viernes, 4 de junio de 2010

“Gilgamesh, el inmortal”, de Robin Wood y Lucho Olivera.

Leyendo sobre el nuevo proyecto de Frank Miller –una precuela de “300” llamada “Xerxes” justificada por la ¿necesidad? de dar un soporte a una nueva película de Zack Snyder- y algunos apuntes que da sobre el mismo, me ha venido el runrún de “Gilgamesh, el inmortal”, uno de esos maravillosos tebeos argentinos de los setenta que, por desgracia, apenas nos han llegado a España (salvo una breve publicación en los ochenta en la revista “Mark 2000”).

Gilgamesh, el inmortal” es una creación del gran Lucho Olivera que tras un breve período en que se encargó del dibujo y los guiones le cedió el guión a Sergio Mulko, para en los ochenta volver a recontar el origen de los personajes en colaboración con el no menos grande Robin Wood, siendo esta etapa la más destacable y recordada del personaje. Posteriormente, Olivera siguió contando historias de su creación en colaboración con otros guionistas, Ricardo Ferrara y Julio Alberto Grassi.

Olivera concibió “Gilgamesh, el inmortal” como una serie histórica protagonizada por el mítico rey mesopotámico incorporando elementos de ciencia ficción que hasta la llegada de Wood no alcanzarían todo su potencial. Gigamesh es un semidiós en vida que tras alcanzar todas las glorias terrenales malvive atormentado por la idea de vencer a la misma muerte. Cuando a través de una serie de señales y prodigios, el héroe da con un extraterrestre agonizante, el marciano Utnapistim, quién a cambio de su ayuda le concede la inmortalidad, advirtiéndole que llegará a odiar su don. A partir de ese momento, el inmortal Gilgamesh se convertirá en testigo de la ambición y estupidez humana a lo largo del tiempo y el espacio, viviendo todo tipo de aventuras que le llevarán a plantearse una y otra vez su propia condición de inmortal hasta encontrar un objetivo que realmente colme su existencia.

Gilgamesh, el inmortal” es el encuentro de dos monstruos de la historieta en uno de sus mejores momentos creativos que ya habían colaborado anteriormente en “Nippur de Laggash”. Wood es capaz de administrar como sólo él es capaz todo el potencial de un personaje como Gilgamesh y utilizarlo para contar historias fuera del entorno antiguo más limitado al que está adscrito Nippur. Gilgamesh, gracias a la inmortalidad, se convierte en un viajero temporal lo que permite el lucimiento de Wood mostrando su conocimiento de la historia y la literatura a través de fantásticas aventuras y, sin pararse en la mera recreación del cómic histórico, incorporar todo tipo e elementos de fantasía que lo perfeccionan y convierten en un personaje de ciencia ficción, alcanzando un equilibrio entre historia, fantasía y ciencia ficción al que en cómic sólo se ha aproximado Van Hamme en las clásicas historias de “Thorgal”. Pero, además, “Gilgamesh” tiene un componente filosófico que Wood sabe dosificar para sin olvidar que se trata de un cómic de entretenimiento y aventuras, meditar sobre temas tan complejos como la inmortalidad o la condición humana, mostrando un planteamiento pesimista y atormentado bastante acorde con los tiempos en que se fraguo el personaje. En “Gilgamesh, el inmortal” se pueden rastrear influencias de otras grandes obras del cómic argentino– “Mort Cinder” de Oesterheld y Alberto Breccia, “El Eternauta”, del mismo Oesterheld y Solano López o el propio “Nippur”, al que sus autores harían coincidir con Gilgamesh en algunas aventuras.

En el aspecto gráfico, la etapa de Olivera con Wood en “Gigamesh” es de lo mejorcito de su carrera. Olivera es un magnífico narrador al que se ha comparado con John Buscema pero en “Gilgamesh, el inmortal” su dibujo se vuelve más oscuro y denso para reflejar toda la angustia de un personaje prisionero del tiempo y la inmortalidad dando una mayor carga psicológica al tratamiento de los personajes.

