miércoles, 26 de enero de 2011

“The Walking Dead”, de Frank Darabont: Conclusiones finales.

La emisión de los dos últimos capítulos de la primera temporada de “The Walking Dead” en LaSexta no hizo más que confirmar lo que ya venía comentando aquí y aquí

La ilusión inicial por ver trasladada a imagen real la obra de Kirkman se fue poco a poco tornando en decepción conforme Darabont y su equipo se fueron alejando a partir del primer capítulo de la obra original para realizar una versión libre que salvo algunos personajes en esencia similares poco tiene que ver ya con el original. Esto de por sí no tendría que ser necesariamente malo –de hecho podría ser muy bueno- si la serie tuviese desde el principio una personalidad propia pero en realidad se queda en una tierra de nadie entre lo “interpretado” del cómic y las “nuevas” situaciones y temáticas aportadas por los guionistas televisivos que no acaban de funcionar lo que la hace especialmente irritante y hace que uno se pregunte la necesidad que tenía Darabont de hacerse con los derechos del cómic para realizar su propio proyecto zombi y evitar de ese modo la constante comparación.

Inevitablemente puede que prejuzgue la serie dado mi conocimiento previo de la obra de Kirkman pero aun así creo que intentando ser objetivo y procurando evitar la comparación la serie tampoco es gran cosa. Quizás lastrada desde el inicio por su corta duración inferior a la de una temporada normal la serie se me antoja bastante plana tanto en la presentación de la mayor parte de los personajes mínimamente esbozados que no aportan gran cosa y que no suscitan especial simpatía (hubiera sido interesante para desarrollar una serie coral y puestos a innovar un planteamiento parecido al de “Perdidos” presentando flashbacks de la vida anterior de los personajes) como en el desarrollo de la trama excesivamente lento y en exceso tributario en su factura de otras obras del género como “Amanecer de los muertos” de Zack Snyder o "28 días después" y su secuela de Danny Boyle.

En fin, solo confesar que no pude resistir más y en algún momento del último episodio di una cabezada. Mucho tendrán que mejorar las cosas en la segunda temporada para que me enganche…

(Ah, y siguiendo con las comparaciones, ¿soy el único que ve un parecido sospechoso entre las dos imágenes de la entrada?)


6 comentarios:

Goku_Junior dijo...

Esto solo puede ir en dos direcciones:
1º O la serie toma su propio camino en la 2ª temporada teniendo por fin tiempo para contar lo que tiene que contar

2º O se vuelve un coñazo siendo el mayor #epicfail del año y simulando a "Heroes", esa gran serie (cuyos guionistas tienen reservado un rincón en el infierno).

Espero que sea lo primero. De momento la primera temporada me ha parecido interesante, entretenida y deja las puertas abiertas para contar cosas muy interesantes.

Octavio B. (señor punch) dijo...

lo malo de la serie de tv es cómo evita lo realmente difícil de plantear: la maternidad en medio del apocalipsis, el empleo de armas de fuego en un infante como algo útil, la contemplación de los zombis como enfermos (ese granjero del cómic, qué bueno...).
Evita todo debate de fonto social o filosófico en veneficio de una road planita.
Y conste que para mí el cómic, estando bien (que me gusta en general, vamos, quiero insistir antes de los palos), no es el santo grial (en la parte mala lo veo discursivo, y bastante arrítmico)

PAblo dijo...

Goku_Junior,

Pues yo soy más bien pesimista sobre las siguientes temporadas de la serie. Pasado el efecto novedad que puede haber tenido entre el gran público que no conoce el cómic me da que no pasa de la tercera temporada. Ya veremos.

De las tres características que enumeras sólo comparto la tercera. Puede -y debe- mejorar.

Octavio B.,

Bueno es que todos esos temas que comentas y se plantean en el cómic en teoría la serie todavía no ha llegado y además el señor Darebont debe ignorarlos porque según declaró solo había leído el primer arco argumental ;-D

En serio, de momento se da cancha a otros temas de fondo que no aparecen en el cómic como los conflictos raciales o los malos tratos quizás porque son más accesibles y políticamente correctos para un público mayoritario. De hecho, con el tratamiento de la serie hasta ahora dudo mucho que lleguemos a verlos en la pantalla.

Por supuesto, que no es el santo grial. Para mí tampoco pero dentro de lo que se publica ahora mismo en el mainstream es de lo mejorcito que se puede leer.

Lo de si es discursivo y arrítmico, no lo rebato pero yo lo achaco más a la labor gráfica de un Charlie Adlard bastante limitadito.

Impacientes Saludos.

kurazaybo dijo...

Pues yo comparto varias opiniones presentadas en la reseña y en los comentarios. El primer episodio es bastante bueno pero a partir de ahi la serie pierde interes.

Respecto a lo de evitar todo debate es algo muy cierto y que me incomodaba, aunque no podia poner el dedo en el renglon hasta que lei el comentario de arriba. No hace falta un ejemplo más claro que el de la pandilla latina: lo que podría haber sido la presentación de unos antagonistas formidables (no digamos "villanos" porque no viene al caso) termina transformandose en algo cursi, color rosa pastel y hasta con tintes moralinos.

No hace falta mas confirmacion que aquel anuncio de que todos los escritores de la primera temporada habian sido "despedidos" y no trabajarian en la segunda. Todo un voto de confianza...

Amanda dijo...

Pues yo debo ser la única que conociendo la obra no le ha desagradado la serie.

PAblo dijo...

Kurazaybo,

Bienvenido. Ese episodio de los pandilleros es con diferencia el peor de la temporada. No hay por donde cogerlo en su absurdez.

Amanda,

Bienvenida. Seguro que no eres la única pero sí la más valiente. ;-D

Impacientes Saludos.