martes, 10 de junio de 2014

“100 Balas: Hermano Lono”, de Brian Azzarello y Eduardo Risso.





En este mundo de los cómics actualmente no se puede dar nunca una serie por cerrada. Más si cabe, si fue un éxito entre el público y crítica como  “100 Balas” de Brian Azzarello y Eduardo Risso. Por eso no creo que a nadie haya extrañado la aparición de "100 Balas: Hermano Lono" , una nueva serie limitada que a modo de spin off muestra el destino de uno de los personajes más carismáticos de la serie principal, el mortífero Lono, ampliando el universo negro de los autores. Lo que sí cabía preguntarse más allá de su justificación es acerca de la calidad de la serie y en ese sentido podemos estar más que satisfechos pues Azzarello y Risso se muestran en plena forma.

En la ciudad mexicana de Durango, el cartel de las Torres Gemelas controla la producción de droga y la ciudad sustentado en un sanguinario reino del terror  del que solo parece salvarse el orfanato del Padre Manuel en el que ha encontrado un Lono que intenta huir del pasado y del hombre que fue abrazando la religión, aun cuando por las noches se encierre en la prisión local para no dar rienda suelta a sus instintos. Sin embargo, la aparición de una atractiva monja de incierto pasado y la presión del Cartel que reclama las tierras del orfanato para expandir su negocio con métodos de lo más expeditivo llevarán a Lono a retomar la violencia en la que es un auténtico especialista.

Parece ser, según se recoge en el epílogo de la edición española de ECC Ediciones, que esta miniserie surgió del interés de Risso por retomar el universo oscuro y sanguinario de “100 Balas” y lo cierto es que gráficamente se nota al dibujante motivado desarrollando una estupenda labor que potencia el aseado guión ideado por un Azzarello al que hay que reconocerle que domina como pocos el género.

Azzarello se aleja de la agotada trama principal de “100 Balas” para construir una historia fronteriza en la que muestra las ambigüedades y contradicciones de los sanguinarios carteles mexicanos de la droga en una historia que bebe de un referente constante en sus thrillers como es Ellroy a los que enriquece para la ocasión con notas que parecen sacadas de un especialista de ese realismo mágico narco como es Don Winslow. Azzarello plantea todos los elementos para que un personaje tan excesivo como Lono  brille sin necesidad que encajen todas las piezas que expliquen su presencia en un orfanato mexicano tras su última aparición en “100 Balas” en una historia entretenida que gustará a los aficionados al género, en general, y los seguidores de la serie principal, en particular.

“100 Balas: Hermano Lono” es un estupendo thriller fronterizo que hubiera funcionado igual de bien sin necesidad de emparentarlo a una serie de éxito conclusa como “100 Balas”. Sin embargo, la estrategia comercial manda y al menos en esta primera entrega -me da en la nariz que a poco que las ventas acompañen a esta miniserie la seguirán otras que continuarán expandiendo  "100 Balas"-  el equipo creativo se muestra inspirado y motivado como para recuperar la esencia noir de la serie original antes que se volviera excesivamente confusa, demostrando que no se les olvidó hacer el tipo de historias negras, simples y directas de sus inicios y a las que deben su éxito. Espero que si siguen sacando este tipo de spin off en el futuro mantengan al menos este nivel.

3 comentarios:

WarrioR dijo...

Me da gusto que tenga un spin off, yo apenas me adentre en la lectura de este comic y se me hace buenisimo. Se me hace que el argumento es cencillo, venganza y 100 balas sin marcar, pero la ejecución es lo increible.

No opino del comic de los hermanos lobo, porque aun no he leido eso.

Saludos.

PAblo dijo...

WarrioR,

Quizás después la cosa acabe demasiado liada y difiere a lo que tenía Azzarello en mente al inicio. Con todo, disfruta de todo lo bueno que te queda por descubrir.

Impacientes Saludos.

Raúl Peribáñez dijo...

Supongo que no se puede leer sin haber completado la lectura de 100 balas, verdad? Aún voy por la mitad...