jueves, 19 de mayo de 2011

¿Un cómic puede cambiar el mundo?

Seguramente no, pero a buen seguro que ayuda. Más información, aquí.

4 comentarios:

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Muy bueno.
En la mani del 15 no me pude resitir a decirle a uno de los Vs: "Me gusto más el cómic".

PAblo dijo...

Ju,

¿Y lo había leído? Porque mucho me temo que muchos de los enmascaraddos han visto la versión cinematográfica de los Wachowski sin profundizar en el cómic de Moore y Lloyd. De todos modos, es lo que tienen los símbolos... Son impredecibles.

Impacientes Saludos.

Mythos dijo...

Sí sirve realmente para cambiar el mundo, la verdad, me da igual que lo que conozca la gente sea su versión cinematográfica o el cómic. La influencia V de Vendetta en este movimiento es obvia, la película en su momento tuvo un gran éxito, la gentes salía del cine repitiendo sus consignas del personaje, y el cómic se benefició de ello y se vendió muy bien. Luego llegó el efecto Wikileaks, Anonymous y protestas, mucho anteriores al 15M, en las que la gente se representaba, para regocijo de Alan Moore, llevanado la máscara de Guy Fawkes. Las ideas son como un virus, se extienden pero es difícil reconocer su origen pero si sirven para cambiar las cosas eso es lo de menos. Además, lo cierto es que la película no me pareció ni mucho menos mala, desde luego no tiene la profundidad argumental que tiene el cómic pero, exceptuando la censura del postulado anarquista que se encuentra en la obra y de algunas tramas secundarias, creo que transmite muy bien el sentimiento de esta y eso es lo más difícil de conseguir en estos casos.

PAblo dijo...

Mythos,

LA película "V de Vendetta" me parece correcta sin más. Cada vez que la veo me gusta menos y me resulta más artificiosa en comparación sobre todo con el sincretismo narrativo de la obra que adapta. En el fondo, es que me hubiera gustado que la hubiera adaptado Tarkovski ;-D

Eso sí, independientemente de si se conoce el cómic o la película, estoy de acuerdo en que lo suyo es que si sirven de inspiración para que cambíen las cosas, bienvenidas sean.

Impacientes Saludos.