miércoles, 5 de septiembre de 2012

“Daredevil: La sonrisa del diablo”, de Mark Waid, Paolo Rivera y Marcos Martín.




Leído el correcto tomo en que Panini ha publicado los primeros seis números de la nueva serie de “Daredevil”, uno entiende la razón de tantos elogios que ha leído por ahí. Sin embargo, no nos equivoquemos, Waid, Rivera y Martin tampoco es que hayan descubierto la pólvora sino que han aplicado fórmulas que ya estaban en la esencia del Hombre Sin Miedo desde sus orígenes pero que, parece ser, habían sido olvidadas. Su gran mérito es volver a recordarnos lo divertido que podía llegar a ser.

En estos números Matt Murdock vuelve a Nueva York dispuesto a retomar su carrera como abogado. Sin embargo, las sospechas públicas sobre su identidad secreta le obligarán a no ejercer directamente la defensa de sus clientes sino asesorarles legalmente para que se autodefiendan en los tribunales. Mientras Matt intenta mantenerse en un segundo plano, Daredevil deberá hacer frente a los supervillanos asesinos contratados para acabar con su clientela.

Como digo, “Daredevil” no es un tebeo original. Waid muy sabiamente lo que ha hecho ha sido retomar la esencia original del personaje,tal y como lo idearon Stan Lee y Bill Everett y funcionó durante décadas hasta que la larga sombra de Frank Miller lo convirtió en un superhéroe justiciero, maldito y atormentado que los guionistas que vinieron después – de Nocenti a Diggle, pasando por los Bendis y Brubakers- no se cuestionaron. Waid da un golpe de timón y se sitúa contracorriente del carácter pesimista que domina el género actualmente – seguramente auspiciado por causas externas al mismo- apostando por un tono más fresco y optimista a través de tramas clásicas y ligeras resueltas con oficio en las que desarrolla el nuevo rol de Murdock al tiempo que Daredevil se enfrenta con supervillanos urbanos de segunda fila – la Mancha, Klaw, Boxeador…- que son con los que más luce.
Seguramente esa apuesta por el optimismo, tan distintiva en otras épocas de los cómics Marvel (y en el género) es lo que ha hecho tan atrayente este título a los lectores pero no hay que olvidar el brillante envoltorio gráfico en que viene presentada la oferta de Waid.

El dúo formado por el estadounidense Paolo Rivera y el español Marcos Martín juntos pero no revueltos – el primero se ocupa de los tres primeros episodios y el segundo de los siguientes-, le dan un tono a la serie completamente revolucionario y radical, tal y como están las cosas dentro de lo que es el actual mainstream. Y es que, frente a la espectacularidad hueca imperante de los Jim Lee, Deodato, Reis y demás, con predominio de las figuras y una narrativa pobre que abusa de los efectos cinematográficos y ha redundado el empobrecimiento de las tramas y los personajes en las últimas décadas, Rivera y Martin construyen sus historias a partir de un profundo conocimiento de la narración en viñetas para ofrecer historias sólidas, sobrias y resueltas con brillantez.

Martin y Rivera se alejan del abuso del músculo, el mohín vacío y la pose provocativa, tan característico de muchos tebeos de superhéroes actuales, para poner su talento al servicio de la historia que quieren contar. Su estilo de dibujo clásico y detallista resulta incluso más cercano al de dibujantes europeos como William Vance o Phillipe Francq y se adecuaría perfectamente para dibujar cualquier superventas de Van Hamme.

Sin embargo, y a pesar que esa base europea que quizás sorprenda a los lectores norteamericanos pocos familiarizados con los tebeos de más allá de sus fronteras, donde Rivera y Martin han ido un paso más allá que esos autores europeos es en los recursos narrativos que manejan, asimilados perfectamente de maestros como Steranko o Miller pero usados con sabiduría para dotar de agilidad y sorprender con sus composiciones ofreciendo un plus distintivo que solo se encuentra en los buenos cómics.

