martes, 12 de enero de 2010

“Burlando a la parca”, de Josh Bazell.

Es bueno que en el enmohecido mundillo del género negro, repleto de convenciones y tópicos, surja de vez en cuando una novela dispuesta a ofrecer una propuesta distinta a lo que los lectores están acostumbrados, aportando, sin demasiadas pretensiones, frescura en un panorama plagado de series clónicas, autores quemados y modas editoriales absurdas (¿alguien podría explicarle a los editores que no todos los escritores de intriga suecos no son Stieg Larsson?). Novelas como, por ejemplo, “Burlando a la parca”, publicada recientemente por Anagrama y en la que Josh Bazzel auna con habilidad la rutina diaria en un cochambroso hospital de Manhattan con las prácticas de los mafiosos sedientos de venganza. Les cuento.

El doctor Peter Brown podría pasar por un estresado médico de guardia más en el caótico Manhattan Catholic sino fuera porque la fatalidad convierte a Nick LoBrutto, uno de sus antiguos colegas mafiosos, en uno de sus pacientes. Y es que el cínico Doctor Brown en otros tiempos no fue otro que Pietro Bwrna, uno de los más letales asesinos de una familia mafiosa, los Locano con los que no quedó precisamente en muy buenas relaciones tras acogerse al Programa de Protección de Testigos. Cuando LoBrutto exige a Peter que le cure el cáncer terminal que padece a cambio de no dar el chivatazo, Peter se da cuenta que la nueva jornada en el Manhattan Catholic va a ser un poco más compleja que de costumbre.

Josh Bazell demuestra un desacostumbrado desparpajo para un escritor novel en esta historia que combina con habilidad campos tan abiertamente contradictorios, como son la práctica de la medicina con el asesinato selectivo a través de las peripecias de un nuevo antihéroe del que probablemente seguiremos leyendo aventuras, Pietro Bwrna (alías Peter Brown). Y es que Bazell, como se anuncia en la publicidad, logra un extraño híbrido entre “Los Soprano” y “House”, en una novela frenética y salvaje en la que logra ir concatenando sin pausa para el lector situaciones a cual más sorprendente e increíble en un complicado ejercicio del cuál Bazell logra salir airoso hasta llegar a su increíble desenlace. Bazell escribe una novela dura y realista al tiempo que tragicómica en la que profundiza en la caracterización del complejo protagonista para lo que no duda hasta hacerle viajar a Polonia en busca de sus orígenes y, a través de acertados pies de página, apostilla un distanciamiento cínico e irónico que no oculta ni el empeño puesto en la obra ni su amor por la práctica de la medicina (el propio autor es médico ejerciente) usando asimismo la historia como denuncia de una realidad tan dramática como la del sistema sanitario norteamericano.

Burlando a la parca” es una novela excesiva, negra por partida doble y enormemente entretenida que no se puede dejar de leer y que augura a un autor al que habrá que seguir de cerca porque tiene cosas nuevas que contar dentro de un género al que le hacen falta autores así. Esperemos que no se demore demasiado su nueva obra.

10 comentarios:

Kiko CP dijo...

Hola Pablo,
si te gusta el género negro ¿has leído algo de John Connolly?. Si no es así se recomiendo "Todo lo que muere" que es el primer libro en el que aparece un "detective" que no es nada típico. Muy bien escrito. Si le das una oportunidad creo que te gustaría.
Un saludo.

jondifool dijo...

Gracias por el soplo , me lo apunto y no lo dejo escapar.
Tambien estoy harto de la moda Larsson , soy mas de Camileri.
Viva la novela negra

Kiko CP dijo...

Camilleri, por supuesto, e incluso Donna Leon. Le tengo yo cariño al amigo Brunetti.
Un saludo.

PAblo dijo...

KikoCP y Jondifool,

Bienvenidos.

A John Connolly le tengo ganas desde hace tiempo pero no ha surgido la oportunidad. Me lo apunto.

De Camilleri y Donna Leon, más de lo mismo. De la Leon, tengo alguna novela en casa pendiente y los libros de Camilleri me atraen pero no les encuentro hueco. También me los apunto.

Me gusta sobre todo la novela negra americana y aunque me gusta el género y le tengo cariño soy un lector ocasional, para nada un experto.

Gracias a recomendaciones como las vuestras amplío la nómina de autores a conocer.

Impacientes Saludos.

freakdaniel dijo...

Excelente novela que se lee en un suspiro.

Qué final señores, qué final!

El cuchillo que se curra el protagonista de la novela es antológico. Muy divertida y rezumante de mala leche.

Mi recomendación, no de genero negro estricto pero si en la linea de cinismo y mala leche de esta, El Manual Del Contorsionista, un falsificador de documentos y de vidas es evaluado por un psiquiatra tras un supuesto intento de suicidio, a partir de ahi vamos descubriendo su pasado... Genial también.

De novela negra, ultimamente he leido a Pellecanos con su Jardinero Nocturno tras leer elogios por doquier. La novela engancha, pero a mi me dejo un extraño sabor de boca con su resolución y su "no accabar de pasar nada".

Buen blog, de los mejores recomendados por la Cárcel.

Un saludo

F.D.

PAblo dijo...

FreakDaniel, bienvenido y gracias,

Apuntadas quedan tus recomendaciones. Tienes razón el final de "Burlando la parca" es una salvajada alucinante.

Impacientes Saludos.

Paco M dijo...

De acuerdo en todo lo que dice la crítica de "Burlando a la parca". Ahora bien, en cuanto a la moda por parte de las editoriales españolas de editar sin ton si son autores de intriga y novela negra suecos, creo que falla en la base misma: una moda a partir del éxito (incomprensible e inmerecido) del tal Larsson, un mediocre y advenedizo. En mi opinión, los verdaderos maestros de la novela negra sueca son Leif Persson (qué casualidad, este hombre también tiene una monumental trilogía con muchos de los elementos que utiliza Larsson),Per Wahlöö y Maj Sjöwall (pareja de escritores a cuatro manos) y más recientemente Henning Mankell.

PAblo dijo...

Paco M,

Bienvenido. Sí, tienes razón, es comprensible la moda a partir de su éxito comercial pero me parece absurda la creencia de las editoriales que todo el moente es oregano y un fenómeno como el de Larsson se va a repetir indefinidamente... Pasa lo mismo un poco como con el resurgimiento de lo zombi en el terror que ha provocado una avalancha de títulso a la estela de Brooks.

Respecto a los autores suecos que mencionas, me quedo con Mankell por encima de Larsson y desconocimiento de los otros, aunque, tengo mucha curiosidad por la obra de Leif Persson (que ya la recomendó por aquí el amigo Tristan hace tiempo) y seguramente picaré.

Para no repetirme de las novelas de Larsson, hay distintas entradas en las que opino sobre su trilogía.

Impacientes Saludos.

Guillermo dijo...

Para mi: TREMENDA.

Eso sí no pude leer entero el parráfo del último capítulo... (Ya era demasiado)

Salu2-G

PAblo dijo...

Guillermo,

Bienvenido.

Supongo que tiene connotaciones positivas lo de tremendo. Y sí, el final es bastante bestia.

Impacientes Saludos.