche de los muertos vivientes de Romero) y las películas y cómics posteriores no hacían más que explotar la misma fórmula hasta el infinito. Por eso, cuando Planeta anunció la publicación de “Los Muertos Vivientes” de Robert Kirkman pasé del tema. Y, cuando leí en diferentes medios las excelencias de la serie y del guionista continúe pasando hasta que me enteré que por amplia mayoría había sido considerada por los blogueros la mejor serie del 2006. Puedo ser un cabezota ciego pero no un sordo atontolinado así que no sin ciertas dificultades me hice con el primer volumen y posteriormente con el resto. ¿Qué puedo decir? Me equivocaba de plano. Robert Kirkman construye una historia en la que los zombis no son los protagonistas esenciales de la historia sino un elemento más, el desencadenante para que la vida de los protagonistas cambie para siempre y plantea una historia de supervivencia y terror psicológico en la que un grupo de personas anónimas son llevadas al límite de sus fuerzas para ahondar con inteligencia en unas reacciones y comportamientos que nos parecen demasiado humanos. Resulta estremecedor el contrapunto del comportamiento de los adultos desesperados y destrozados al ser conscientes que nadie les va a rescatar de su futuro mientras los niños juegan y lo asumen con naturalidad. A pesar de todo ello, los amantes del terror y los zombis de toda la vida no se sentirán defraudados.
Robert Kirkman (“Invencible”), probablemente uno de los guionistas más interesantes del panorama “mainstream”, va encajando las piezas de la historia con milimétrica exactitud para que el lector se sienta como uno más de los miembros del grupo de Rick y entienda unos miedos que por desgracia nos son demasiado cercanos.
Si en los primeros tomos de la serie la acción se desarrolla a través de una “road movie” apocalíptica en la que los protagonistas intentaban adaptarse a su nueva vida preocupados por la mera supervivencia en un entorno hostil, en los dos últimos los personajes encuentran cobijo en un presidio, que se convierte a la vez en refugio y prisión, donde la amenaza de los zombis pasa a un segundo plano para dejar al descubierto las rencillas dentro del grupo que llevan a poner en entredicho el liderazgo de Rick .
Respecto al dibujo es una pena la falta de un dibujante de mayor talento en la serie, porque aunque la labor de Tony Moore y Charlie Adlard no deja de ser correcta a mí entender no acaban de dotar de suficiente oscuridad y tensión a la historia. Es un imposible, pero no puedo dejar de pensar lo que podría haber hecho Berni Wrighton de esta serie…
Así, que ahora me he convertido en un zombi más que espera ansioso y babeante una nueva dosis de la historia del señor Kirkman. ¡Tened cuidado, si picáis vosotros también os convertiréis!...

Tomos publicados hasta la fecha:

I. Días pasados.
II. Muchos kilómetros a las espaldas.
III. Seguridad tras los barrotes.
IV. Lo que más anhelas.

2 comentarios:

Akbarr dijo...

Jo, pues no había oído nada de este comic!. Aunque sí he oído hablar bien del Kirkman este. Supongo que es un caso contrario al de "Isaac el pirata", y si en este caso han salido 5 números es porque salen cada poco tiempo, ¿no?. ¿Es una serie limitada, o se sigue publicando en EEUU?.

PAblo dijo...

Hola akbarr...

Es una recopilación de una colección regular que publica Image en EEUU. Planeta hasta ahora ha publicado cuatro tomos (creo que empezó sobre 2005 y viene publicando dos al año) y estamos pendiente de ver si los sigue publicando (que se supone que sí). El problema de la periodicidad es que tienen que esperar a que salga el TPB en yanquilandia.

¡¡Así que ya puedes espabilarte para hacerte con el primero!!