 
 Daredevil: La Semilla del Diablo” es una buena noticia en el cómic de superhéroes que puede –ojalá- marcar una tendencia contagiosa en el género, una apuesta sin prejuicios por la narrativa y los recursos propios del medio para ofrecer un tratamiento de la historia más sólido gráficamente, que permita renovar las tramas apolilladas mostradas desde una nueva perspectiva. “Daredevil” es el título adecuado para marcar ese punto de inflexión ya que, ¿si Miller pudo en este título revolucionar el género en los ochenta por qué no van a poder hacerlo ahora los Waid, Rivera y Martín?. Valdrá la pena comprobarlo.

16 comentarios:

tristan dijo...

Parafraseando una web histórica. ¡Pues a mí me ha gustad! Como a tí.

Pacientes saludos.

Adolfo dijo...

Excelente comic. Me he comprado los dos primeros tomos aquí en los USA y el segundo, con Spider-man y el Hombre Topo mantiene el nivel siendo comics muy divertidos y agradables de leer. Una vuelta a los clásicos que se agradece. Los dibujos del primer tomo me recordaron al mejor Tim Sale, profundamente claros y descriptivos. La aparición de clásicos como Klaw es de agradecer. Aire fresco.

Liponidas dijo...

Mi personaje favorito!
Kesel lo intentó en los noventas con buen resultado, lástima que duró tan poco números. Y tampoco lo ayudó un Cary Nord en sus incicios, con buenas intenciones pero que no dibujaba fondos ni con una pistola en la sien. Joe Kelly continuó el tono jocoso del personaje, pero también duró pocos números.
Espero que esta etapa no caiga en el facilismo y que un guionista correcto y conocedor del género, como Waid, no nos deje a medio camino y tenga una larga etapa.
Por cierto, los dibujantes actuales ya no son Rivera y Martín no?

Jordi T. Pardo dijo...

Pues a mí me ha dejado algo frío. Esperaba la etapa con ganas, sobre todo por lo bien que hablaban de ella, y yo mismo reconozco que el personaje necesitaba un giro porque tantas desgracias en la vida de Matt Murdock ya era incluso poco creíble pero también creo que todo tiene su época y el Daredevil de Mark Waid a mí ahora mismo no me llena... No puedo decir que sea malo, no lo es, pero para mí la profundidad del personajes, todos esos añadidos que Frank Miller le introdujo en su día, son ya esenciales en la definición del mismo y no veo que aquí se profundice ni se toquen prácticamente ni en superficie. Lo que queda son unas historias algo simplonas, simpáticas en el mejor de los casos, con un arte muy atractivo pero que no veo el camino que intentan seguir... Y creo en el entretenimiento por puro entretenimiento pero eso no quiere decir, necesariamente, que no enga que ser relevante.

PAblo dijo...

Tristán,

Como se nota el que sabe...;-D

Adolfo,

Aire fresco...Apelando a la esencia del personaje. Y es que el DD atormentado ya estaba muy visto. Waid se lo da. Estoy de acuerdo con lo que comentas respecto a la claridad y la limpieza en el estilo de Marcos Martín y Rivera aunque yo no les veo demasiado parecido con Sale, me parecen más realistas.

Liponidas,

Pues me parece muy acertada la mención a Kessel y Kelly porque ellos también apostaron por un héroe menos atormentado con buenos resultados, quizás no demasiado valorados. No estaría mal que Panini la recuperase en un tomillo de esos de Extra Superhéroes...

Por lo que sé, Rivera y Martín continúan en próximos números alternándose con otros dibujantes. Hay un arco dibujado por Samsee y algo también de Michael Allred, creo.

Eso sí. No van a durar mucho porque Rivera ya anunció que iba a finalizar su contrato con Marvel.

Impacientes Saludos.

Guido Cuadros F.A. dijo...

