miércoles, 7 de abril de 2010

“Air: Cartas de Países Perdidos”, de G. Willow Wilson y M. K. Perker.

Llevaba un tiempo decepcionado con el sello Vertigo de DC, no tanto porque no siguieran apareciendo nuevas series e historias de calidad casi siempre superior a la media del “mainstream” norteamericano sino porque me parecía haber perdido esa inquietud por contar historias con un planteamiento novedoso y original. Por ese motivo, la lectura de este primer arco argumental de “Air” publicado por Planeta en el que se reúnen los cinco primeros números de la serie regular me ha parecido un soplo de aire fresco en muchos sentidos dentro del anquilosamiento rico en testosterona que veníamos padeciendo. Les cuento.

En “Air” se nos cuentan las aventuras y desventuras de Blythe, una particular azafata acrofóbica y filósofa, que se enamorará de un misterioso pasajero a lo largo de sus viajes. El novio de Blythe, Zayn, que cambia sorprendentemente de apariencia y personalidad la irá incorporando a un misterioso mundo irreal en el que la buena de Blythe se convertirá en el centro de asombrosas conspiraciones en países desaparecidos, atentados aéreos protagonizados por grupos creados para perseguir el terrorismo aéreo y luchas entre curiosas multinacionales que buscan controlar nuevas fuentes de energía. ¿Alguien da más en apenas cinco números? Es difícil.

Neil Gaiman rastrea co referencias en “Air” a la obra de Pynchon y Rushdie. Salvando las distancias algo de razón lleva, porque el planteamiento inicial de la guionista en algo se asemeja al comienzo de “Los Versos Satánicos” y la obra tiene mucho de la heterodoxia mixtura de referencias de las novelas de Pynchon pero, además, el producto final de G. Willow Wilson resulta más divertido que el truñaco de Rushdie evitando toda pretenciosidad y sumergiéndonos en un alocado viaje a un wonderland aéreo rico en referencias cruzadas que van desde “Las Mil y Una Noches” a comedias románticas de aventuras tipo “Tras el corazón verde” pasando por la mitología azteca o el budismo que el lector va descubriendo al tiempo que la encantadora protagonista, una Alice vestida de azafata. G. Willow Wilson maneja entre todo ese eclecticismo multicultural con habilidad para plantear un tebeo a medio camino entre la realidad y la fantasía, dando un enfoque original a problemas contemporáneos del transporte y la industria aérea como el terrorismo o el espionaje industrial, alejado de los convencionalismos propios del medio, quizás debido a que la autora, periodista especializada en el mundo árabe, maneja registros ajenos a otros escritores de cómics. Los personajes de Willow Wilson van apareciendo sin pausa apenas esbozados alejados de la lógica habitual en medio de tramas que esperan ser explicadas en sucesivas entregas.

En el aspecto gráfico, el turco M.K. Perker ser muestra como un dibujante interesante. Con una dilatada carrera en su país y tras debutar en EEUU con “Cairo” – interesante novela gráfica del sello Vertigo en la que empezó a colaborar G.Willow Wilson y que incomprensiblemente continua inédita en nuestro país-, Perker traslada a imágenes las fantasías de la guionista mediante un dibujo pulcro, elegante y estilizado reflejando con habilidad tanto los elementos fantásticos de la historia como los más cotidianos, aunque en ocasiones resulte un tanto rígido a la hora de resolver las situaciones de acción.

En definitiva, Air es una serie inteligente y diferente por la que hay que apostar en la que se introduce con unas décadas de retraso la primera heroína del sello Vertigo. Historias protagonizadas por una mujer y contadas con una sensibilidad femenina disfrutables por todos. Yo la daría una oportunidad.

Para conocer mejor el trabajo de M.K. Perker, aquí.

7 comentarios:

Mythos dijo...

Pues a mi me ha decepcionado bastante. Air es como una película mal montada. Las cosas pasan simplemente porque pasan sin explicaciones ni ningún sentido de la narrativa. Puede que la intención sea contar una historia en clave de fábula postmoderna pero entonces, para mi gusto, no lo consigue. Y eso que la sinopsis y la idea promete pero no veo una coherencia interna dentro de la obra. El final del primer volumen mejora y parece prometedor pero veremos... De la actual línea Vertigo creo que es lo más flojo que he leído.

Carlos dijo...

Yo hace tiempo que no leo de Vertigo más que "Hellblazer", no sé como estará este de "Air". Prefiero seguir tomos autoconclusivos como "Pop London" de Milligan. Por cierto, Pablo, también está incluido tu blog en la iniciativa "Este blog vale la pena". Saludos.

PAblo dijo...

Mythos,

¿Y no te parece que puede ser un efecto buscado por la autora? No descartaría que todo al final fuese un sueño por la forma de incorporar personajes y las cosas que les pasan. No sé, no sé...

Carlos,

Hombre, hay series interesantes dentro de Vertigo. Gracias.

Impacientes Saludos.

Mythos dijo...

Sí, pienso que es intención de la autora, pero con ese tono es difícil que el lector mantenga el interés. En mi opinión claro. Porque una cosa es jugar con la narrativa o con las ideas pero Air es a la vez demasiado descohesionado y fluído y eso descoloca totalmente. La serie tiene mucho de onírico ya de por sí así que sería un recurso muy fácil descubrir que es un sueño. Aunque con una apropiada vuelta de tuerca podría mejorar la cosa.
Veremos.

PAblo dijo...

Mythos,

Yo creo que el juego que plantea es precisamente ese y realmente entiendo que al principio desconcierta mucho pero si aceptas sus reglas la obra está llena de referencias interesantes y el personaje de Blythe que es el único medianamente desarrollado tiene encanto. Un inicio prometedor, ya te/os contaré que me parece el desarrollo posterior.

Impacientes Saludos.

Anónimo dijo...

¿El segundo no salio aún, verdad?

PAblo dijo...

Anónimo,

Buff...Planeta publicó la serie completa en cuatro tomos hace años en cuantro prestigios.

Impacientes Saludos.