jueves, 13 de enero de 2011

“Cerebus: Alta Sociedad”, de Dave Sim.



Probablemente el inicio de la publicación por parte de Ponent Mon de “Cerebus”, de Dave Sim fue la gran sorpresa del año pasado. Básicamente, porque nadie se esperaba a esas alturas tras las anteriores negativas de Sim a ver publicada su obra fuera de sus fronteras que su decisión fuese a cambiar pero, por esos misterios que tiene la vida, el señor Sim cedió y Ponent Mon aprovechó la oportunidad publicando en un cuidado tomo uno de los arcos más celebrados de “Cerebus”, “Alta Sociedad”.

Leída y releída “Alta Sociedad” tengo sensaciones contradictorias respecto a la obra, tan contradictorias como la figura de Dave Sim, un tipo que, en mi opinión, hace equilibrios entre la genialidad y la locura desde un exacerbado personalismo y afán de independencia que ha marcado toda su andadura profesional (y personal, por lo que sabemos) y con cuyas iniciativas en el campo de la autoedición marcó el camino a un buen número de autores que le tomaron - probablemente a su pesar - como ejemplo y adalid de la libertad creativa. Sim se ha creado de este modo una aureola en torno sí que se ve alimentada por sus extravagancias que lo han convertido casi en un personaje más de su propia obra y uno de sus reclamos más atractivos. Y aunque me alegro de la presencia de “Cerebus” y Sim en las librerías españolas creo que va a llegar tarde para que muchos de los lectores españoles se hagan una idea de su impacto aunque animo para que continúe su publicación para que quién quiera pueda opinar y valorar por sí mismo.

Centrándonos ya en “Alta Sociedad" , más allá del simbolismo y la riqueza de interpretaciones que permite, “este arco argumental es una sátira del mundo de las altas esferas y del poder en el que un pícaro mindundi como era Cerebus al inicio de la obra acaba convertido en jefe de estado de la ciudad de Iest en un complejo juego de poder en torno a su figura que le lleva a competir en unas elecciones con una cabra y a desarrollar posteriormente una complicada política belicista mientras que a su alrededor se fraguan todo tipo de conspiraciones.

Sim en “Alta Sociedad” va estableciendo un complejo escenario a medio camino entre el teatro del absurdo y la literatura kafkiano con guiños cinematográficos más o menos notorios tanto a las comedias de “Los Hermanos Marx” como al “Ciudadano Kane” wellesiano por el que se mueven un elenco de personajes, de corte realista o fantástico, algunos de los cuáles son rastreables a lo largo y ancho de la cultura popular de los que el autor se sirve a modo de símbolos, homenajes y parodias más o menos identificables rastreables a lo largo y ancho de la cultura popular del siglo XX.

Sim va moviendo sus personajes en torno a la figura del oso hormiguero protagonista, Cerebus, en un ejercicio de continuo reajuste que exige de la completa atención del lector para seguir el ritmo de una lectura enrevesada y frustrante en ocasiones que avanza, sin embargo, ajustándose a un patrón básico que permite al autor elucubrar sobre los más variopintos temas de un modo más o menos explicito, más o menos críptico. con lo que al final la obra acaba pareciendo uno de esos compendios medievales en los que cabía de todo, analizando desde las crisis económicas a los sistemas democráticos, la fantasía heroica, el cómic de superhéroes o los juegos de cartas.

Gráficamente, la obra no se ajusta a ninguna convención prestablecida y el autor experimenta constantemente aprovechando su amplitud de registros para hacer coexistir personajes más caricaturescos con otros más realistas, optando en ocasiones por fondos ausentes o completamente negros por otras con fondos muy detallados o cambiando el orden de lectura en alguna ocasión. Toda una gama de sorprendentes e innovadoras iniciativas que, por desgracia, no sorprenderán tanto al lector actual como lo hicieron en su momento a un enorme número de autores de distinto pelaje que no tardaron en aplicarlas de distintas formas a sus propias obras.

