viernes, 14 de octubre de 2011

“La Leyenda de las Cuatro Sombras”, de Fernando Fernández y Carlos Trillo.

Imposible no leer de nuevo con un punto melancólico el álbum en que Glénat recuperaba con acierto y esmero hace pocos años esta obra aparecida seriada en los primeros números de “Zona 84”. Y es que todavía está reciente el recuerdo de la desaparición de sus autores –primero, Fernández, y poco después, Trillo- con lo que comprobando de nuevo su enorme talento a través de este trabajo la ausencia se hace más patente.

La Leyenda de las Cuatro Sombras” cuenta la búsqueda de El que Corroe, un embozado ángel caído que ha de hacerse con distintos objetos para recuperar su antiguo poder. Interrumpiendo el aquelarre de unas siniestras brujas para hallar a los que han de acompañarle en su búsqueda: un rey que perdió su reino, un poeta que perdió la inspiración y un sacerdote que perdió la fe en su Dios. Tras reunir a las sombras de los que fueron, El que Corroe y sus compañeros se embarcarán en una búsqueda no exenta de peligros para volver a ser los que una vez fueron.

Más allá de la simpleza del argumento del que parte, la búsqueda por una compañía de distintos objetos, recurrente ad infinitum dentro del género fantástico, “La Leyenda de las Cuatro Sombras” se lee hoy en día con interés gracias al talento de Trillo para construir personajes familiares al lector y al mismo tiempo únicos, fácilmente asociables a las características propias del folklore popular que derivó en los cuentos infantiles pero atractivos para el lector “adulto” al que estaba destinada una publicación como “Zona 84” que recogía historias de Cienia Ficción, Terror o Fantasía, y en las que cada episodio de corta extensión tenía un sentido propio y se aglutinaba en el marco de la narración general. Trillo, como buen profesional que fue, demuestra oficio incluso para concluir la obra, dotándola de un final abrupto y sencillo y, a pesar de ello, con sentido aunque sea fácil suponer que hubiera sido bastanted diferente si hubiera contado con espacio y tiempo para desarrollar más los personajes –y acabar la historia de otro modo.
El gran mérito de Trillo, como en tantas otras ocasiones a lo largo de su trayectoría, se encuentra en asociarse con un enorme dibujante que en esta obra en concreto realizó quizás su mejor trabajo antes de abandonar el cómic para desarrollar su carrera como pintor. Y es que, a diferencia de sus otras obras de larga extensión, “Zora y los Hibernautas” y “Drácula”, al contar con un guionista de la talla de Trillo a su lado, el dibujo preciosista y pictórico de Fernando Fernández se pone al servicio de la historia como nunca logrando en esta obra su trabajo narrativamente más logrado.

Fernando Fernández desarrolla toda la imaginería ideada por Trillo y la convierte en un auténtico espectáculo visual en el que demorarse, potenciada por una composición de página elegante y narrativamente eficaz, especialmente en la primera parte de la obra. Sus doncellas son preciosas y mezclan inocencia con picardía evitando que sus excesos eróticos resulten zafios, sus feas brujas macbethianas pero con un punto ternurista bajo su fealdad emparentan a personajes como el tío Creepy o la vieja bruja de “La Guarida del Miedo” de E.C. (aunque estas tengan un papel mayor que el de ser meras prologuistas de la historia) mientras que los personajes principales están soberbiamente caracterizados para resultar creíbles en el marco de la historia. Fernández compone en esta obra unas páginas excelentes en las que la narrativa está especialmente cuidada para mantener la atención del espectador al tiempo que hace más atractiva una historia que en manos de un dibujante menos dotado quedaría reducida a una mera anécdota.

Quizás la nostalgia que me ha producido leer esta obra no sea tanto por el fallecimiento de sus autores –que también- sino por la sensación de oportunidad perdida que la impregna. Se nota que es un trabajo iniciado con muchas motivación por sus autores que, poco a poco, va perdiéndose conforme –imagino- las ventas no acompañaban. La pena se acreciente porque poco después de la cancelación de la serie, Fernández, que seguramente se encontraba en su mejor momento, dejó de dibujar cómics para dedicarse a otros menesteres debido a la crisis del cómic español en los ochenta dejando en el tintero las que quizás habrían sido sus mejores trabajos. Y es que, parafraseando a Serrat, no hay peor nostalgía que añorar lo que nunca fue y pudo haber sido.

5 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

A ver si lo entiendo. "La simpleza del argumento" y "una historia que quedaría reducida a una mera anécdota" se resuelven gracias a la maestría del Fernández. Y a su vez el dibujante logra su mejor trabajo "al contar con un guionista de la talla de Trillo". No me cuadra. ¿Soy yo o eso es una tautología?

Ismael dijo...

Quizás los episodios se hagan cortos para lo que se lee ahora, tipo La Cruz del Sur o Tres sombras, "en cuanto a cuentos". Para los lectores de Afanasiev es un tebeo excelente. ¿Pero tienes idea de por dónde continuaría la historia?
Yo supongo que serían las brujas, pero después de leer el álbum (¿hace dos años?) busqué información por la internet sin encontrar ni pizca del asunto.
Tengo unas pequeñas historietas en italiano del dibujante y Rosa Lleida que siguen el tono de cuento de este Trillo. Y tampoco sé si son anteriores o posteriores.

ismamelón

PAblo dijo...

Fran,

Más bien intento que sea una opinión aunque quizás no deje de ser una perogrullada aunque creo que los textos entre frases lo aclaran lo suficente aunque leyendo tu comentario no debe ser así.

Aclaro más: No es la mejor historia de Trillo pero funciona y se disfruta con agrado a pesar de su simplicidad gracias al dibujo de Fernández que funciona no solo a un nivel estético sino también narrativamente mejor que en sus obras anteriores y eso, supongo, debe ser en parte mérito de Trillo.

Ismael,

Ni idea, suposiciones. Desde luego el que no me creo es el final feliz publicado. Yo creo que el papel de las brujas nunca iría más allá en la historia pero en un momento dado hay ciertas referencias de la aprendiza hacia el poeta que quizás podrían haberse desarrollado de algún modo y quizás un diferente tratamiento respecto al personaje de El que corroe. Vamos, realmente no tengo ni idea.

Impacientes Saludos.

Fran G. Lara dijo...

En realidad lo que pretendo decir es esto:

http://littleslumberland.blogspot.com/2009/10/la-leyenda-de-las-cuatro-sombras.html

PAblo dijo...

Fran,

Leído (seguro que ya lo leí en su momento) tu enlace.

Creo que en el fondo estamos bastante de acuerdo sobre esta obra aunque a mí sí que me parece que Fernández se beneficia del trabajo de Trillo que aunque no firme uno de sus mejores guiones cumple. ¿A tí no te pareció que, salvo el dibujo, todo se queda a medias? Quizás si las circunstancias hubiesen sido otras a nivel de guión Trillo hubiera podido sacar mucho más partido a una historia que a pesar de un punto de partida -y un final- muy rudimentarios estaba llena de posibilidades. En fin. son conjeturas mías.

Impacientes Saludos.