lunes, 14 de septiembre de 2009

“District 9” de Neil Blomkamp.

Quién más quien menos ya habrá oído o leído sobre esta película y, si no la ha visto, andará con la mosca detrás de la oreja preguntándose si será para tanto. En opinión de este humilde lector, no, porque en Ciencia Ficción está –casi- todo inventado y no hay –casi- nada que sorprenda al aficionado sagaz. Sin embargo, es tal el abuso que se ha hecho de las franquicias y los estereotipos efectistas que cuando se nos presenta una historia con contenido y que va un poco más allá de lo que estamos acostumbrados tendemos a ensalzar sus méritos más allá de lo justificable. “District 9” los tiene, sin duda, y es una película superior a la media del género de la que seguirá hablando durante años entre los aficionados -de culto, las llaman- pero también tiene inconsistencias que su director –y esto también es un mérito- ha sabido hábilmente disimular. Les cuento.

En un futuro cercano, una civilización extraterrestre de aspecto insectoide ha llegado a nuestro planeta y mantiene su inmensa nave averiada aparcada sobre la ciudad de Johannesburgo. Los extraterrestres son tecnológicamente superiores a los humanos, especialmente en el diseño armamentístico, pero sus armas no pueden ser usadas por los humanos ya que interactúan únicamente con el ADN alienígena por lo que los extraterrestres no sirven para nada a los humanos y se convierten pronto en un estorbo por lo que los confinan en un guetto, el distrito 9, vigilado por una corporación privada. Sin embargo, a lo largo de veinte años, la población de extraterrestres va en aumento con lo que es necesario realojarlos en un nuevo emplazamiento más alejado si cabe de la ciudad. El encargado del desalojo del Distrito 9 es Wikus Van der Merwe, el típico chupatintas buenazo pero atontolinado que tiene la oportunidad de promocionar en su carrera con la operación. Sin embargo, la cosa se tuerce cuando Wikus entra en contacto con una sustancia alienígena que empieza a provocarle extrañas mutaciones que le convierten en una pieza de incalculable valor para sus superiores. ¿Serán realojados los alienígenas en su nuevo guetto?¿Wikus promocionará en su carrera?¿Se moverá la nave extraterrestre de Johannesburgo tras veinte años? Tendrán que ver la película para averiguarlo.

Neil Blomkamp, quien ya destacara en el terreno de la publicidad con el anuncio del C4 bailón, no consiguió la financiación de las grandes productoras para realizar la película y sólo gracias al padrinazgo de Peter Jackson ha conseguido esta llegar a las pantallas.

Blomkamp nos ofrece, en su primer largo, una película notable, que logra enganchar al espectador, aunque no sea necesariamente aficionado al género de la ciencia ficción, gracias a la técnica del falso documental empleada, que dota a la historia de un realismo sucio poca veces alcanzado en el género, alejado de la grandilocuencia vacía de las grandes producciones. Blomkamp a partir de un guión inteligente y con el suficiente trasfondo como para posibilitar la reflexión posterior sobre la historia -algo imprescindible en la buena ciencia ficción y que por desgracia cada vez es más difícil de encontrar, sobre todo en el cine- construye una película que engancha al espectador desde el primer momento y que mantiene el interés gracias a la habilidad del director y del protagonista para mantener el ritmo de la historia durante casi dos horas sin que decaiga en ningún momento y sin embarullar la trama con la acción, algo que suele ocurrir en demasía con los falsos documentales y en las grandes superproducciones.
Tras unos primeros veinte minutos fantásticos en que a través de una serie de entrevistas a anónimos personajes se pone al espectador en situación sobre lo ocurrido en la Tierra desde la aparición de los extraterrestres, Blomkamp entra en el meollo del asunto centrando la historia en la figura del oscuro protagonista, un Wikus Van der Merwe, soberbiamente interpretado por el desconocido Sharlto Copley, el actor al que se le puede otorgar buena parte del mérito de la historia, al lograr con su interpretación de ciudadano medio metido en un embolado que no puede controlar empatizar con los espectadores que no podrán dejar de identificarse con este antihéroe superado y alejado del estereotipo del protagonista de ciencia ficción impuesto en los últimos tiempos. Un protagonista al que vemos evolucionar –en más de un sentido- de un modo coherente a lo largo de una cinta que va transformándose sútilmente del falso reportaje en una frenética película de acción sin tregua para el espectador que no lo percibe hábilmente dirígido por Blomkamp hacia el conmovedor, predecible y abierto final.
Blomkamp demuestra su talento como coreógrafo de acción manejando unos efectos especiales muy efectivos y logrando hacer muy creíble el extenuante último tercio de película a pesar que, en ocasiones, se note la escasez de medios de la que ha dispuesto en comparación con otros.

