miércoles, 7 de julio de 2010

“El Proyecto Marvels”, de Ed Brubaker, Steve Epting y Cameron Stewart.


A Brubaker y Steve Epting en Marvel les encargaron la tarea de meterse en el armario de los trastos y que pusiera un poco de orden en la serie del “Capitán América” que se la estaban comiendo las polillas y ellos, que para algo han demostrado ser chicos apañados y obedientes, la han dejado remozada apuntándose unos cuantos tantos a lo largo de estos últimos años, pero como estos de Marvel, además, tenían el desván lleno de antiguallas le pidieron al siempre gentil Ed y al honrado Steve que ya que estaba se lo dejaran tan bonito como la serie del Capi, lo ordenaran y empapelaran para montar una habitación nueva con vistas en el viejo trastero. Toda esta historia que os he contado ha acabado cristalizando en que la Empresa de Limpiezas Brubaker-Epting han hecho lo que han podido en la miniserie “Proyecto Marvels” aparecida en Estados Unidos en ocho episodios y cuya publicación acaba de concluir Panini en cuatro grapas.

Proyecto Marvels” nos narran las aventuras iniciales de los superhéroes Marvel en los años treinta y cuarenta desde la aparición de los primeros superhéroes enmascarados hasta la incorporación de Estados Unidos en la II Guerra Mundial y la creación del supergrupo clásico de la compañía, Los Invasores, a través de la crónica realizada por un antiguo y semidesconocido héroe de aquella época, el Ángel.

Si para algo tienen vista Quesada y Breevort es para husmear el negocio así que demostrada la fiabilidad de Brubaker en “Capitán América”, han querido dar un lavado de cara al panteón de héroes surgidos en la época previa en que Marvel se llamaba Timely y que tenía como máximos exponentes a Namor, La Antorcha Original y el Capitán América. Como pocas cosas son originales en Marvel esta idea tampoco lo es ya que en los años setenta el por entonces guionista puntero Roy Thomas y Sal Buscema tuvieron la misma misión que acabó culminando en la creación de Los Invasores, llegando incluso a tener durante años una serie propia en la que se narraban sus aventuras durante la IIGM.

La misión de Bru y Epting hasta cierto punto me ha recordado las reflexiones de Javier Cercas en el libro que ando leyendo estos días (“Anatomía de un instante”, ya os contaré) sobre la necesidad de acercarse a los hechos históricos desde la ficción para aprehender su verdad y la ficción que se oculta en la supuesta verdad de los hechos reales. Un poco siguiendo el hilo de esta reflexión que Cercas explica mucho mejor que yo en su libro se puede intuir la esencia de la patata caliente de un proyecto que no enmascara más bajo el aparatoso marketing del que es capaz la actual Casa de las Ideas una historia que no va más allá de volver a contarnos otra vez unos orígenes que ya se han narrado cientos de veces, adornándolas con la aparición aquí y allá de personajes conocidos por su posterior importancia dentro del Universo Marvel (Furia, Namor…) con otros más o menos pintorescos –sospechosamente parecidos a algunos personajes que Geoff Johns también ha resucitado para la compañía rival en su “JSA”- que ni el tato conocía (John Steele, el Ángel,…).

La miniserie me ha decepcionado un tanto aunque no deja de ser una lectura entretenida y eficaz como suelen ser los tebeos de Brubaker pero va de más a menos siendo resuelta de una manera un tanto burda y cogida por los pelos. Vale que Bru ha tenido que ajustarse a las historias clásicas y a los hechos históricos pero no ha mostrado en esta serie el juego de cintura que le hizo destacar en “Capitán América” para moverse entre las grietas de la ilusoria y cacareada continuidad.


Hay poco original en la propuesta de “Proyecto Marvels” en la que Bru toma como referencia declarada “Marvels”, la obra cumbre de ese guionista que nos habían dicho que era tan mediocre – ironía- que atiende por Kurt Busiek , y como no declarada la del Moore de “Watchmen” para retratar el ambiente y la psicología de los héroes de los años cuarenta, todo ello amalgamado con la estructura de género negro y espionaje en la que también se maneja Brubaker pero que ya tan sobreexplotada esta en la serie del capi acaban dando como resultado este tebeo que cumple sobradamente su objetivo de servir de prólogo para poder lanzar una nueva serie de “Los Invasores” o de los ultimates invasores, o vete tú a saber, que rellene todos los interrogantes que deja abiertos pero que no sorprende ni por sus planteamientos ni por su tópica y previsible resolución.

En el aspecto gráfico, Epting es un dibujante completamente fiable y que nunca desmerece ni se despeina ofreciendo una narración ordenada y pulcra junto a un dibujo realista con apuntes clásicos demostrando que no hay que hacer personajes deformes ni desproporcionados para dotar de espectacularidad a un tebeo de superhéroes. También hay que destacar la labor de Cameron Stewart que da con la atmósfera perfecta en cada viñeta logrando dar al susodicho Ángel –un personaje un tanto chillón y estrafalario- un elemento oscuro y siniestro más propio de Batman.

En definitiva, “Proyecto Marvels” no está mal y cumple los objetivos para los que ha sido creada a base de oficio y solidez pero yo esperaba bastante más del talento de sus creadores. Quizás en otra ocasión.

3 comentarios:

Mythos dijo...

Yo no creo que Ed Brubaker destaque por su tratamiento de la continuidad. Es cierto que su Capitán América esta plagado de flashbacks pero siempre son, en su mayoria, historias que no se basan en ningún referente... son relatos del tipo "el Capitán América también hizo esto y aquello". Y así vamos añadiendo misiones y más misiones en las que descubrimos que el Capitán América estuvo participando durante la Segunda Guerra Mundial hasta que resulta totalmente increíble...

Y Proyecto Marvels va en ese mismo sentido, cogiendo algunos de los cómics más emblemáticos de los hoy veteranos personajes de Marvel. El estilo aplicado es el mismo de todas las historias de Ed Brubaker... por eso, a pesar de que suele ser entretenido y que sabe contar las cosas, Ed Brubaker da igual con qué personaje este lidiando porque todo suena a lo mismo.

Si cogemos su Capitán América, su Daredevil, su Proyecto Marvels o cualquier otra historia puedes intercambiar los personajes de una a otra serie y no hay en absoluto diferencia. Todo lo cuenta de la misma manera, en ese tono de género negro que se le da tan bien pero que deja en evidencia que no tiene ningún registro más en la manga.

Dicho esto Proyecto Marvels era exactamente lo que esperaba, por eso a mí no me ha decepcionado, podría haber dado más juego pero como cómic, es entretenido.

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Cuando unos autores hacen algo tan bien (como Bru y Epting en Capitán América), obras con oficio como ésta nos parecen "menores".

No hay que olvidarse del gran Frank Robbins en Los Invasores.

Saludos

PAblo dijo...

Mythos,

A eso me refería. Bru en Marvel es respetuoso con la continuidad en el sentido de que se dedica a rellenar huecos entre historias ya contadas. Quizás demasiado huecos aunque ya nos gustaría también hay que decirlo que otros actuasen del mismo modo.

Y sí, es entretenido, pero creo que hay que exigirle más a un guionista de su categoría pero me temo que está dando serios sintomas de desgaste (cosa que por otro lado tampoco me extraña).

Ju, bienvenido,

Cierto. De todos modos, "El proyecto Marvels" me ha gustado más que "Renacimiento".

Buena reivindicación la de Robbins en "Los Invsaores".

Impacientes Saludos.