miércoles, 19 de octubre de 2011

John Byrne y el Terror en los Superhéroes.

Hoy me apetece retomar el tema de John Byrne ese autor de cómics de superhéroes tan pasado de moda y que ya casi nadie recuerda aunque dejara algunos cómics –de superhéroes- dignos de no ser olvidados. A estas alturas, no voy a descubrir a ningún aficionado que una de las grandes influencias de Byrne es la Ciencia Ficción que, de un modo u otro, está presente en la mayoría de sus cómics pero Byrne demostró al menos en un par de ocasiones conocer las teclas de otro de los grandes géneros desarrollados en el siglo XX, el Terror, adaptando perfectamente sus convenciones a los cómics de superhéroes.


Vamos a reivindicar esos dos tebeos desarrollados precisamente en las dos grandes compañías mainstream, Marvel y DC, en la década de los ochenta.

En el número 32 del primer volumen de “Los 4 Fantásticos” (publicado cuando Planeta era todavía Comics Forum), se publicó el Anual 17 de “Fantastic Four” (1983) “¡Legado del ayer!”, una impactante historia que entronca directamente con las pelis de monstruos e invasiones aliens de serie B.

A la novia del momento del cerillita, Sharon Shelleck, el coche la deja tirada en medio de Oklahoma teniendo que acudir a pedir ayuda a uno de esos bucólicos pueblecitos de okkies entrañables de la América profunda. Poco a poco, Sharon irá descubriendo que los, en principio, amables lugareños no lo son tanto y prefieren que se quede con ellos. Una llamada de socorro interrumpida pondrá tras la pista de Sharon a los 4F quienes acabarán descubriendo que son los culpables del horror que ha invadido el lugar.

Byrne, en uno de sus mejores momentos de los 4F, construye a partir del final ocurrente e intrascendente del episodio que sirvió de presentación a los skrulls obra de la genialidad de Lee y Kirby una entretenida historia de terror que evoca películas como “La invasión de los ladrones de cuerpos” (y su “remake” “La invasión de los ultracuerpos”) o la “Psicosis” hitchcockiana en la que el personaje de Sharon interpreta a la perfección el rol de scream lady protagonizando la mayor parte del tebeo hasta que los 4F llegan al rescate y resuelven el misterio oculto insertando de paso brillantemente la historia en la propia continuidad y tradición del cuarteto fantástico en una magistral jugada en un guiño más al cine de terror de la Guerra Fría convirtiendo un elemento tan inofensivo como la leche en la pieza clave de transmisión del mal.

La otra gran obra de terror superheroico realizada por Byrne es "Skeeter" publicada en su día por Ediciones Zinco y originalmente en el “Action Comics Annual 1” de 1987, guionizada por el propio Byrne y dibujado por un inspirado Arthur Adams, siendo los protagonistas los dos grandes iconos de DC, Superman y Batman.

Byrne sorprende al lector desde el primer momento con una historia de vampiros con ciertas similitudes con la anterior. La localización se traslada en esta ocasión a los pantanos de Louisiana donde asistimos como una bella scream lady escapa de una horda vociferante que la acosa en la noche hasta acabar encontrando refugio en su casa para descubrir que sus padres ya han sido asesinados…Mientras tanto, persiguiendo a un asesino múltiple Batman llega a un pueblecito de Louisiana donde los vecinos andan atemorizados por la presencia de vampiros teniendo que recurrir a Superman para hacerles frente sin que ninguno de los dos sospeche que forman parte de un minucioso plan de venganza ideado mucho tiempo atrás.

Byrne da buena muestra de cómo construir una historia de superhéroes incorporando elementos de terror en este “Skeeter”, una historia con reminiscencias del maestro King y de nuevo la "Psicosis" de Hitchock, en la que las sorpresas son constantes. El gran Arthur Adams, entintado por Dick Giordano, realiza quizás uno de sus mejores trabajos desarrollando esta brillante historia de terror.

Dos tebeos olvidados de superhéroes entretenidos, inteligentes y bien planteados, desarrollados con una exquisitez gráfica que ya no se estila. Tebeos que logran perfectamente su objetivo de evasión resistiendo el paso del tiempo convertidos en auténticos clásicos realizados por un autor que desgraciadamente ha quedado arrinconado por una industria que parece ir por otros derroteros. ¿Se reeditarán alguna vez? Ni idea.

Mas tebeos de superhéroes con vampiros, aquí.

11 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Ambos cómics reunen lo mejor de la Edad de Bronce, uno en pleno apogeo y el otro en el límite de la Bronze Age, pero son dos cómics geniales.

¡¡Que grande ha sido John Byrne!!

Saludos.

PAblo dijo...

Mo,

Estaré pendiente de ese artículo que promete. Efectivamente, son dos grandes tebeos en una gran carrera la de un John Byrne que tiene muy pocos borrones.

Impacientes Saludos.

Bruce dijo...

El de los 4F está muy chulo, el otro creo que no lo he leído. ¡Ese Byrne ochentero güeno!

Belknap dijo...