En definitiva, “Ditrict 9” entronca directamente con la maravillosa "serie B" de la década de los años cincuenta de la ciencia ficción americana y demuestra que se puede seguir haciendo buena ciencia ficción con poco dinero y mucha inteligencia (o al menos, menos dinero del que se suele usar en los proyectos de las grandes productoras) y se convierte en una esperanza para todos aquellos que tengan buenas ideas y ganas para llevarlas a cabo. En definitiva, más o menos, de lo que se ha tratado siempre.

11 comentarios:

Etrigan dijo...

Muy buena esta película. La forma en que está contada acudiendo al estilo de los informativos televisivos hace que la peli sea más original de lo que estamos acostumbrados a ver. Quizá ese estilo documental nos lleve como espectadores a recordar o a asemejar las cosas que vemos en la película con la realidad que nos circunda: Metáfora de los tiempos actuales que vivimos contada mediante una historia más sencilla de lo que parece.

Marisa dijo...

A pesar de no ser una aficionada al género debo reconocer que me gustó, para mi gusto le sobran 15 minutos de combate final. ¿Habrá segunada parte?.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Hola Pablo,
como ya pudiste leer en mi post, a mi me parece de lo mejor de la ciencia ficción en años. Una maravilla. Y ese final abierto para una segunda parte con la que ya sueño.
Saludos

Bruce dijo...

Pensaba ir a verla, pero me han dicho que la primera media hora de cámara al hombro es mareante. Recuerdo lo mal que lo pasé con la Bruja de Blair por culpa de la maldita
cámara al hombro...

Rodrigo dijo...

Me ha gustado mucho...
Por eso espero que no se haga una segunda parte...
Yo, de todas formas, hubiese cortado la pelicula en la parte en la que ella muestra su flor. No hacia falta que nos enseñasen a Winkus transformado.
Ademas hay cosas que no se explican... Como por qué si el "fluido" estaba en la tecnologia alienigena, no la recogio cuando estaban en la nave... Ni tampoco que paso durante ese tiempo...
Demasiadas lagunas...
Aun asi, este director tiene ya un seguidor fiel...

Werewolfie dijo...

Es verdad, como dice Rodrigo, que la peli tiene algunas "lagunas" bastante llamativas, a poco que te pares a pensar en ello, por no hablar de momentos algo ridículos que no mencionaré por no reventar la trama. Pero, como bien dices, PAblo, el protagonista hace un papel que borda lo genial, la peli es muy entretenida, está bien narrada y tiene un punto de honradez y hasta cierta originalidad -en su contexto- que hacen que, sin terminar de ser absolutamente redonda, sí destaque notablemente muy por encima de la mayoría de películas actuales de su mismo género. Vamos, digo yo.

Que me ha gustado, vaya.

Skarloc dijo...

Una peli más que interesante (lo cual dice mucho del nivel del cine de ciencia ficción reciente).

Una lástima que ciertos detalles hagan que baje bastantes puntos, como el final, demasiado evidente, y toda la escena de acción con la armadura robot, que tiene momentos ridículos. De hecho, simplemente con que el protagonista no hablara durante todo el combate, ya habría ganado enteros.

Lo mejor, ya lo habéis dicho, el principio, el documental, donde se nos presenta a esos extraterrestres desnutridos, sucios y no demasiado espabilados, que se convierten en un problema social.

PAblo dijo...

Etrigan,

Coincido plenamente.

Marisa,

Bienvenida al Lector. Me temo que a poco que acompañe en taquilla, habrá segunda parte.

Bruce,

La película merece la pena y está bien rodada. No se puede comparar con la tontalinada de "Las Brujas de Blair". De todos modos, si de la persona que te lo ha comentado te fías, no vayas a verla.

Rodrigo,

Bienvenido también. Como ya comento en el post, una de las virtudes de la dirección de Blomkamp es que con el ritmo que imprime a la película sabe esconder algunas situaciones que están cogidas por los pelos. Estoy de acuerdo contigo. Como me ha gustado, prefiero que no se haga una segunda parte que estropee el buen recuerdo que tengo de esta. Sin embargo, si la hacen seguro que pico ;-D

Werewolfie,

De acuerdo contigo también en todo.

Skarloc,

Bienvenido. Pues a mí la coreografía de la lucha con el exoesqueleto me gustó y me parece de lo más verosímil que se ha rodado en ese terreno. Seré crédulo, pero yo a ese traje de combate me lo creo (aunque se pareciera mucho al C4 bailón ;-D).

Impacientes Saludos.

Ernesto dijo...

¿Y porqué los alienígenas no usan sus propias armas?...a pesar de las inconsistencias me gustó, sobre todo la primera parte, eso sí, está lejos de Gatacca e Hijo de los Hombres (si hablamos de pelis ci-fi de los últimos años)

PAblo dijo...

Ernesto,

Porque se supone que los alienígenas son la clase obrera tonta que no tiene iniciativa propia y todos los líderes murieron en la epidemia que se desató en la nave.

Coincido, "Gattaca" es muy buena peli. "Hijos de los hombres" no la he visto.

Ernesto dijo...

Pues corre a verla!!! :-)