Alta Sociedad”·y por extensión “Cerebus” es uno de los cómics más valientes, arriesgados, irregulares e influyentes de la historia del medio al que se le puede aplicar con toda justicia el tópico de que se le quiere o se le odia .-de hecho se le quiere y se le odia- pero que en ningún caso deja indiferente. Ojalá Ponent Mon continúe ofreciendo nuevas entregas de la serie (en preparación aparece en su página el primer tomo de “Iglesia y Estado”), aunque la cosa se esté retrasando bastante respecto a las semestrales previsiones apuntadas.

Finalmente, un inciso sobre la edición, creo que asumiendo la decisión de no empezar la publicación de la serie desde el principio la excelente edición de Ponent Mon hubiera agradecido la presencia de un glosario de personajes en el que a modo de “quién es quién” se hubiera puesto en antecedentes a los lectores noveles sobre muchos de los sucesos a los que indirectamente se hace referencia en "Alta Sociedad" para ayudar a situar al lector en medio de la “novela río” que es “Cerebus”.

10 comentarios:

Etrigan dijo...

Me parece una obra genial, pese a algunas irregularidades sobre todo al comienzo del tomo, que las achaco más a no haber leído los números anteriores.

Valeria dijo...

Hola. Tengo "Alta Sociedad" para leer en casa. El año pasado mi marido hizo una compra a españa y Amiran (el editor de Ponent Mon) le recomendó especialmente que no dejara de leerlo. No tenía idea de la trascedencia que tenía ni de que era una obra tan conocida. Por supuesto que en 2011 la leeré.

PAblo dijo...

Etrigan,

A lo largo de toda el ciclo hay una permanente evolución por parte de Sim y esas irregularidades que achacas a no conocer lo anteriormente publicado son constantes aunque conforme te ibasfamiliarizado con la trama las habrás notado menos. Ese es el motivo por el que pienso que el único pero a la edición es la falta de un "quién es quién" (Claro, que si en algún momento recuperan los primeros números también lo resolverían).

Valeria,

Hola. Espero que nos cuentes que te ha parecido.

Impacientes Saludos.

Toni dijo...

Pues será por lo que decis, pero esta obra y yo no hemos conectado. Me la compre, empujado por las alabanzas, y cuando llevaba un tercio del libro no me habia enterado de mucho. Eso si, el aspecto experimental de la obra si me gusto pero ya digo que el contenido ha sido tan confuso que deje su lectura y lo regale su vez.
Saludos.

PAblo dijo...

Toni,

Creo que lo que te pasó le puede pasar a muchos aficionados (ya no entro en los "lectores ocasionales"). Hubiera evitado la confusión - al menos un poco- el haber empezado desde el principio de la serie y no creo que necesariamente hubiera supuesto menos ventas para los editores.

Impacientes Saludos.

dennel dijo...

No te metas con la edición, PAblo, guárdate las quejas para cuando corten la serie, como Seton y tantas otras. Yo desde luego lo de Jerry Spring ni lo voy a empezar que ya sé lo que va a pasar.

Crítical + dijo...

A la espera de que salgan mis compras "obligadas" de enero, ayer me pillé Alta Sociedad. De momento sólo he leído el primer número pero espero conectar con la serie. Es la parte mala de los tomazos que tan de moda están últimamente, acercarte a un tebeo desconocido y que al de 3-4 números, descubras que no te gusta.

Saludos!!

PAblo dijo...

Dennel,

No adelantemos acontencimientos...Con todo, la publicación de "Jerry Spring" es un acontecimiento. Espero que sea una buena edición accesible a todos los bolsillos para que podamos comprarla -y completarla- cuantos más mejor. Si no es así, ya les criticaremos ;-D

Critical +,

Ya nos contarás que te parece.

Impacientes Saludos.

Peribáñez dijo...

Chico, pues no sé, pero a mí se me está haciendo muy pesado de leer...

PAblo dijo...

Peribáñez,

Bienvenido...No pasa nada,lo dejas y lo retamas en otro momento.

Impacientes Saludos.