martes, 19 de noviembre de 2013

“El diablo de los siete mares”, de Hermann e Yves Hermann.





La nueva editorial Yermo Ediciones irrumpe en el panorama comíquero español apostando fuerte con la publicación de “El diablo de los siete mares”, un integral en el que recoge los dos álbumes de la esperada serie de piratas homónima ya concluida en Francia, que viene avalada por ser uno de los últimos trabajos del gran Hermann Huppen, aunque sea acompañado, como viene siendo habitual en sus últimas obras, por su hijo Yves en los guiones. Pocas cosas hay más fuertes que el amor de un padre por su progenie, pero el gran Hermann tras la lectura de esta obra –y otras previas-  creo que debería plantearse si le merece realmente la pena dilapidar su reputación asociándose con la mediocre labor en los guiones de un Yves que no acaba de despuntar y acaba lastrando su labor.

Harriet y Conrad, dos jóvenes amantes sellan un matrimonio secreto en la Carolina del Sur del siglo XVIII, lo que despertará las iras del despótico padre de ella, el poderoso Lord Somerset, señor de una rica plantación que guarda un oscuro secreto. Huyendo de tan tiránico personaje, los jóvenes aventureros se harán a la mar en busca de un legendario tesoro mientras Rob Murdoch, un sanguinario pirata conocido como El Diablo de los Siete Mares, llega a la plantación paterna  para firmar un oscuro pacto con el tirano. Mientras, en el mar, otro aventurero conocido como La Iguana y su lugarteniente persiguen la ilusión de un fabuloso tesoro y su ambición y la casualidad hará que su destino se cruce con el del Diablo, al tiempo que desde el Almirantazgo británico se fletan barcos para acabar definitivamente con la amenaza de El diablo de los siete mares.

A priori, una historia de piratas en la que estuviera involucrado Hermann  Huppen con todos los elementos mencionados, tendría que hacer salivar a todo buen aficionado al cómic europeo de género. Sin embargo, la ilusión se torna migraña y decepción ante el retorcido planteamiento ideado por Yves que, alejándose de cualquier presentación convencional de los elementos en aras a un virtuosismo que no posee, opta por una historia de vidas cruzadas en las que los diversos personajes mencionados protagonizan sus propias aventuras, encontrándose y desencontrándose a lo largo de una narración que acaba volviéndose forzada y, en ocasiones, un tanto ilógica. 

El defecto principal de la historia es, en mi opinión,  la incapacidad de Yves –premeditada incluso me atrevería a decir- para establecer un argumento que hilvane las diversas subtramas y unos personajes con otros, quedando estos finalmente perdidos al capricho de un guionista que plantea y resuelve las más rocambolescas de la manera más pobre o apelando directamente al difícilmente justificable socorrido recurso sobrenatural, lo que acabará provocando la irritación de más de un lector ante semejante tomadura de pelo.

Al disparatado guión se añade que en el aspecto gráfico, el maestro Hermann no parece estar en su mejor momento resultando su trazo, en esta historia de género tan propicia para su lucimiento algo acartonado, cayendo, y creo que es lo peor que se puede decir de un autor tan implicado y arriesgado con su obra como ha sido Hermann Huppen a lo largo de toda su carrera, formulaico y sin la brillantez habitual, cobijándose  en composiciones y recursos que a los conocedores de sus trabajos previos le resultarán muy familiares. 

Es cierto también que su tratamiento del color es brillante y sus perspectivas únicas pero el conjunto acaba resintiéndose lastrado por la labor de Yves y porque Hermann en sus últimos trabajos parece cada vez más ensimismado en deleitarse en el dibujo de elementos paisajísticos o animales y menos dispuesto en implicarse en componer un buen tebeo.

En resumen, “El demonio de los siete mares” es un tebeo lleno de posibilidades desaprovechadas y lo que podría haber sido un bello alegato por el género de piratas acaba convertido en un tebeo del montón. Una pena.

8 comentarios:

Iñaki dijo...

Pues que lástima. Ya andaba yo como el perro de Pavlov con este título y el tercer integral de JEREMIAH (que sí o sí caerá en breve) como buen Hermanniano que soy, pero me acabas de confirmas las dudas que me surgieron al ojerarlo, así que lo aparco al rincón de los "quizás más adelante" ya que en la avalancha de novedades navideñas hay títulos de sobra para vaciarnos el bolsillo.

Gracias por la reseña.

Saludos en paralelo.

Anónimo dijo...

Excelente reseña. Gracias.
En favor de Yves voy a decir que Embarcarse en una historia sobre piratas y salir airoso (sin topicazos y eso) debe de ser toda una prueba de fuerza para cualquier autor de cómic, tanto para un guionista como para un dibujante. Una prueba que pocos tebeos que yo recuerde han aprobado con nota. Me vienen a la cabeza "Isaac el pirata" de Blain, "Barbarroja" de Charlier, "Antoine de las tormentas" de luís Durán...tendría que pensarlo un poco más pero así, a bote pronto no recuerdo muchos más.

Álex.

Melchor Mombo dijo...

Ya comenzaba a pensar que era el único al que Yves Huppen le parece un guionista de resultados mediocres. Un buen análisis de este tebeo.

PAblo dijo...

Iñaki,

Si tienes que elegir vete a por el tercer integral de "Jeremiah" sin dudarlo que contiene algunos de los mejores álbumes de la serie. De todos modos, reseña más completa en breve.

Y sí, estos meses vienen cargados de cosas interesantes. De todos modos, más adelante puedes recuperar títulos.

Alex,

Bueno, aparte de los que mencionas, acaba de aparecer también la conclusión de "Long John Silver" que es un acercamiento moderno al género entretenido; "Barracuda" es una serie abieta muy convencional que también está curiosa.

Y "Omar, el navegante" de Pedro Rodríguez es una historia estupenda.

De todos estos, he escrito por aquí si te interesan.

Melchor Mombo,

Creo que las carencias de Yves son notorias para muchos de nosotros.

Impacientes Saludos.

Jorge Suañez dijo...

Pablo coincido punto por punto... Me llevé un gran chasco (y eso que algo me olía mal desde el principio...me sonó raro que Norma y otras editoriales consagradas dejaran escapar este título)

efectivamente los guiones de Yves H. son bastante regulares, en este caso concreto es muy malo.

Pero lo peor, efectivamente, fue constatar que esta vez El dibujo de Hermann no estaba a la altura, hecho como sin ganas, sin esa chispa de siempre...

Que pena...

Un saludo

PAblo dijo...

Jorge,

Sí, el retraso en publicarse la obra escamaba a los que sabíamos que llevaba tiempo publicada en Francia.

Impacientes Saludos.

Anónimo dijo...

una lastima no haber leido antes la reseña , en efecto no merece la pena
Yves cada vez lo hace peor

saludos

Mario

PAblo dijo...

MArio,

Y lo peor es que arrastra al padre...

Impacientes Saludos.