En definitiva, estoy seguro –ustedes también- que me leeré el “Xerxes” de Miller, tebeo por el que se pelearán las distintas editoriales por publicar, pero saltaría de contento si alguna –Planeta últimamente ha publicado material reciente de Robin Wood o la nueva 001 Ediciones parece dispuesta a rescatar obras argentinas del olvido- recuperase los sesenta números en los que Wood y Olivera nos contaron las fantásticas aventuras del mesopotámico inmortal Gigamesh. Por soñar que no quede.
Para saber más de "Gilgamesh, el inmortal", pinchad aquí y para saber más de la mínima presencia de esta serie y sus autores en España este artículo de la Tebeosfera es imprescindible.

21 comentarios:

David. dijo...

¡Qué ganas de leer algo de Robin Wood! Tanto su Nippur como este que comentas me llaman mucho la atención. Por cierto que mientras leía el artículo pensaba en la similitud que parece tener Gilgamesh con Mort Cinder, por aquello de los viajes en el tiempo examinando la historia y el comportamiento humano en ella. Luego he visto que efectivamente lo nombras en las referencias. Y el hecho de que no sólo sea una historia de entretenimiento, y que tenga sus meditaciones sobre los grandes temas humanos, hace que me atraiga aún más.

Lo dicho: muchas ganas de leer algo de Robin Wood. ¿Sabes si hay algo fácilmente conseguible en España? Gracias y saludos, PAblo.

corsariosinrostro dijo...

¿Sabes que hay una editorial que está editando Nippur de manera ronologica?Ya van 4 tomos de 200 páginas cada uno.

Jesús Duce dijo...

Lo de Robin Wood es alucinante.
Su capacidad creativa no tiene rival.
Y siempre con un nivel de calidad extraordinario, amén de los dibujantes con los que trabaja, que tampoco son mancos.

Me parece incomprensible que ninguna editorial española se fije en este genio creador.

Jaime Sirvent dijo...

Es sangrante que Robin Wood apenas esté editado en España, espero que alguna vez esta carencia pueda paliarse. Este tebeo yo me lo compraría seguro, saludos.

kraustex dijo...

Otro de los personajes de los que guardo un gran recuerdo!
Gracias por recordarlo Pablo.

Pablo dijo...

Lo de los argentinos es MA-RA-VI-LLO-SO, sin tener una industria del tamañano de la que tienen las metropolis del cómics, crearon obras tremendas que aún ejercen una poderosa influencia en el mundo del cómic, Sin Sampayo ni Breccia no existiria el Frank Miller maduro. Ahora mismo estoy leyendo "Slot Barr" de Ricardo Barreiro y Solano Lopez, que comenzó a publicarse el 76 en Skorpio, y ya en su primer capítulo los autores plantean ciertas ideas sobre la identidad que Alan Moore introducirá recien a mediados de los 80 con Swamp Thing. Ahora mismo hay un montón de obras tremendas descontinuadas o con horrendas ediciones como la colección de clásicos que lanzó el diario el clarín en argentina donde se puede leer Nippur de Lagash en riguroso papel roneo.

saludos!

lord_pengallan dijo...

Como el manga y los superhéroes estan de capa caída, no estaría de más ir recuperando las grandes obras del cómic adulto de los 60-80.

PAblo dijo...

David,

"Mort Cinder" y la obra de Oesterheld en general marcó un antes y después en el tebeo argentino e influyó notablemente en muchos autores. Olivera y Wood trabajaron en la Editorial de Oesterheld, Frontera, antes de publicar Gigamesh y Nippur en la editorial Columba.

Fácilmente conseguible de Robin Wood en España...

Un tebeo horrible que editó Planeta el año pasado y no te aconsejo y "Merlín", una joyita con Alcatena que se vendía saldado hasta hace poco en algunas librerias. Del resto de su enorme producción nada de nada.

(Si alguien tiene más información sobre obras de Wood editadas en España que la comparta).

Corsariosinrostro,

¿Una editorial española? No, no tenía ni idea.

Jesús Duce,

A mí también me lo parece. La única explicación sea quizás por problemas de derechos aunque si lo que comenta Corsariosinrostro es cierto quizás haya sido más un problema de dejadez.

Jaime,

Ya somos dos.

Kraustex,

De nada.

Pablo,

Yo también estoy con "Slott Barr". Tienes razón. Argentina vivió una edad de oro creativa en los sesenta y setenta pero lamentablemente la dictadura se cargó entre otras muchas cosas toda esa creatividad.

Lord_Pengallan,

Ya se está haciendo. Por Glénat, básicamente aunque de momento el cómic argentino había sido hasta ahora bastante olvidado (tengo esperanzas en 001 Ediciones).