Leí el tomo TPB en inglés, me daba curiosidad saber el porqué de todo ese revuelo con esta serie (a la que le dieron el Eisner este año). Efectivamente es un buen tebeo, ya lo has dicho casi todo en tu artículo, se nota un esfuerzo y unas ganas por -hasta donde les es posible- tratar de hacer algo creativo y novedoso, recuperando en parte el espíritu ''positivo'' de las primeras historias del personaje y utilizando un estilo de dibujo ''europeo''. Las historias están bien narradas, el dibujo -de Martin y de Rivera- es bueno... pero hasta ahí nomás. No veo nada revolucionario en el cómic ni nada que me ''voltee el cerebro'' como para darle un chance al segundo tomo. A fin de cuentas, sigue siendo más de lo mismo...

Saludos desde Perú!

jordim dijo...

Y aún espero una adaptación decente de Daredevil al cine...

PAblo dijo...

Jordi T. Pardo,

Bueno, ya sabes, esto es una cuestión de gustos y como digo la sombra de Frank Miller es alargada. Y me da la sensación que Waid antes de embarcarse en una saga larga pretende asentar las características de su DD. A mí de momento me parece bastante entretenido.

Guido,

Es que no hay nada revolucionario y mucho menos a nivel argumental. Son tebeos Marvel de los de toda la vida que donde se distinguen es en el apartado gráfico. La forma se impone sobre el fondo.

Jordim,

Bienvenido. No sé si más decente pero que fuese al menos mejor que la existente no puede ser tan complicado.

A propósito, ha muerto el Kingpin negro, Michael Clarke Duncan cuya actuación era lo más destacable de la película. DEP

Eso sí, si la peli de DD era mala, la de Elektra no te quiero contar...el horror. Nada, me siento a esperar contigo.

Impacientes Saludos.

Jaime Sirvent dijo...

Coincido contigo, un fresco y divertido tebeo de superhéroes con una narrativa visual absolutamente impecable.

Saludos.

PAblo dijo...

Jaime,

Perfecto resumen.

Impacientes Saludos.

Akbarr dijo...

Pues yo estoy 100% de acuerdo con Jordi Pardo, el tebeo no se puede decir que sea malo, y la "vuelta a los orígenes" de Daredevil no está mal tampoco como idea... pero no acaba de llenarme, me hubiera gustado más que la colección se hiciera más "alegre" pero que a la vez siguiera teniendo su fondillo, que es algo perfectamente posible.

De todas formas la sigo leyendo, cuando estaba a punto de dejarla empezó a ganar interés para mi, sobre todo justo después del tomo de Panini, con un crossover con Spiderman que acabó en una saga con la Gata Negra... (aunque reconozco que el interés no sé si tuvo que ver porque mejoraran los guiones o por el morbillo) :-P

PAblo dijo...

Akbarr,

Ay picarón...No creo que los guiones vayan a mejorar gran cosa y supongo que Waid mantendrá la misma línea teniendo en cuenta además que hasta ahora le ha ido bien ;-D

Impacientes Saludos.

Akbarr dijo...

En realidad creo que sí, que los guiones mejoraron, más allá de la Gata Negra y el morbillo fueron creando hilos conductores más interesantes.

De hecho posiblemente el dibujo fue a peor, aunque se mantuvo a un buen nivel (pero Marcos Martín es mucho Martín)

PAblo dijo...

Akbarr,

Tampoco creo que los guiones sean revolucionarios ni especialmente mejores. Respecto al dibujo, te doy la razón. Ya lo comentamos en su momento.

Impacientes Saludos.

Akbarr dijo...

Una vez leídos algunos números más, me reafirmo: la colección va ganando interés con el paso de los números y cada vez está mejor. Eso sí, se acabó lo del Daredevil "happy", ya lo están puteando otra vez.

PAblo dijo...

Akbarr,

Era de esperar que Waid no es precisamente un pipiolo y lo que está claro es que muchos fans lo que esperan es que DD lo pase no mal, peor.

Impacientes Saludos.