lunes, 27 de enero de 2014

“Marshal Law: Miedo y Asco”, de Pat Mills y Kevin O’Neill.




ECC Ediciones ha tomado la sabia decisión de reeditar tras muchos años de su primera publicación por Forum "Marshal Law: Miedo y  Asco", uno de esos tebeos que en opinión de lo que esto suscribe de obligada lectura y que debería estar disponible en las estanterías regularmente por ser una auténtica obra maestra de su género llamada a socavar y remover los cimientos de los moderados estetas del buen gusto hasta puntos insospechados y ofrecer una visión de lo superheroico tan influyente que, a pesar del tiempo transcurrido de su publicación original en el sello Epic en 1987, sigue siendo una obra rabiosamente "moderna" y su huella puede encontrarse en buena parte de lo que se ha publicado en el género posteriormente y se ha considerado rupturista.

San Francisco ha sufrido un terrible cataclismo que ha convertido la mayor parte de la ciudad en una ruina en la que malviven los supervivientes acosados por la que las bandas de antiguos superhéroes licenciados de la guerra en La Zona que campan a sus anchas cometiendo desmanes y respetando solo  la ley del más fuerte.  Frente a la anarquía y el caos, la única figura de autoridad y orden en ese entorno es Marshal Law, un policía solitario antiguo héroe  veterano también de La Zona, quién embutido en su traje de cuero sadomaso intenta imponer su ley  con sus peculiares métodos. Cuando empieza a operar Bacteria, un asesino en serie obsesionado con acabar con strippers disfrazadas de Celeste, la superheroina con la que se va a casar Espíritu Publico, el mayor superhéroe de la Nación Marshal Law habrá encontrado un caso a la talla de sus capacidades.

Dicen los que saben de esto del género de superhéroes que “Watchmen” es la gran obra maestra del género, referencia obligada para entender la evolución del mismo posteriormente. Y no les falta razón, pero generalmente se tiende olvidar de manera apresurada la conmoción que “Miedo y Asco”,  la primera miniserie de seis números de Marshal Law de los británicos Mills y O’Neill, fue para todos aquellos que consideraban el género superheroico un mero entretenimiento infantil. Los autores construyeron a su manera, que bebía directamente de la irreverencia punk, de las distopias tremendistas de Dyck (vía Scott, por supuesto)  de la osadía del cómic underground y de las sucias tramas hard boiled de Ellroy, un meditado y reflexivo desafío a las asentadas esencias superheroicas poniendo en tela de juicio todas sus ponderadas cualidades en una intensísima historia cargada de sexo, mala baba y vísceras que iba mucho más allá de la sofisticada obra de Moore y Gibbons.

Mills y O’Neill forjados en la dinámica escena británica en torno a la revista “2000 A.D”,  supieron como ninguno importar al incipiente sello Epic promovido por Marvel las fórmulas propias de “Juez Dredd” dando una vuelta de tuerca a la creación de John Wagner y Carlos Ezquerra e ir incluso un paso más allá a través de un justiciero sadomaso dispuesto a cazar superhéroes aunque todavía no se hubiera encontrado ninguno. Mills construyó una trama brillante en la que mezcla la distopia catastrofista heredera de “Mad Max” y “Blade Runner”  con las fórmulas del género negro haciendo que la historia crezca a partir de sus brillantes y cortantes diálogos y textos al tiempo que intertextualiza mediante los sesudos cuadros de texto en los que recoge las anotaciones de la novia de Mills una fiera crítica a la carga ejemplarizante del género al que pertenece.

Sin duda, “Marshal Law” no sería tan brillante sin el brutal y expresivo acabado de un magistral Kevin O’Neill que logra dar con el punto exacto en la caracterización deprimente y sucia de sus demasiado (sobre)humanos personajes, pero al tiempo construye una historia clara y perfectamente hilvanada en la que a modo de pintadas y lemas se introducen como puñetazos las máximas ideadas por Mills y presenta a partir de su personalísimo estilo fantásticas splash carentes de cualquier autocensura y que se grabarán en las retinas de los lectores.

En fin, “Marshal Law: Miedo y Asco” es un tebeo brillante, subversivo, valiente e inteligente  en forma y fondo que a pesar de los años transcurridos desde su publicación mantiene intacto su mensaje y adentrándose en los territorios más sórdidos del género superheroico como nadie ha sabido continuar con posterioridad.  Una auténtica obra maestra que no es ni para pusilánimes ni prejuiciosos y que seguro que, tras su lectura ,no dejará a nadie indiferente.

7 comentarios:

tristan dijo...

PAblo

un tebeo que no he leído y que tenía pendiente. Gracias por la recomendación.

Pacientes saludos.

jose rguez dijo...

Hola Pablo, he de reconocer que lo tengo en la pila de lecturas pendientes, pero tu reseña lo va a catapultar a las primeras posiciones.
Por cierto, ya ha anunciado ECC el próximo tomo.
Saludos

Critical + dijo...

Mira que desde que aparecieron los de ECC sólo me he agenciado los dos últimos TPBs de Scalped y me había propuesto no comprarles nada más por careros. Con éste, aún siendo caro a mi parecer, no he podido resistirme. Lo que no entiendo es por qué le ponen la pegatina de DC Comics si es un tebeo de Marvel.

Saludos, PAblo.

Anónimo dijo...

Bueno, en realidad Vértigo fue el contrapeso de Epic, que empezó allá por 1980 con la Epic Magazine y con la política de derechos de autor y con gente como JJ Muth, Kent Williams, Starlin, Rick Veitch, Stephen Bisette y John Totleben, Miller, Sienkiewicz y etc. Hasta Alan Moore publicó una historia corta en Epic Illustrated. Otra cosa es que Marvel descuidase el sello desde comienzos de los 90 mientras que DC, de forma inteligente potenció el suyo.

Y de acuerdo contigo, esta miniserie de Marshall Law fue muy grande. De acuerdo con toda tu reseña. En abril nueva ración!!!

PAblo dijo...

Tristán,

ME sorprende un poco que no lo hayas leído. Seguro que te gusta. YA nos cuentas.

José Rodríguez,

Pues te digo lo mismo que a Tristán. Seguro que no te deja indiferente. El segundo tomo que ha anunciado ECC también está muy bien. Ya comentaré algo al respecto cuando toque.

Critical +,

¿Son muy careros? Yo los veo más o menos igual que el resto. Creo que Marshall Law merece un esfuerzo.

Anónimo,

Sí, tienes razón. Me ha patinado la memoria y es cierto que Epic es anterior a Vertigo aunque tuvo una vida mucho más larga y exitosa. Inconscientemente me falla la distinta evolución de uno y otro. Corrijo y gracias por el aporte.

Impacientes Saludos.

Jorge Suañez dijo...

Uno de mis favoritos de siempre, lo tengo hace muchos años y recuerdo partirme de risa... una gamberrada auténtica,

Me alegré de la reedición porque es un cómic poco conocido

Un saludo

PAblo dijo...

Jorge,

Sí, cuando lo descubrimos con la edición de Forum fue todo un shock y realmente ha resistido muy bien el paso del tiemo. Una obra a reivindicar porque es excelente y poco (re)conocida.

Impacientes saludos.