miércoles, 20 de octubre de 2010

Taschen, Levitz, DC y el esguince de codo.

El que aparece ahí arriba es el bueno de Paul Levitz mostrándonos orgulloso su excelente estado de forma sosteniendo a pulso el tomito que ha preparado para Taschen conmemorando los 75 años de DC.

150 eurazos del ala vale el ejemplar del incunable en cuestión pero la cosa, tras llegar a la foto a través de Es muy de Cómic, que me pregunto es si realmente merece la pena desembolsar tal pastón por un libro que es más un objeto decorativo que una obra para ser leída o visionada. Y no le quito ningún mérito a la calidad del libro que seguro que está muy bien teniendo en cuenta quién es el autor y la editorial pero en lugar de un formato ideado para ser disfrutado por el Hombre Gigante o Superman me pregunto si no tendría más éxito un tomo en formato comic book y a un precio más asequible para que los aficinados medios pudiéramos ojearlo en nuestras pequeñas casitas.

Yo adelanto que en mi casa de españolito no cabe, así que directamente hago una petición al decorador de “Sálvame” –gran conocedor del mundillo del cómic, como se aprecia en esa foto de abajo- para que lo incluya en el decorado y ya tenga una razón para poder ver el programa de Jorge Javier Vázquez y sus muñecos.

(A propósito, creo que Levitz se ha repuesto ya completamente de las múltiples luxaciones producidas tras la foto. Y es que determinadas promociones es mejor que las haga un especialista…).

8 comentarios:

Julián Glez. Aréchaga dijo...

¿Quién nos salva de los de "Sálvam

PEPE CAHIERS dijo...

Se acompaña al libro con una mini-grua de regalo?. Por cierto, no se si le interesa mucho al mundo del cómic su aparición, aunque solo sea en el decorado, en tan lamentable programa.

alcorze dijo...

Jodo, qué pedazo de libro. Eso no cabe en ninguna estantería de mi casa creo yo.

Carlos dijo...

He tenido la oportunidad de ver este libro y la verdad es que merece la pena. Quizá hagan una edición en rústica cuando se acabe esta primera edición, pero es pronto para decirlo puesto que aún no ha salido a la venta. Saludos.

David dijo...

Desde luego... En un tiempo, su precio se verá enormemente reducido (así hace Taschen a veces).. Pero bueno, eso es una escultura, no un libro. Lo colocas en el salón para ¿envidia? de las visitas.
¡Qué cosas!

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Yo me cargué una estantería con el Absolute de Crisis y un par de libracos de similar envergadura

Akbarr dijo...

A lo mejor no es que el libro sea grande, sino que Paul Levitz es un enano ;-)

PAblo dijo...

Julián,

Me temo que nadie. Los diseñadores de estanterías desconocen el gusto de los editores de cómics por los formatos elefantinos.

Pepe,

No lo tego claro yo tampoco pero no deja de ser publicidad subliminal.

Alcorze,

Ni de la mía, me temo.
Es más alto que mi hija.

Carlos,

Si seguro que vale la pena pero si un libro resulta imposible de "leer" para mí carece de sentido.

David,

Cierto que muchas veces Taschen luego rebaja sus obras y te las encuentras saldadas...


Akbarr,

No da la sensación de que Levitz sea un gigante, no, pero el libraco sí que es grande.


Impacientes Saludos.