Mr. Pablo, por mi parte John Byrne es uno de mis autores y dibujantes preferidos, al cual extraño, segundo las dos obras que usted reseña son geniales y por ultimo, muy buen post, como siempre, un saludo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Yo ya no sé si es que estoy pasado de moda, pero cada vez que repasas algún cómic ochentero me reuerdas lo mucho que me gustó. ¡Y tengo los dos en mi comicteca, el primero en el coleccionable que sacó Planeta recopilando toda la etapa del gran Byrne en 'Los 4 Fantásticos' y el segundo en aquel anual que sacó Zinco.

La historia de los 4F me pareció en su día una genialidad precisamente por salirse de la tónica superheróica y por tocar de una forma tan inteligente un detalle que muchos tendrían olvidado de aquella primera historia del cuarteto. La segunda me encantó desde el principio, desde la primera vez que lo leí, me pareció una magnífica combinación de géneros. Y, creo recordar, fue uno de los primeros cómics que compré de forma consciente y en el que descubrí cómo afecta la magia a Superman.

JEP dijo...

Saludos.

Buen artículo, simplemente me gustaría recordar la historia de Byrne en Alpha Flight sobre el origen de Marrina, que va en la línea ésta.

Guido Cuadros F.A. dijo...

Lamentable como la industria superheroica norteamericana fue arrinconando y luego desechando totalmente el trabajo de uno de los autores (y para colmo, autores completos: guión y dibujo, y buenísimo en los dos, ya casi no se ven autores completos en la industria gringa hoy en día) más creativos, originales e inteligentes como John Byrne. Eso dice mucho de la ceguera de los que dirigen esa industria y de la mediocridad de la gran masa de lectores que consumen ese tipo de cómics actualmente.

granpepillo dijo...

El John Byrne de esta época es un grande, despues de Moore y Miller el mas importante autor de comics de superheroes de los 80, pero creo que el solito es el responsable del olvido en que se encuentra. A partir de los segunda mitad de los 90 entró en una decadencia absoluta: Chapter one (el peor Spiderman de siempre), una wonder woman mediocre, los años perdidos de los X-men, etc.

PAblo dijo...

Bruce,

Ya te digo. El de "Superman" yo lo leí y se publicó como un especial fuera de colección por Ediciones Zinco y, posteriormente, debió ser reeditado (¿quizás por Vid? Ni idea). Está muy entretenido y a mí de peque me impactó.

Belknap,

Ese es el espíritu, que se nos note a los admiradores de Byrne. Gracias.

Juan,

Es que estábamos en el momento adecuado, en el sitio preciso y con la edad justa para que estos tebeos nos encantasen.

Son de lo mejorcito de la "Bronze Age" y nosotros -año más año menos- podíamos acudir al kiosco para comprarnos las primeras seris de Vertigo, Crisis, V de Vendetta....Y, claro, en Marvel, los 4F de Byrne, el Thor de Simonson, la Patrulla X de Claremont... El problema no era decidir qué comprar sino lo que tenías que dejar cada mes porque no te llegaba con la paga. ;-D

JEP,

...Y la primera aparición de El Amo en los números dos y tres de la serie. Me acordé precisamente de ese momento nada más publicar el post.

Guardo un gran recuerdo de Alpha Flight de Byrne. La aparición del alien consorte con cara de bebé es un momento terrorífico. Por otro lado, las Grandes Bestias tenían apuntes lovecraftianos...

Guido Cuadros,

Lo que ocurre es que priman criteríos comerciales -industriales- antes, que ya no te digo artísticos, sino de coherencia y respeto al autor. A los lectores, sobre todo, si son chavales hay que educarles el gusto y no insultar su inteligenci. Si lo que les venden no merece la pena lo acabarán dejando de lado.

Granpepillo,

Bienvenido. Puede ser, no te digo que no lleves razón...

Impacientes Saludos.

David dijo...

Varias cosas...
La tal Sharon no era la novia, ¿no?
Era la amiga de la que Johnny quería que fuera su novia...
Pero bueno, da lo mismo. Una estupenda historia que de crío me encantó (no más que esa de los sinteclones o como quiera que se llamara, con los 4F como "figuritas" de Muerte en un pueblo maqueta)...
Sí. Tenía toda esa pinta de las pelis que dices que evocan.. Y ese final con el camión de leche entrando en la zona militar (ja,ja).
Además, que Byrne cogiera la anécdota de las vacas de Kirby y Lee para hacer esa historia me pareció muy bueno.
La segunda, la dibujada por Adams no me parece tan buena.
Casi tan "terrorífica" como la de los 4F (aunque sólo al principio) es el "homenaje" que se montó a La Cosa en ese de Alpha Flight con el Superskrull...
Sí. Byrne fue realmente grande.
Y por cierto...tendrán unos añitos, pero he estado revisando sus Blood of the Demon... y bueno, lejos de la calidad de estos, pero no están tan-tan mal.
Otro saludo.

PAblo dijo...

David,

Puede ser porque lo he escrito de memoria...Es posible que fuese la amiga.

Bufff... Del del superskrull ese de "Alpha Flight" casi no me acuerdo. Cuando vaya a casa de mis padres le echo un ojo a la colección.

Impacientes Saludos.