Impacientes Saludos.

La Perse dijo...

Os comento que yo conseguí cuatro tomos de Nippur de Lagash, editados por Doedytores en la Argentina, pero con distribución a librerías especializadas españolas. Yo tengo al menos bastantes tebeos de esa editorial, todos conseguidos en mi librería sin pedidos especiales... Distribuye SD, podéis ver esos tomos (tirados de precio, los saldaron o algo) y otras cosas muy interesantes aquí: http://www.sddistribuciones.com/editorial/DOEDYTORES/index.html
Hay bastante más -yo tengo bastantes cosas de Oesterheld y/o Breccia editados por ellos, por ejemplo), pero deben estar descatalogados o, al menos, no salen en el enlace. Preguntad en vuestra librería o buscad por la internete, si a alguien le interesa mucho... Espero haber sido de utilidad.

Saludines.

David. dijo...

Por cierto, vaya infancia que tuvo (sólo tuvo como educación la primaria y a partir de ahí autodidacta a tope, gracias a enorme afán lector). En una entrevista personal desde un link de su biografía en wikipedia, se pueden encontrar cosas interesantes. Teniendo en cuenta esas situaciones me parece aún más digno de elogio su enorme mérito posterior.

Lo dicho, ¡qué ganas de leer algo de él!

Saludos.

PAblo dijo...

LaPerse,

Yo también tengo alguna cosa de Doedytores que llegó a mi librería habitual y si no tengo más es porque me frenó la pésima edición de la editorial argentina.

Gracias por la info.

David,

Ya te digo. Wood ha debido vivir una vida de novela...o de cómic. ¿Nos sorprenderá algún día con alguna biografía?

Impacientes Saludos.

Ismael Fancito. dijo...

Yo también quiero seguir a este personaje. El tomete de Gilgamesh (Historietas argentinas) que trajeron el año pasado esta muy bien. Hay que vigilarles el blog para ver si nos cae otro. De las historias de Mark me quedo con El Nazareno, con premio a la historieta religiosa o algo así que ahora no recuerdo. Hay un club en la internet para leerlo completito, Gilgamesh el Club del Inmortal.
De Lucho Olivera si tuvimos más historietas en las revistas de los ochenta, creo que hasta en Delta y no se si en aquellos pocos números de Arena no serían suyos. Roba el video del you tube que hicieron con Gilgamesh, a mí no me cansa.

Ismael Fancito. dijo...

Esos tres tometes de Nippur se los consigo yo a quien los quiera por doce euros (los tres). Que aún queda un paquete.

PAblo dijo...

Ismael,

Buenas aportaciones. Voy a ver si pillo el video que mencionas.

Impacientes Saludos.

Anónimo dijo...

Este mes sale el primer tomo del Gilgamesh de 001 Ediciones. ¡Pero me he enterado tarde y no tengo dinero!

Ismamelón

PAblo dijo...

Ismaelón,

Sale para finales y ya podrás pedirle un adelanto al banco ;-D

Impacientes Saludos.

Werewolfie dijo...

Los de 001 Ediciones te han escuchado -y lo he hecho constar en la noticia, oh oráculo- ;)

Saludines.

PAblo dijo...

Wolfie,

Gracias por el enlace pero me atribuyes un mérito que realmente no creo que tenga. Otros como Rafa Marín llevan mucho más tiempo que yo reivindicando la obra de Wood en España.

Impacientes Saludos.

Werewolfie dijo...

Hombre, mérito tienes por haber reivindicado el cómic, y haberlo hecho bien, además, yo lo descubrí aquí... Y, sobre todo, por haber convertido tu deseo en realidad, incluso adivinando la editorial: "saltaría de contento si alguna –Planeta últimamente ha publicado material reciente de Robin Wood o la nueva 001 Ediciones parece dispuesta a rescatar obras argentinas del olvido- recuperase los sesenta números en los que Wood y Olivera nos contaron las fantásticas aventuras del mesopotámico inmortal Gigamesh. Por soñar que no quede. " :)

PAblo dijo...

Wolfie,

Lo importante es que podamos disfrutar del tebeo en condiciones.

Impacientes Saludos.

fausto pineda reategui dijo...

Verdaderamente fueron y siguen siendo joyas del comics de Argentina.
Y los creadores conocedores de la historia geniales en plasmar con tanta exquisitez todos los detalles.