jueves, 17 de octubre de 2013

“American Vampire: El Señor de las Pesadillas”, de Dustin Nguyen y Scott Snyder.




Uno de los síntomas de la buena salud de una serie es que se extienda y dé lugar a spin off y nuevas miniseries relacionadas, a veces muy rebuscadamente,  con la principal ampliando y consolidando su universo de ficción. Uno  que han sabido entender sin caer en el abuso esta posibilidad es el guionista Scott Snyder que poco a poco, a través de cuidadas miniseries ha ido ampliando el rico universo vampírico que creó junto a Rafael Albuquerque en la serie Vertigo  "American Vampire" , desarrollando subtramas y profundizando en  personajes con los que luego nutrir a la serie principal. La última de estas miniseries que ha publicado en España ECC Ediciones es “American Vampire: El Señor de las Pesadillas” en la que junto al dibujante de origen vietnamita Dustin Nguyen introduce su particular versión del vampiro icónico, Drácula.

Es 1954 y en plena Guerra Fría de la sede británica de los Vasallos de los Luceros del Alba es secuestrado su prisionero más peligroso, el poderoso líder de los vampiros del Cárpato capaz con su sola voluntad de dominar a sus congéneres y a los humanos desde su ataúd. El agente Hobbes, con un pasado marcado por el todopoderoso vampiro, tendrá que contactar de nuevo con la retirada agente Felcia Book y su particular hijo Gus para detener la comitiva de Drácula antes que llegue a su destino al tiempo que forjar una alianza contra natura con sus enemigos naturales.

Entretenidísima historia la que se marca Snyder a lo largo de los cinco números de esta miniserie para reinterpretar el pastiche clásico de vampiros reforzándolo con una subtrama de espionaje ambientada en la Guerra Fría.  Snyder que hasta el momento se había preocupado muy mucho de obviar los referentes clásicos en la serie introduce al arquetipo vampiro por antonomasia Drácula pero revisado con astucia para adaptarlo a las peculiaridades fijadas por el guionista para su serie aun manteniendo los suficientes elementos clásicos de la identidad del Vampiro cómo para que resulte familiar e identificable incluso incorporando diversos referentes en la trama que directamente entroncan con la novela clásica de Stoker. No contento con ello, Snyder hace avanzar la historia para incorporar novedades que afectarán directamente a la organización de cazavampiros de los Vasallos para abrir nuevas vías argumentales que poder desarrollar en el futuro.

En esta miniserie, el apartado gráfico corre a cargo de Dustin Nguyen que realiza el que para mí es uno de  sus mejores trabajos hasta la fecha. Con un estilo expresionista y sucio que no rompe con la línea estética marcada por Albuquerque otorga a la historia el ritmo  que requiere, a pesar de contar con diversos flashbacks y desarrollarse en diversas localizaciones. Nguyen realiza un estupendo trabajo y no me importaría que siguiese apareciendo en la cabecera principal supliendo a Alburquerque.

En fin,  American Vampire: El Señor de las Pesadillas” es una muy entretenida historia de vampiros en las que Snyder demuestra su buena mano en el género siendo probablemente en la actualidad el autor que más está haciendo por ampliar su concepto ofreciendo dentro de lo que cabe aportes interesantes. Esperemos que siga así durante mucho tiempo.

2 comentarios:

jose rguez dijo...

Totalmente de acuerdo con la reseña, Pablo. Me gustó mucho más que Selección Natural que me dejó un poco frío.

PAblo dijo...

Jose Rodríguez,

Sí, a mí también me ha parecido muy superior a "Selección Natural", como ya comenté por aquí.

Impacientes Saludos.